Condenada a prisin, Cristina Kirchner estalla contra la “mafia judicial” y deja al peronismo en vilo


Era el final de una tarde de calor devastador y la institucionalidad argentina estaba golpeada y fortalecida a la vez, como quizs nunca antes en 39 aos de democracia. Los ciudadanos seguan digiriendo la noticia, el presidente estaba en el extranjero y, en su despacho del Senado de la Nacin, la vicepresidenta buscaba marcarle una vez ms el rumbo a su partido y a su pas. S, incluso en el peor da de su vida poltica.

Furiosa y con la voz quebrada, Cristina Fernndez de Kirchner baj la cabeza cual toro ante un trapo rojo y embisti con toda su fuerza: la condena a seis aos de prisin que se le impuso por defraudar al Estado es producto de una “mafia judicial”, de un “Estado paralelo”. Y ella no piensa someterse a esas fuerzas oscuras que mandan “por fuera de los resultados electorales”. Es por eso que no se presentar a ningn cargo una vez que deje la vicepresidencia de Argentina dentro de un ao, el 10 de diciembre de 2023.

“A m, administracin fraudulenta?”, se pregunt en el cierre desbocado de casi una hora de exposicin, mientras los argentinos comentaban una noticia que es un parteaguas en la historia del pas: por primera vez un vicepresidente en ejercicio es condenado a prisin. Todo un dato que, sin embargo, no paraliz al pas: las manifestaciones de apoyo a Fernndez de Kirchner fueron menores. Los argentinos tienen hoy problemas ms cercanos y directos con que lidiar, entre ellos la inflacin del cien por ciento anual.

El kirchnerismo, que domin la vida poltica del pas en las ltimas dos dcadas, reciba as un golpe de consecuencias impredecibles en un contexto ya de por s negativo: las encuestas pronostican para las presidenciales de 2023 una derrota an ms contundente que la de las legislativas de 2021, la peor en la historia del peronismo.

No entrar en prisin

Fernndez de Kirchner, de 69 aos, no ingresar a prisin, ya que esto no sucede en el sistema judicial argentino hasta que se agotan las instancias de apelacin. La vicepresidenta dispone an de dos, y si finalmente se confirmara la condena a prisin, la cumplira en su domicilio, por ser mayor de 70 aos. Pero en ese martes abrasador, Cristina se enfoc en otra cosa: su futuro poltico y el del peronismo.

“No voy a ser candidata! El 10 de diciembre de 2023 no voy a tener fueros, mi nombre no va a estar en ninguna boleta, termino el 10 de diciembre y vuelvo a mi casa. Si antes no me meten un tiro”, aadi la dos veces presidenta (2007-2015) en un volcnico descargo en momentos en que, ante la ausencia de Fernndez, ejerca la presidencia de la Nacin. Lo del tiro no es metfora: el 1 de septiembre un hombre plant una pistola ante su rostro, pero la bala no sali. Fernndez de Kirchner sostiene que no fue un “loco suelto”, sino alguien enviado por poderosos que quieren eliminarla.

En ese trepidante tramo final, la vicepresidenta le habl directamente a Hctor Magnetto, CEO del Grupo Clarn, que edita el diario ms ledo del pas, y por el que la ex presidenta siente una particular inquina. El arranque de furia y el contenido de sus palabras fueron asombrosos.

“Una buena noticia para usted, Magnetto, porque el 10 de diciembre de 2023 no voy a tener fueros, no voy a ser ms vicepresidenta, as que le va a poder dar la orden a sus esbirros para que me metan presa. Pero mascota de usted, Magnetto, nunca, jams!”.

Una hora antes del estallido verbal de la vicepresidenta, Jorge Gorini, uno de los tres jueces que firmaron la condena, ley la sentencia, momento que fue seguido con enorme expectacin por millones de argentinos. Una sentencia que incluy la inhabilitacin perpetua para ejercer cargos pblicos y una cifra de 84.434 millones de pesos (unos 500 millones de euros) que deberan ser decomisados a los condenados y devueltos al erario pblico. La fiscala ya anunci que recurrir la sentencia: pedan 12 aos de prisin y una condena por asociacin ilcita, que el tribunal desestim.

El tribunal fue tan claro como duro en sus fundamentos. “Tenemos la certeza de que existi una extraordinaria maniobra fraudulenta que perjudic al Estado”, sealaron los jueces, antes de aadir una frase demoledora: “Hubo un inters manifiesto de Cristina Kirchner en el plan criminal“.

Era el final, ms all de las apelaciones que llegarn, de un proceso que se inici en noviembre de 2008 con la denuncia de tres mujeres: Elisa Carri, lder de la Coalicin Cvica (CC) y las hoy diputadas Paula Oliveto y Mariana Zuvic, del mismo partido, que integra la coalicin opositora Juntos por el Cambio.

“A partir de hoy somos todos iguales ante la ley”

“Despus de 14 aos de lucha contra la impunidad hay justicia, y a partir de hoy somos todos iguales ante la ley”, dijo Zuvic, cuyo padre fue muy amigo de Nstor Kirchner, presidente entre 2003 y 2007 y fallecido en 2010. Zuvic padre se suicid, y en un escrito a su familia mencion la decepcin que la corrupcin de su amigo Nstor gener en l, segn record con emocin la diputada, entrevistada por la televisin argentina.

“Uno de los objetivos de Cristina en su regreso al poder era domesticar a la Justicia, y eso no ha ocurrido. Es un notable fracaso poltico de su parte”, dijo el analista poltico Nelson Castro. El periodista Claudio Savoia ampli el foco en “Clarn” y coment la condena en un contexto regional y no sin irona.

Amrica Latina sigue prodigando autoridades corruptas al mundo: los peruanos Alberto Fujimori, Alan Garca, Ollanta Humala, Martn Vizcarra, Pedro Pablo Kuczynski y Alejandro Toledo; los ecuatorianos Jamil Mahuad y Rafael Correa; los paraguayos Luis Gonzlez Macchi y Juan Carlos Wasmosy; los brasileos Fernando Collor de Mello y el ahora restablecido Luis Incio Lula Da Silva son slo algunos nombres de expresidentes condenados o con avanzadas investigaciones en su contra por delitos de corrupcin. Cristina Kirchner suma su nombre al de Carlos Menem para reforzar el aporte argentino a la Patria Grande”.

“Pgina/12”, peridico afn al gobierno, vio las cosas de otra manera: “El golpe final del lawfare: condena y proscripcin para CFK”.

La Casa Rosada difundi un comunicado criticando el proceso judicial por estar “plagado de irregularidades” y “cercenar los derechos polticos de la vicepresidenta y del electorado”. “Nos encontramos frente a un acto antirrepublicano del Poder Judicial”, se escribi desde la sede de la jefatura del Estado.

En su extenso, enftico y desordenado descargo, Fernndez de Kirchner enfatiz que “la presidenta de la Nacin no es responsable de la administracin y ejecucin del presupuesto”, y que esto est en manos del Jefe de Gabinete de Ministros. Uno de sus jefes de Gabinete fue Sergio Massa, actual ministro de Economa. Y otro fue Fernndez, actual presidente de la Nacin.

“Esto no significa que quiera decir que ellos tienen responsabilidad alguna”, aclar Fernndez de Kirchner. Con demora, Massa y Fernndez se solidarizaron en twitter con la vicepresidenta.

Ya al borde de la medianoche del martes apareci en televisin Javier Iguacel, que con su denuncia como director nacional de Vialidad (Carreteras) le dio en 2015 nuevo impulso a la causa por la que fue condenada Fernndez de Kirchner. Alcalde hoy de una pequea localidad, Iguacel fue contundente: “A la gente no le importa ms Cristina Kirchner, ese mundo que ella cree no existe ms”.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *