febrero 2, 2023

ventajas e inconvenientes de alquilar un iPhone en vez de comprarlo


Acceder a los terminales de gama alta puede ser cada vez más complicado para el usuario corriente. Especialmente en Europa, donde terminales como el iPhone 14 han experimentado una importante subida de precio respecto a sus antecesores debido a la actual situación económica.

Las empresas son conscientes de ello, por lo que, desde hace un tiempo, están apostando cada vez con más fuerza por el desarrollo de un nuevo modelo en el que el usuario puede acceder a terminales de todo tipo sin necesidad de adquirirlos de forma definitiva. Lo único que tienen que hacer es pagar un alquiler mensual que puede moverse entre los pocos euros hasta superar los 50 en el caso de los terminales más punteros.

Este modelo, el del alquilar un dispositivo durante un tiempo concreto, lleva tiempo presente en otros negocios, especialmente en el automovilístico. En el caso de los teléfonos y las tabletas, el funcionamiento es similar. El usuario tiene a su disposición distintas empresas con las que puede cerrar el ‘renting’ del dispositivo en cuestión. Cada una de ellas cuenta con sus ventajas y desventajas. Igual que recurrir a esta opción en lugar de a la compra de toda la vida.

Ventajas e inconvenientes

Recurrir a este modelo puede estar bien, por ejemplo, para aquellos usuarios que estén acostumbrados a cambiar de terminal cada poco tiempo, que es lo que pasa con muchos fanáticos de empresas como Apple. También puede resultar interesante para estudiantes y personas que no puedan o quieran realizar un gran esfuerzo económico, que puede ser superior a los 2.000 euros, por un dispositivo electrónico que, al final, van a querer sustituir en un plazo de tiempo corto.

Evidentemente, escoger el alquiler de un terminal en lugar de su compra también tiene sus inconvenientes, que no son pocos. Para empezar, implica que el dispositivo en cuestión nunca será de tu propiedad. Además, el dinero que inviertes en su uso no será recuperable, prácticamente, en ningún caso. Exactamente igual a lo que pasa cuando alquilas una casa o cualquier otra cosa.

Además, con el paso del tiempo, al final, es fácil que termines pagando más -o incluso mucho más- que si hubieses decidido comprar el dispositivo en cuestión. Por lo que, en caso de que se tenga el dinero, puede que comprar el móvil en cuestión sea lo más inteligente.

Pongamos un ejemplo, un iPhone 14 Pro Max con almacenamiento de 128 GB se mueve dentro del negocio del ‘renting’ por unos 76 euros mensuales en contratos de 24 meses. Esto equivale unos 1.824 euros en total. El terminal, en esta versión, tiene un precio oficial de 1.469 euros. Es decir, si nos decantamos por el ‘renting’ podemos llegar a pagar cerca de 400 euros más de lo que cuesta el dispositivo y, además, cumplido el contrato tendremos que devolverlo. No será nuestro.

¿Dónde alquilar un móvil?

Actualmente, hay varias empresas que ofrecen este servicio. Entre ellas, encontramos, entre tantos otros, a Simplr, Tecfys, Grover, Rentik. Otras compañías, entre ellas entidades bancarias, como Banco Santander, u operadoras, como Movistar u O2, cuentan con sus propios servicios de este tipo para sus clientes.

Fabricantes como Samsung o Apple también tienen sus propios servicios de ‘renting’. Sin embargo, en el caso de la marca de la manzana por el momento no está disponible en España.

Lo más recomendable, si se está pensando en alquilar, es comprobar los precios de los dispositivos que nos interesan en distintas páginas. También hay que tener en cuenta que no todas las empresas obligan al usuario a mantener el móvil durante el mismo tiempo. Algunas ofrecen contratos de un año y otras de dos o incluso más.

Otras compañías, incluso, dan la posibilidad de cerrar alquileres muy reducidos, por apenas uno o dos meses. Evidentemente, en función del plan que se escoja, el coste puede variar.

Terminales por precio

Evidentemente, en función del terminal que se quiera, el pago mensual será más o menos elevado. A continuación recogemos algunos de los que, sobre el papel, pueden ser más interesantes para los usuarios.

Samsung Galaxy Z Fold 4: El nuevo plegable de Samsung puede obligar al usuario a pagar hasta 99,90 euros al mes en función de la empresa en la que se intente contratar. En el sitio oficial de la empresa surcoreana, los precios para este terminal, con contrato de hasta 18 meses, se mueve entre los 76,51 euros y los 91,26 al mes. Más o menos, lo mismo que se pide en Rentik.

iPhone 14 Pro: Atendiendo a los problemas que está teniendo Apple para cumplir con la demanda de la versiones más avanzadas de su nuevo terminal, conseguir alquilar un iPhone 14 Pro actualmente puede resultar algo complicado. En Rentik encontramos algunos Pro Max con precios que parten de los 76 euros.

iPhone 14: Los terminales más básicos de la nueva familia de móviles de Apple son más fáciles de encontrar. Y, evidentemente, también más económicos. Por unos 50 o 55 euros al mes se puede acceder a un iPhone 14 ‘básico’ o el modelo Plus, con una pantalla más grande.

iPhone 13: Cuando los lanzaron lo dijimos, no hay una gran diferencia entre el iPhone 13 y el iPhone 14. Encontrar el pasado móvil de Apple es más sencillo dentro de las plataformas de alquiler. El iPhone 13 Pro Max, el más puntero, se puede encontrar por unos 65 euros al mes. Los modelos más básicos se mueven en los 40 euros o incluso menos para la versión Mini.

Samsung Galaxy S22: El buque insignia de Samsung se puede alquilar por precios que va en línea, más o menos, con los de los iPhone 14. Es decir, entre los 65 euros y los 45 en función del modelo.

Gamas media a precio de derribo: Evidentemente, el usuario también tiene a su alcance una amplia oferta de terminales de gama media bastante solventes que resultan mucho más económicos. Por ejemplo, se puede conseguir un Samsung Galaxy A13 por 12 euros al mes, el Xiaomi Poco M4 Pro 5G por 20, el Xiaomi Redmi Note 11S por 23 o el iPhone SE por 30.

También consolas y tabletas

Los móviles, efectivamente, no son los únicos dispositivos electrónicos que el usuario puede adquirir en ‘renting’. También están disponibles tabletas, consolas o, incluso, visores de realidad virtual. Por ejemplo, las gafas VR Meta Quest 2 de la empresa de Zuckerberg se pueden alquilar en algunos sitios por unos 23 euros al mes.

Por ejemplo, es posible alquilar una PlayStation 5 -consola muy difícil de adquirir desde su lanzamiento- por precios que se mueven por debajo de los 45 euros mensuales. También hay empresas que ofrecen la Nintendo Switch (por unos 10 euros al mes) y las Xbox, que se mueven entre los 30 euros lo los 5 en función del modelo.

Respecto a tabletas, el usuario puede encontrar dispositivos por precios muy variados. Desde los más de 50 euros mensuales en los que se mueven los iPad más punteros hasta los 7 por los que se puede conseguir, por ejemplo, la Galaxy Tab A7 Lite de Samsung.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *