Erdogan mantiene su fijacin en Siria pese al rechazo de EEUU y Rusia


Actualizado

Ankara, dispuesta a lanzar una nueva operacin militar en el norte sirio en contra de los intereses estratgicos de Washington y de Mosc

Combatientes del Ej
Combatientes del Ejrcito Libre Sirio respaldado por Turqua, en Alepo.E.M.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, lleva desde el pasado mayo especulando con la posibilidad de lanzar una nueva operacin militar en el norte de Siria. Tal aspiracin no era ms que una amenaza hasta finales del mes pasado, cuando, tras un sangriento atentado en el centro de Estambul, Turqua inici un ataque que no ha contado con la presencia de botas sobre el terreno…hasta el momento. Mientras Ankara insiste en sus planes y amasa tropas cerca de la frontera, Washington y Mosc redoblan sus mensajes disuasorios.

“El secretario [de Defensa] Austin llam a la desescalada, y comparti con el Departamento su fuerte oposicin a una nueva operacin militar turca en Siria”, rez el comunicado que este jueves emiti el Pentgono, tras una llamada de Lloyd Austin a Recep Tayyip Erdogan. La conversacin, en la que el estadounidense le “expres su preocupacin por el incremento de acciones en el norte de Siria y Turqua“, algunas de las cuales “amenazaron directamente a la seguridad del personal de EEUU”.

El martes de la semana pasada, el Mando Central de EEUU, que tiene 900 efectivos desplegados en Siria, confirm que el ejrcito turco haba bombardeado poco antes una base situada a 300 metros de uno de sus destacamentos, en la provincia oriental de Hasaka. En dicha base operan las Fuerzas Democrticas Sirias (SDF), una coalicin dominada por milicias kurdas a la que, segn Ankara, perteneca la clula que activ el paquete bomba que mat a seis turcos en la avenida estambulita de Istiklal el 13 de noviembre pasado.

La reaccin turca se enmarca en la denominada operacin Garra-espada, que hasta el momento ha consistido en rfagas de proyectiles, siempre lanzados desde suelo y aire turcos, concentrados en las reas de Kobane, Manbiy y Tel Rifat. Las fuerzas kurdas admiten su inquietud: “Hay refuerzos en las fronteras y en las zonas de Siria controladas por las facciones aliadas de Turqua. Nos hemos dado cuenta y s, esto es nuevo”, dijo esta semana a la agencia Reuters Mazloum Abdi, un alto mando de las SDF.

El ministro de Defensa turco, Hulusi Akar, inform este viernes que desde el 19 de noviembre pasado, cuando comenz la presente fase de ataques, 491 combatientes han sido “neutralizados”. “Jams permitiremos la formacin de un pasillo de terror o la actividad de terroristas” en la frontera sur de Turqua, asegur Akar, en referencia a la franja que las milicias kurdas controlan en el norte sirio, donde tambin hay presencia de efectivos estadounidenses y rusos.

Freno a Ankara

Mientras piden a Washington y a Mosc -con cuya Polica militar realizan patrullas en el noroeste sirio- un mensaje “ms fuerte” para frenar las intenciones expresas de Turqua, las SDF aaden presin a sus protectores enfatizando las dificultades de seguir enfrentndose al IS mientras se les ataca por la espalda. Este viernes, un portavoz de esta organizacin asegur que “toda coordinacin y operacin antiterrorista conjunta” con EEUU ha quedado detenida como consecuencia de esta situacin.

Y aunque tambin el secretario de prensa del Pentgono, Patrick Ryder, ha subrayado que los ataques turcos “amenazan directamente la seguridad del personal estadounidense que est trabajando en Siria con socios locales para derrotar al IS y mantener la custodia de ms de 10.000 detenidos del IS”, Turqua parece determinada a seguir adelante con la invasin. “Las Fuerzas Armadas Turcas necesitan slo unos das para estar completamente listas”, asegur a principios de esta semana un funcionario turco a Reuters.

Fuentes opositoras sirias, que presumiblemente participarn en la fase de incursin terrestre de la operacin Garra-espada, tambin han confirmado que los preparativos estn casi ultimados. “Estamos esperando al momento apropiado y a la hora cero para comenzar el avance y toma de terreno. Nuestras fuerzas del Ejrcito Nacional Sirio estn preparadas para llevar a cabo la operacin terrestre junto con las fuerzas aliadas de la Repblica de Turqua”, aadi uno de sus miembros al diario turco Sabah.

El mximo mandatario turco no ha escondido que sus principales pretensiones en Siria son ocupar tres puntos muy concretos: Tel Rifat, un rea al norte de Alepo bajo control del ejrcito sirio y milicias kurdosirias; Manbiy, una ciudad de mayora rabe cerca de la frontera y al oeste del ufrates; y Kobane, situada justo en la divisoria y que encarna todas las aspiraciones de autogobierno de los kurdos. Por su simblica victoria en el asedio del IS a esa urbe, tomar Kobane sera sobre todo, un golpe psicolgico.

Cooperacin frente al IS

La cooperacin entre la coalicin internacional contra el IS y las milicias kurdosirias se remonta justamente a la batalla por Kobane, en 2014. Desde entonces, y a pesar de las mltiples protestas de Ankara y a la persistencia del conflicto kurdo en su territorio, la alianza entre las tropas occidentales y las milicias kurdas se ha mantenido. Eso no evit, sin embargo, que Donald Trump diera su luz verde a la incursin turca que, en 2018, acab con la expulsin de las fuerzas kurdas de la regin de Afrin.

Ahora, la gran pregunta en el norte de Siria es si Joe Biden seguir por la misma senda. Otra cuestin es qu harn Irn y Rusia, soportes del Gobierno sirio. Cuando a mediados de este ao Erdogan viaj a Tehern dando las primeras seales de estar dispuesto a intervenir de nuevo en Siria, y regres de all en silencio, se interpret que rusos e iranes haban impuesto su oposicin. Algunas cosas han cambiado desde entonces: un atentado y la determinacin de un presidente tocado en las encuestas para cabalgar una nueva ola de popularidad fruto del fervor militarista.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *