Delegación de USA Rice inquieta a los arroceros de la RD


En República Dominicana se encuentra una comisión de USA Rice, de Estados Unidos, que sostendrá reuniones de negocios con varios sectores del comercio y la industria del arroz a nivel local.

Esa comisión, compuesta por alrededor de 15 funcionarios, tiene como objetivo establecer canales para exportar arroz al territorio dominicano, según informó Marcelo Reyes, presidente de la Federación Nacional de Productores de Arroz (Fenarroz), quien mostró preocupación por el tema.

Este país es parte del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Centroamérica (DR-Cafta), pero en lo concerniente al arroz, es ahora cuando más interés muestran los norteamericanos en introducir el cereal al mercado dominicano, por una cuestión de conveniencia de pago de arancel aduanal, en la medida que este va descendiendo, conforme avanza el tratado. Es la explicación dada a elCaribe tanto por Reyes, como por el productor y expresidente de Fenarroz César Espaillat.

La Federación de Arroz de Estados Unidos (USA Rice) es el defensor mundial de todos los segmentos de la industria estadounidense del arroz. Su misión –según hace constar en su portal digital- es garantizar la salud y la vitalidad de una industria arrocera estadounidense unificada defendiendo a los agricultores, molineros, comerciantes y empresas aliadas. A través de USA Rice, la industria arrocera de Estados Unidos tiene una fuerte representación para garantizar que su voz se escuche cuando y donde importa.

“Hacen los aprestos de lugar frente un un DR-Cafta que ya podría ser de interés para los norteamericanos”, dijo Reyes. “Los productores han venido alentando a la población y al Estado sobre las implicaciones de índole sociopolítico y económico para el país”, indicó el presidente de Fenarroz. Ayer, siempre partiendo de lo informado por Marcelo Reyes, la comisión en cuestión se reunió con el diputado José Rafael Hernández (Partido de la Liberación Dominicana, La Vega) y en la tarde tenía pautado un encuentro con industriales de la Asociación de Dueños de Factorías (Adofa).

Hace años que los integrantes del sector arrocero dominicano están preocupados, y razones tienen de sobra. Temen que se produzca un fuerte impacto en su contra cuando se abra espacio a la importación de ese cereal sin pago de aranceles en las aduanas, con el desmonte de éstos. Y ese momento no está demasiado lejos; se producirá en el año 2025.

Era una fecha que parecía lejana cuando República Dominicana firmó el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Centroamérica. Es más, muchos productores estuvieron tan despreocupados, que para ellos parecía que la fecha no llegaría. “Pero todo plazo se cumple”, dice el refranero.

Y ese plazo se cumplirá, salvo que se produzca una modificación del acuerdo, cosa que parece poco probable ya, a pesar de múltiples pedidos realizados desde distintos litorales en procura de ello.

“El DR-Cafta no se está renegociando, ni de ninguna manera modificando. Simplemente República Dominicana entiende que, dentro de las regulaciones del mismo existe flexibilidad para revisar la salvaguarda del rubro arroz (…), ha dicho la embajadora de República Dominicana en Estados Unidos, Sonia Guzmán. Reconoce que el arroz más allá de ser un simple producto, constituye un sistema de vida para gran porcentaje de la población, por lo que hay que dilucidar el tema cuidadosamente.

Pero lo cierto es que desde que este país se adhirió en el año 2003 al proceso de negociación para el establecimiento del tratado de libre comercio entre los cinco países de Centroamérica y Estados Unidos, “ha llovido bastaste” y transcurrido un tiempo suficiente como para haber propiciado algún cambio de dirección. Y no se hizo. Esa primera fase en la que incursionó República Dominicana concluyó a inicios de agosto de 2004 con la suscripción del tratado puesto en vigencia el primero de marzo del año 2006 para varios países de la región y un año más tarde para la República Dominicana.

Centroamericanos en el tema aprovechamiento

A diez años de la suscripción del acuerdo -y más de nueve en ese momento de entrar en vigencia su implementación para el país- llegó a considerarse evaluar los resultados que el convenio había tenido para la economía local.

Y lo que se venía observando ya era preocupante, especialmente porque EE.UU. pintaba como el más beneficiado frente a la nación dominicana, lo propio que naciones de Centroamérica, que con el inicio del tratado se pensó que tenían menos condiciones que República Dominicana para aprovechar el acuerdo. Pero han sacado frutos.

Los cinco miembros del DR-Cafta en la región de Centroamérica son Costa Rica, El Salvador, Honduras, Guatemala y Nicaragua.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *