febrero 2, 2023

Tragedia en Ischia: un recin nacido y sus padres, entre los muertos por el deslizamiento de tierra


Actualizado

Las ocho vctimas mortales, entre las que hay tres nios, eran amigos o familia. Sus casas, todas pegadas las unas a las otras, estaban al pie del monte Epomeo, convertido en un ro de barro.

Impresionantes imgenes del desplazamiento de tierra en la isla de IschiaAP / EL MUNDO

Gianluca haba trado a su familia a vivir all porque haba espacio suficiente para hacer un establo y acomodar dos mulas y un caballo, que eran su pasin. Y tambin de sus tres hijos. Maurizio y Giovanna se quedaron sin hogar tras el terremoto de 2017, y en lugar de restaurar el que qued afectado, decidieron renovar otro que tenan en la Va Celario. Con un jardn alrededor y la habitacin del beb que, tras esperarlo durante mucho tiempo, acababa de llegar.

Eleonora y Salvatore haban renovado una vieja ruina, pero slo vivan all de vez en cuando. Cuando l estaba a bordo y permaneca en el mar hasta seis meses, ella se mudaba con su madre a Lacco Ameno. En ese momento Salvatore no estaba a bordo. Nikolinka, a quien aqu llamaban Nina, viva normalmente en Berln con su compaera de Ischia. Pero haban querido mantener la casa pegada a los pies del Monte Epomeo, y Nina acababa de regresar all para recoger el certificado de ciudadana italiana, que haba sido su deseo durante tantos aos.

Gianluca, Maurizio, Giovanna, Eleonora, Nina. Y luego Valentina, la esposa de Gianluca, y sus hijos, Michele, Francesco y Maria Teresa. Y, de nuevo, Giovangiuseppe, el ms joven de todos, que slo permaneci en el mundo 22 das, ni siquiera el tiempo para que Maurizio y Giovanna se acostumbraran a ser padres. Y hay otro nombre a contar, el duodcimo, que las fuentes oficiales no aportan (como tampoco aportan los de los que todava se dan por desaparecidos) y en Piazza Maio, donde todos se conocen, nadie est seguro. Tal vez sea un pariente de Giovanna, pero an no se sabe.

Hay que esperar. Solo esperar, no mantener la esperanza. Porque el lodo, como comenta un oficial de los bomberos mientras coordina las operaciones de excavacin en la casa de Maurizio Scotto di Minico y Giovanna Mazzella, donde al cabo de las horas se recuperarn sus cuerpos y el del beb Giovangiuseppe, no deja salida ni superviviente. Al menos no cuando cae de una montaa y crece su furia y baja con tanta fuerza que rompe las casas y cubre todo lo que queda en pie. Una parte del cuartito donde dorman Francesco y Mara Teresa, que tenan once y seis aos, qued en pie. Primero la encontraron a ella, luego a su hermano pequeo. Dicen que Mara Teresa vesta pijama rosa: quin sabe quin y cmo comprendi lo que pasaba, ante de que la maldicin de color negro la cubriera.

Ahora buscan a Gianluca, Valentina y Michele, su primer hijo, de 15 aos. Oficialmente siguen desaparecidos, pero en esa negra ruina que se ha convertido en su hogar, ya no hay vida: solo es cuestin de llegar hasta donde se esconde la muerte bajo toneladas de lodo. Incluso el caballo de Gianluca est muerto. Las mulas no, tal vez haba dos cuadras y slo una fue atropellada: cuestin del destino. El mismo que le llev a reservar unas vacaciones en Espaa con su familia al hermano de Gianluca justo en estos das. Ellos tambin vivan all, y su casa tambin fue destruida por la avalancha. Si hubieran estado en Ischia, la lista de muertos sera ms larga.

Y si Salvatore Impagliazzo, el compaero de Eleonora Sirabella, no hubiera aplazado el embarque, ambos se habran salvado y al menos una familia, la menos numerosa de las tres que destruy el derrumbe, estara a salvo de la tragedia. Eleonora fue la primera en ser hallada, a l todava lo estn buscando.

Los familiares y amigos de Giovanna, Maurizio y su hijo muy pequeo crean en cambio que a ellos no haba que buscarlos. El cortocircuito comunicativo de las primeras horas los haba dado primero por desaparecidos y luego por hallados con vida. Slo la primera noticia era cierta. Fueron encontrados ayer por la tarde. Todos juntos, como si el barro tuviera al menos un poco de vergenza al alejar a Giovan Giuseppe de su madre y su padre.

Mirando ahora ese tramo de montaa que en la toponimia del municipio de Casamicciola se llama va Celario, aunque no sea una calle real, no se encuentra el sentido de la eleccin hecha por todos los que se han ido a vivir all. . Las casas estaban juntas pero dispersas, y la montaa era algo imponente incluso antes de arrojar tierra, troncos y escombros arrastrados por el agua. Sin embargo, en esas casas que se han convertido en tumbas, una pequea comunidad de familias jvenes eligi vivir cerca. Aparte de Nina, que naci en 1964 y que de todos modos no viva aqu de forma permanente, y aparte de los nios, todos los dems tenan treinta y tantos aos. Y todos eran amigos, si no parientes, como Gianluca y su hermano, o Giovanna, que era su prima. Y como quizs la ltima vctima cuyo nombre no se revela. Familias jvenes, cada una con sus propios proyectos, sueos e ilusiones. Cosas sencillas y normales que se ha llevado el barro.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *