Olvide la agricultura. Olvide la industria. Olvide zonas francas. Olvide construcción. Es más, voy más lejos: olvide el peso, moneda que sólo servirá para el menudeo. Olvidémonos de todo eso y preparémonos para lo que en pocos años seremos: la principal potencia turística de América completa, porque por ahí vienen Pedernales, Punta Bergantín, Miches y todo lo que se agregue a 93 hermosas playas, 200 cursos de agua, mil montañas y laderas fantásticas y un clima excelente, con un pueblo que atiende bien a todo el que llega… (Ah, olvidaba algo que redondea el caso: miles de millones en remesas).

La entrada RD, un gran resort se publicó primero en Periódico El Caribe.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *