Protege tu salud gastrointestinal durante las fiestas navideñas


La Navidad es una época del año muy esperada, pues se presta para compartir con familia y amigos, sin embargo, algunas de las costumbres que se han adoptado para esta fecha pueden poner en riesgo la salud, ya que traen cambios en la rutina donde generalmente se eligen comidas hipercalóricas, aumenta en el consumo de bebidas alcohólicas, alteraciones de sueño y disminución de la actividad física.

Aileen Mateo Durán, gastroenteróloga internista de los Centros de Diagnóstico y Medicina Avanzada y de Conferencias Médicas y Telemedicina (Cedimat), afirma que mantener hábitos saludables en Navidad parece ser una tarea muy difícil pero no es imposible si se presta atención a algunas recomendaciones.

Recuerda no mezclar diferentes tipos de bebidas alcohólicas y controlar la cantidad.

La especialista aconseja mantener un consumo responsable de alcohol, pues en exceso es perjudicial para la salud y además son calorías líquidas, por eso parte importante de las subidas de talla en esta época se debe al alcohol. Asimismo, no mezclar diferentes tipos de bebidas alcohólicas y controlar la cantidad, esto ayuda a reducir el riesgo de intoxicación alcohólica.

Mateo señala que mantener un equilibrio en la alimentación e intentar llevar un estilo de vida saludable en esta época consiste básicamente el balance.

“En los días festivos o de compromisos sociales es preferible consumir comidas ligeras, evitar llegar con mucho apetito a la hora de comer, evitar el ‘picoteo’ de picaderas antes de la comida”, indica la experta.

La gastroenteróloga sugiere empezar comiendo las ensaladas de vegetales y verduras y las carnes asadas o al horno para llenarse con alimentos saludables primero.

Comer y beber despacio, masticando bien todos los alimentos para aumentar la sensación de saciedad y mejorar la digestión.

La médica plantea que a la hora de la preparación de la cena o almuerzos se debe tener un adecuado manejo de los alimentos, manteniendo la higiene de las manos en todo momento, el lavado y la desinfección de las verduras, y la cocción correcta de las carnes y lácteos, además, de evitar que personas con síntomas gastrointestinales manipulen las comidas.

En caso de que se vaya a consumir comida calentada es primordial que hayan sido almacenadas de la forma correcta, a la temperatura recomendada para cada alimento, ya que existe el riesgo de crecimiento de bacterias como el staphylococcus aureus y bacilo cereus, estas se multiplican en los alimentos y producen toxinas, especialmente si los mismos se mantienen a temperatura ambiente más del tiempo debido, estas toxinas pueden estar presente incluso sin evidencia de que el alimento tenga datos de que este dañado como mal olor o mal aspecto, refiere la gastroenteróloga internista.

Síntomas
Mateo explica que dentro de los síntomas que se presentan están las náuseas, vómitos, dolor abdominal tipo cólico y diarrea, en casos más graves pueden presentarse fiebre y deshidratación que puede ser de leve a severa.

Estos tienden aparecer de forma relativamente rápida luego de consumir las comidas y la severidad depende de la cantidad de alimentos consumidos y la cantidad de toxina ingerida así como de otras condiciones propias del individuo, es un cuadro generalmente auto limitado a dos o tres días donde se recomienda hidratación permanente y manejo sintomático en casos necesarios, en casos más graves puede llevar a hospitalizaciones.

La profesional enfatiza que es muy importante tener en cuenta que las personas con condiciones médicas deben seguir las indicaciones de su médico y respetarlas, si existe, alguna restricción por parte de este en cuanto al consumo de algunos alimentos o bebidas.

Después de todo la salud es lo más importante y existen muchas formas saludables de comer y disfrutar de la familia y amigos sin poner en peligro la salud. Así como asistir a sus citas de seguimientos programadas.

Luego de las fiestas
“Tomar en cuenta que luego de las festividades no es necesario hacer dietas restrictivas y menos sin la anuencia de un médico capacitado, es suficiente con volver a un estilo de vida saludable que incluya la actividad física y el consumo de los grupos nutricionales esenciales como las proteínas, carbohidratos, lípidos (grasas) además de las vitaminas, minerales y agua potable”, asegura la profesional al hablar del tema.

Poniendo en práctica estos consejos se puede disfrutar de la Navidad sin excesos de una forma más saludable y tranquila.

La galena enfatiza que sobre todo si tomas alcohol no manejes o realices actividades que requieran estar alerta, así evitará poner en riesgo su vida y las de otras personas.

Recomendación
No cometer abuso al consumir dulces y postres, cuidando el tamaño de las porciones, de igual manera el sedentarismo, manteniendo la rutina de ejercicios, o aumentando la actividad diaria, evitando los ascensores y tomando escaleras, caminar más de lo acostumbrado, con eso se logra equilibrar un poco el conteo calórico del día.




Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *