El gran desastre del Olímpico


El estado deplorable en que está el estadio olímpico Félix Sánchez, después que allí se realizó el pasado sábado el espectáculo “Monster Trucks”, es sencillamente inaceptable, inexcusable, o cualquier otro sinónimo con el que se quiera identificar.

Esa instalación es hoy un desastre indescriptible que no se justifica, por mucho dinero que se haya pagado para realizar esa presentación automovilística.

Nadie sabe el monto que pagaron los organizadores, pero bajo ningún concepto creo que valiera la pena, para que dejara en condiciones tan calamitosa esa instalación deportiva, considerada como más importante del país.

Esa exhibición debió efectuarse en otro lugar, como en el autódromo ubicado en de Las Américas, pero jamás en el Olímpico, porque se sabía de ante manos que vehículos d ese tipo, iban a dejar dañinos y deplorables resultados.

Esa edificación que desde hace un tiempo a la fecha muestra pésimas condiciones físicas, ahora presenta un deterioro extraordinario, increíble a la vista de todos, aunque muy pocos, en dirigentes deportivos, no se atreven a decir al respecto, “esta boca es mía”.

Esperamos que las autoridades, de una vez por todas, sin pérdida de tiempo, reparen con todas las de la ley esa instalación a la mayor brevedad, y que en el futuro, se abstengan de alquilarla para eventos de ese tipo.

Y es que no había que ser un experto para saber que esa exhibición destruiría por completo el terreno de fútbol y la pista de atletismo, que por cierto, tiene mucho tiempo prácticamente inservible, al punto de que los atletas de primer nivel tienen que realizar sus prácticas en el municipio de Bayaguana, provincia de Monte Plata.
Ojalá que este desastre sirva de experiencia.




Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *