febrero 2, 2023

Histrica condena en Argentina: seis aos de prisin para Cristina Kirchner por corrupcin


Argentina asisti hoy a una condena histrica: un tribunal federal sentenci a Cristina Fernndez de Kirchner, dos veces presidenta y actual vicepresidenta de la nacin, por defraudar al Estado: seis aos de prisin e inhabilitacin perpetua para ejercer cargos pblicos. La cifra del dinero desviado impresiona: 1.000 millones de dlares.

“Se la considera autora penalmente responsable del delito de administracin fraudulenta en perjuicio de la administracin pblica”, ley el presidente del tribunal, que absolvi a la ex presidenta del delito de “asociacin ilcita”.

Nunca antes en Argentina un vicepresidente en ejercicio haba sido condenado por la Justicia. En el caso de Fernndez de Kirchner, de 69 aos, la sentencia cobra un significado an mayor, porque se trata de la dirigente ms influyente y polarizadora de las ltimas dos dcadas en el pas.

La fiscala peda 12 aos e inhabilitacin perpetua para ejercer cargos pblicos, pero el Tribunal Oral Federal 2 determin que fueran la mitad. En el momento de ser condenada, Fernndez de Kirchner estaba en ejercicio de la Presidencia de la Nacin, ya que el jefe de Estado, Alberto Fernndez, viaj este martes a Montevideo, Uruguay, para asistir a la Cumbre del Mercosur. La relacin entre el presidente y la vicepresidente rebosa de tensin y el dilogo es escaso.

“Esto es un estado paralelo y mafia, mafia judicial“, reaccion la vicepresidenta en un discurso desde su despacho en el Senado tras el fallo. “Un sistema paraestatal que decide sobre la vida, el patrimonio y la libertad de los argentinos y que est por fuera de los resultados electorales”.

Pese a la condena, Fernndez de Kirchner no ingresar en prisin: tiene la posibilidad de apelar y est adems protegida por fueros especiales como vicepresidenta. En el caso de que en las instancias de apelacin se confirme la condena, la prisin sera domiciliaria, beneficio que tienen en Argentina aquellos que superan los 70 aos de edad.

Tras la lectura de la sentencia, Fernndez de Kirchner tena previsto hablar en sus redes sociales. La dos veces presidenta (2007-2015) ha venido denunciando que la sentencia ya estaba “escrita” y que se la persigue desde una alianza entre el “poder real”, la poltica y la justicia que resume en un vocablo: lawfare.

Das atrs, la viuda de Nstor Kirchner, presidente entre 2003 y 2007, fue menos sutil: dijo estar no ya ante una sentencia judicial, sino ante un “pelotn de fusilamiento”. La metfora no es casual: el 1 de septiembre un hombre puso una pistola sobre su rostro. Dispar y la bala no sali, pero la ex presidenta est convencida de que hay poderes que la quieren eliminar, ya sea por la va judicial o por la va fsica.

La sentencia lleg en un da de abrumador calor en Buenos Aires y en una semana en la que los argentinos tenan puesto su inters en dos temas: la sentencia en el juicio a la vicepresidenta y la suerte de la seleccin nacional de ftbol este viernes en los cuartos de final del Mundial de Qatar 2022 ante Pases Bajos. Cristina Kirchner y Lionel Messi como protagonistas del ardiente final de la primavera austral.

Las horas previas a conocerse la sentencia fueron ms que difciles en el centro de la capital argentina. Grupos piqueteros cortaron el trnsito en la Avenida 9 de Julio, la principal arteria de Buenos Aires, y amenazaron con pasar la noche all en tiendas de campaa. Respaldaban as a Fernndez de Kirchner, que tuvo tambin el apoyo de un par de centenares de manifestantes ante la sede de los Tribunales Federales, en los que ella no se hizo presente.

Cmo lleg a esta situacin la lder poltica ms decisiva de las ltimas dos dcadas en la tercera economa de Amrica Latina?

El fallo confirm que la vicepresidenta de Alberto Fernndez encabez durante sus dos presidencias un sistema que, a travs de contratos de obra pblica, defraudaba al Estado mediante el direccionamiento de contratos millonarios de obras viales en la provincia patagnica de Santa Cruz, que los Kirchner controlan desde hace tres dcadas.

Los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola afirmaron que las obras contratadas quedaron incompletas, tenan sobreprecio e incluso eran innecesarias. Lzaro Bez, el hombre que pas de simple cajero en el Banco de Santa Cruz a magnate de la construccin, reciba todos los contratos. Por distintas vas ese dinero llegaba luego a los Kirchner.

Para hacer el desvo de fondos, “de la noche a la maana se convirti en empresario de la construccin a Lzaro Bez, amigo del entonces presidente de la Nacin y socio comercial de este y de su esposa”, detall Luciani.

Bez ya fue condenado a 12 aos de prisin por lavado de dinero, condena apelada por su defensa. En el caso fallado hoy, la condena fue de seis aos.

Pese a las demoledoras evidencias de la fiscala y a la sentencia del Tribunal Federal, hay un grupo muy importante de argentinos que cree que Cristina, como se la conoce popularmente en el pas, es vctima de una conspiracin y totalmente inocente de los cargos de que se la acusan. Y hay otro sector que sostiene una postura similar, aunque con matices: s, Cristina y su marido pueden haber robado, pero para hacer poltica y sostener el “proyecto nacional y popular” se necesita “caja”, dinero para enfrentar a los poderes establecidos.

Para muchos otros argentinos, en buena parte votantes de la coalicin opositora Juntos por el Cambio, la condena a Fernndez de Kirchner es un hecho que se celebr con la intensidad y la alegra de una victoria en el Mundial.

La condena en el caso de desvo de fondos para la obra pblica tiene un efecto colateral muy importante: la sentencia y las pruebas que figuran en ella pueden servir de base para activar otros procesos judiciales en los que est envuelta la vicepresidenta, y que tambin involucran a sus hijos. Mximo es diputado nacional, por lo que dispone de fueros, pero Florencia no tiene actividad poltica y no goza de esa proteccin especial. Esa situacin es, dicen aquellos que conocen a la ex presidenta, el asunto que ms la preocupa.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *