La supremaca tecnolgica en el siglo XXI, Ucrania y China: los tres ejes del romance entre Biden y Macron


Ucrania, China, y tecnologa. sos son los tres puntos de la visita de Emmanuel Macron a Washington, donde este mircoles ha sido recibido en la Casa Blanca por Joe Biden, con quien se reunir este jueves. Es una reunin del mximo nivel. De hecho, se trata de la primera visita de Estado que tiene el actual presidente estadounidense. Una visita de Estado es un encuentro al mximo nivel en la Casa Blanca, lo que incluye toda una parafernalia ceremonial diseada para transmitir la idea de que entre los dos pases hay, ms que buenas relaciones, una verdadera alianza.

Pero no parece que la eleccin de Macron sea una coincidencia, pese a que l y Biden tienen una buena qumica personal que les ha llevado, en la Asamblea General de Naciones Unidas de septiembre, a extender a 45 minutos una reunin que estaba previsto que durara apenas diez, para desesperacin de sus respectivos equipos, que vieron cmo las agendas de ambos mandatarios saltaban por los aires simplemente por el buen rollo entre stos (vista la atencin otorgada por Biden a Pedro Snchez en la cumbre de la OTAN de 2021, parece improbable que ese problema organizativo se diera en una eventual reunin entre los presidentes espaol y estadounidense). La buena qumica es tan importante -con Macron hasta enviando una nota manuscrita a Biden por su 80 cumpleaos y la boda de su nieta- que de esta cumbre no va a salir nada importante. Nada salvo la representacin escnica. Y eso s es relevante.

Porque si Biden ha dado a Macron el honor de una visita de Estado es porque Estados Unidos considera a Francia el lder de Europa. Es un movimiento tectnico geopoltico, que no se debe solo a la personalidad del presidente francs, sino, tambin, a la percepcin que en Washington se tiene del Viejo Continente. Gran Bretaa se ha marginado ella sola al salir de la Unin Europea y, hasta que se produzca la Segunda Venida de la Reina Victoria esperada por los partidarios del Brexit, que permita la restitucin del Imperio Britnico, Londres deber asumir que su capacidad de influencia en EEUU, aunque grande, no es la que era.

Y luego est Alemania, un pas con un papel econmico mucho ms grande que el poltico, pero que ha visto su estatura disminuir con las constantes vacilaciones y pasos adelante y atrs del canciller Olaf Scholz en la guerra de Ucrania. Si con Angela Merkel Jake Sullivan -el influyente consejero de Seguridad Nacional de Biden- tema que Berln se deslizara por la pendiente del mercantilismo, y tratara de renunciar a las responsabilidad estratgicas propias de la cuarta mayor economa mundial para intentar ser una especie de Luxemburgo pero en grande, con Scholz parece que Alemania est, simplemente, perdida.

Smese a ello que el secretario de Estado, Antony Blinken, se crio en Francia, con un padre adoptivo francs, habla la lengua de Molire tan bien como la de Shakespeare y no es que l solo tenga la Legin de Honor, sino que tambin le ha sido entregada a su madre, y el romance entre Washington y Pars est garantizado. Un romance que Macron, sin duda, espera que acabe mejor que el que inici con el predecesor de Biden, Donald Trump, con el que tambin tuvo la primera visita de Estado del mandato del presidente estadounidense. Macron aterriz en Washington en 2017. l y Trump hasta plantaron un rbol en la Casa Blanca, en una ceremonia en la que qued claro que la silvicultura no era lo suyo, para celebrar la amistad entre las dos nacionales. Y un da despus de que se fuera, Trump rompi el acuerdo nuclear con Irn, que el presidente francs le haba suplicado durante su visita que mantuviera.

Esta vez, no va a pasar nada parecido. De hecho, Biden ya dio la bofetada de rigor a Francia por anticipado, en septiembre de 2021, cuando estableci el AUKUS, una alianza nuclear con Gran Bretaa y Australia que signific para Francia la prdida de un contrato de 80.000 millones de euros en submarinos para el pais de Oceana, que pasarn de ser construidos por una empresa gala a una estadounidense. Macron reaccion en el mejor estilo francs: con un ataque de indignacin, acaso porque la diplomacia estadounidense decidi hacerlo pblico justo el da en que estaba prevista una ceremonia para conmemorar la alianza entre las Armadas de Francia y EEUU (eso es lo que se llama tener buen tino diplomtico). Pero, despus de retirar al embajador galo en Washington, Macron decidi olvidar el incidente, entre otras cosas porque no poda hacer mucho ms. Grandeur, en francs, suena bien, pero power en ingls, la derrota con creces.

Lo cual lleva a la reunin del jueves -con Biden- en las que habr tres temas principales. En dos de ellos, aunque EEUU y Francia estn en la misma onda, no coinciden en todo. O, como lo puso un diplomtico estadounidense esta semana, “somos aliados, pero no estamos alineados”. El ms obvio es Ucrania. Francia ha dado apoyo econmico y militar a gran escala al Gobierno de Kiev, incluyendo los obuses CESAR, que han diezmado a las tropas rusas en el Este y Sur del frente de batalla. Pero Macron contina tratando de mantener un canal de comunicacin abierto con Vladimir Putin, algo que en Washington muchos creen que es, ms que por otra cosa, por la caracterstica que ms tiene el presidente francs: soberbia. En EEUU nadie cree que Putin escuche a Macron, pero la opinin generalizada es que, con sus esfuerzos por acercarse al dictador ruso, el presidente francs permite a Mosc mantener su narrativa de una “solucin negociada” al conflicto que la propia Rusia inici.

Para el Gobierno de Biden, las negociaciones con Rusia no tienen sentido, dado que Mosc solo las propone cuando la guerra le va mal, y combina esas ofertas de apertura con el bombardeo sistemtico de toda la infraestructura civil ucraniana. Sullivan ha cortado de cuajo la propuesta del jefe del Estado Mayor estadounidense, Mark Milley, de considerar una solucin diplomtica al conflicto, y Biden declar hace apenas tres semanas que los nicos que van a decidir si negocian con los rusos son los ucranianos. Washington, de hecho, se prepara para seguir enviando ayuda militar masiva a Ucrania hasta al menos el verano de 2023. Para entonces, EEUU espera que Mosc haya lanzado una gran ofensiva de primavera, despus de un invierno en el que “las operaciones por tierra y aire van a ser complicadas, por el barro en el primero de los casos y el mal tiempo, en el segundo”, segn dijo el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, John Kirby, en una rueda de prensa telefnica este mircoles.

El segundo elemento de debate es China. Ah, tanto Biden como Macron van a poder comparar apuntes, ya que ambos se reunieron con el presidente de ese pas, Xi Jinping, en la reciente cumbre del G-20 en Bali, hace tan solo dos semanas. De nuevo, al igual que en Ucrania, la coincidencia de objetivos generales no se da al entrar en los detalles. Francia promueve una poltica ms flexible frente a China, algo que EEUU, lanzado a una poltica de contencin de Pekn que recuerda a la aplicada durante la Guerra Fra con Mosc, se opone en redondo.

Pero la mayor pelea es la que menos titulares concita. Y se resume en una sigla: IRA. O sea, la Ley de Reduccin de la Inflacin, pero en ingls. Aprobada en septiembre tras un ao de debate en el Senado, es una de las iniciativas estrella de Biden, ya que prev 370.000 millones de dlares (358.600 millones de euros) para la transicin ecolgica en EEUU.

Y bien qu tiene una ley que alinea, en teora, la poltica estadounidense contra el cambio climtico con la europea?

La respuesta en dos palabras: Buy American. O sea, “compra americano”. La ley prev enormes incentivos fiscales y subvenciones a la compra de vehculos elctricos y equipos de energas limpias fabricados en Estados Unidos. En otras palabras: los europeos, que son lderes en esas industrias, debern construir fbricas al otro lado del Atlntico en vez de exportar sus equipos desde Europa, si quieren que stos tengan un precio competitivo.

Ambas medidas han enfurecido a Francia y a Alemania, dos pases que estn realizando una transicin energtica dentro de la que destaca el sector del motor. Y, si hay alguna industria que tenga peso poltico en Alemania, es la de la fabricacin de coches. As que la idea de que las bateras de los coches elctricos tengan que ser fabricadas en EEUU en vez de en Alemania o Francia no ha sentado nada bien a Macron y a Scholz. Sobre todo, porque las empresas galas y germanas se estn tomando muy en serio las promesas de EEUU: el 35% de las empresas alemanas que fabrican componentes para coches elctricos se plantean invertir en Estados Unidos, frente a solo el 32%, que planean hacerlo en su pas de origen. Las medidas de Biden, as pues, tienen un efecto muy real.

Y Francia es, desde luego, quien se lo ha llevado peor. El ministro galo de Finanzas, Bruno LeMarie, ha acusado a Estados Unidos de practicar “una poltica industrial china”. Ese es exactamente el tipo de insulto que en Washington no hace amigos. Y tampoco en Berln. Aunque Scholz apoya la posicin francesa, no quiere una guerra comercial trasatlntica por los subsidios a la transicin energtica. La razn, previsible en el siempre cauto canciller alemn, es, una vez ms, Ucrania.

Aun as, no parece que se pueda hablar, al menos por momento, de un frente francoalemn comn contra Estados Unidos en este campo. Al contrario. Tras sumarse a las tesis francesas, el Gobierno de Olaf Scholz ha girado y ha dejado al de Emmanuel Macron solo. La razn de ese cambio es, precisamente, la guerra de Ucrania. Segn Berln, con Europa sumida en su peor conflicto blico desde la Segunda Guerra Mundial, y ms dependiente de la ayuda militar estadounidense, que nunca en las ltimas tres dcadas, buscar un agravamiento de las tensiones comerciales trasatlnticas es un acto de irresponsabilidad.

Aun as, Macron y su equipo van a plantear sus quejas a Biden en Washington. Y las van a vincular a la competencia estratgica con China. Segn Pars, si Estados Unidos debilita a las empresas tecnolgicas europeas, est facilitando la expansin de las chinas. Es un argumento que probablemente Biden no compre, en parte porque las grandes empresas de Silicon Valley creen que estn siendo tratada injustamente por Bruselas, que con sus investigaciones a compaas como Apple, Meta (Facebook, Instagram y WhatsApp) y Alphabet (Google) por sus presuntas prcticas opuestas a la libre competencia, est abriendo las puertas del mercado del viejo continente a compaas como TikTok de la empresa estatal china ByteDance. El poder de Silicon Valley en Washington, adems, ha subido mucho este mes, despus de que los demcratas lograran conservar el control del Senado.

Por otro lado, la idea, lanzada por Francia, de qu Estados Unidos de a las compaas europeas un tratamiento similar al que reciben las canadienses mexicanas, parece tener un apoyo muy limitado en Washington, donde se recuerda que tanto Mxico como Canad tienen forman parte del acuerdo de libre, comercio de Amrica del Norte, en el que tambin est Estados Unidos. Entre EEUU y la UE, sin embargo, no hay nada parecido.

As que la lucha por la primaca tecnolgica en el siglo XXI puede convertirse en la gran lnea de fractura del romance poltico, entre Joe Biden y Emmanuel Macron. Es muy probable que la cumbre lo deje todo para, literalmente, el lunes que viene. Porque ese da se celebra una nueva reunin del Consejo Tecnolgico y Comercial EEUU-UE establecido en 2021, con el objetivo de coordinar la poltica tecnolgica trasatlntica para, precisamente, hacer frente a la competencia de China. All volver a continuar la negociacin.

Aun as, Macron y su equipo van a plantear sus quejas a Biden en Washington. Y las van a vincular a la competencia estratgica con China. Segn Pars, si Estados Unidos debilita a las empresas tecnolgicas europeas, est facilitando la expansin de las chinas. Es un argumento que probablemente Biden no compre, en parte porque las grandes empresas de Silicon Valley creen que estn siendo tratada injustamente por Bruselas, con sus investigaciones a compaas como Apple, Meta (Facebook, Instagram y WhatsApp) y Alphabet (Google) por sus presuntas prcticas opuestas a la libre competencia y, sobre todo, por la DMA (Ley de Mercados Digitales), que an no ha entrado en vigor pero que ser un golpe a las empresas tecnolgicas estadounidenses.

Dado que la UE no tiene ni un solo jugador en la primera divisin tecnolgica mundial, EEUU teme que a cambio de atacar a sus empresas, Bruselas est abriendo las puertas del mercado del viejo continente a compaas como TikTok de la empresa estatal china ByteDance. El poder de Silicon Valley en Washington, adems, ha subido mucho este mes, despus de que los demcratas lograran conservar el control del Senado.

Por otro lado, la idea, lanzada por Francia, de qu Estados Unidos de a las compaas europeas un tratamiento similar al que reciben las canadienses mexicanas, parece tener un apoyo muy limitado en Washington, donde se recuerda que tanto Mxico como Canad tienen forman parte del acuerdo de libre, comercio de Amrica del Norte, en el que tambin est Estados Unidos. Entre EEUU y la UE, sin embargo, no hay nada parecido.

As qu la lucha por la primaca tecnolgica en el siglo XXI puede convertirse en la gran lnea de fractura del romance poltico, entre Joe Biden y Emmanuel Macron. Es muy probable que la cumbre lo deje todo para, literalmente, el lunes que viene. Porque ese da se celebra una nueva reunin del Consejo Tecnolgico y Comercial EEUU-UE establecido en 2021, con el objetivo de coordinar la poltica tecnolgica trasatlntica para, precisamente, hacer frente a la competencia de China. All volver a continuar la negociacin.

Pero, para entonces, Macron ya estar en el Elseo y su visita triunfal a Washington ser solo un recuerdo marcado por el afecto y la falta de resultados concretos.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *