¡Si te dice que eso no se “negocea”, huye!


A propósito del bombardeo de contenido que nos llega vía las redes sociales, estuve pensando desde hace días al respecto. Quizás la mayoría no repare en la “calidad” de lo que recibimos a la hora de seguir a ciertos influenciadores, pero para mí es muy importante que lo que decida consumir tenga algún valor, me aporte y me ayude a crecer.

Hace más de una semana alguien me compartió un video de una señora que suele crear contenido junto a su hijo en Instagram, red social creada en el año 2010. Ella procura orientar sobre temas emocionales y conductuales, pero no es psicóloga ni tiene especialidad alguna sobre las emociones… Era el segundo material que consumía, hasta que la escuché decir yo no “negoceo” mi paz. Mi rostro cambió totalmente cuando la escuché y de inmediato dejé de oírla.

Quizás me crean muy dura, exagerada y exigente: con la ortografía y la profesionalidad sí lo soy… porque cuando esto ocurre, en especial cuando me topo con estos “influenciadores”, reflexiono indignada y cuestiono la situación en la que, en vez de aportar, se desvirtúa el correcto lenguaje y el intrusismo gana terreno.

No le dije nada a quien me lo envió, pero pregúntate esto: ¿cómo puede alguien edificar en algo en lo que no se ha especializado si ni siquiera sabe conjugar un verbo en sus tiempos básicos. ¡Eso vale mucho!, por lo menos para quienes apostamos por la calidad.

Siempre invito a consultar cuando asalte alguna duda ante cualquier término y, ciertamente, algunos verbos, sobre todo los que terminan en “iar”, como negociar y financiar, que confunden a muchos a la hora de utilizarlos en algunos de los tiempos.

El verbo negociar, se conjuga en el tiempo presente de la manera siguiente: (yo) negocio, (tú) negocias, (él) negocia, (nosotros) negociamos, (vosotros) negociáis y (ellos) negocian. Pero por favor, “negoceo” no existe.

La señora del video utilizó mal, en su caso, el indicativo en tiempo imperativo, que en este caso se conjugaría de la manera siguiente: negocia, negocie, negociemos, negociad y negocien.

Muchos quizás entiendan que no es para tanto el uso correcto del lenguaje y que su relevancia no debe marcarnos. Lo que sí les puedo decir es que, quienes amamos edificar en cualquier área, debemos procurar hacerlo con calidad, porque al ponerlo en práctica, no solo nos respetamos a nosotros mismos, sino a quien recibe el material que brindamos.
¡Gracias por leerme!

La entrada ¡Si te dice que eso no se “negocea”, huye! se publicó primero en Periódico El Caribe.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *