Latinoamrica, “la regin ms ‘eurocompatibe’ del mundo”


Josep Borrell se emocion: estaba ante uno de los grandes enigmas (y peligros, segn quin opine) de la poltica latinoamericana: Cristina Fernndez de Kirchner, vicepresidenta de Argentina.

Estaba, adems, ante una mujer que hace unas semanas tuvo una pistola frente a su rostro y no muri, porque la bala nunca sali. El jefe de la diplomacia europea quiso ser emptico, y habl del milagro que, de alguna manera, implicaba estar manteniendo esa conversacin en Buenos Aires. A partir de ese momento se encadenaron muchos temas durante casi una hora y media.

Borrell y Fernndez de Kirchner hablaron aquel da de finales de octubre sobre el Mercosur y la Unin Europea, de Amrica Latina en general, de la guerra en Ucrania y de China, sobre todo de China

“Hablamos mucho de China, tuvimos una larga conversacin sobre poltica. Muy amable y muy emptica. No dira necesariamente que estuvimos en desacuerdo”, dijo Borrell a EL MUNDOen su paso por la capital argentina.

El contacto entre la lder del peronismo y la mxima autoridad diplomtica europea no es casual ni un dato al pasar: la dos veces presidenta argentina est moderando su imagen de cara al exterior y encarando una agenda propia, independiente de la del vapuleado presidente Alberto Fernndez. Fue as que en los ltimos meses recibi dos veces al embajador de los Estados Unidos, Marc Stanley, y que recientemente almorz con todos los embajadores de la Unin Europea acreditados en Buenos Aires.

Ms de tres horas de sonrisas y simpata con los diplomticos europeos. Y fotos con todos al final, muy especialmente con el personal de servicio. De la Fernndez de Kirchner de tono autoritario, ni rastro. Su ‘operativo seduccin’ hacia las grandes capitales mundiales tiene sentido: es posible que en pocos das la justicia argentina la condene por corrupcin, aunque el proceso seguir con apelaciones y se prolongar. La beneficia ser percibida por Europa y Estados Unidos como razonable y una garanta para las relaciones con Sudamrica.

Y a Europa le sirve tener contacto directo y profundo con una mujer que marc la poltica argentina a niveles profundsimos, que no se puede descartar que vuelve a la presidencia y que tiene relacin directa con toda la izquierda de la regin. As, es muy probable que haya ms reuniones y visitas en los prximos meses.

Cuntos argentinos pronunciaron bien su nombre en esos frenticos das? La pregunta le arranc una sonrisa a un Borrell agotado, vacas sus bateras tras jornadas extenuantes en Buenos Aires en las que insisti en una obsesin que comparte con el ministro espaol de Asuntos Exteriores, Jos Manuel Albares: Europa y Amrica Latina deben trabar una alianza estratgica slida y permanente. Es lo que la realidad del mundo le est pidiendo a ambas partes, es una ms de las cosas que Vladimir Putin convirti en evidentes.

Pronunciar “Josep” fue casi imposible para los argentinos con los que se vio Borrell en la Cumbre que la Unin Europea y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac) celebraron a fines de octubre en Buenos Aires. Alberto Fernndez, el presidente argentino, lo rebautiz como “Yosf”, y Santiago Cafiero, el canciller argentino, tropez una y otra vez con el nombre del cataln. Borrell, que tiene la nacionalidad argentina, adems de la espaola, escuchaba las diversas versiones de su nombre con sonrisa de aceptacin.

Lo que no acepta en cambio el ex ministro de Exteriores espaol es que Europa y Amrica Latina sigan explotando a medias el potencial de asociacin que tienen. Lo dijo de formas muy variadas en los diversos encuentros que reunieron a ministros de Exteriores y altos responsables gubernamentales de 54 pases, se lo dijo tambin a Fernndez de Kirchner.

“Hemos acordado que hay que hacer una cumbre de jefes de Estado y Gobierno”, dijo Borrell, anuncio confirmado por Albares: “En 2023 habr una gran cumbre entre la UE y la Celac”.

“Amrica Latina es la regin ms ‘eurocompatible’ del mundo”, aadi Albares, que celebr el hecho de que Espaa sea ya “oficialmente acompaante del proceso de paz en Colombia“.

Borrell destac como un xito la actualizacin de los acuerdos de asociacin de la UE con Chile y Mxico, pero dedic gran tiempo a hablar del acuerdo entre la UE y el Mercosur

“No hemos parado de hablar del Mercosur. El acuerdo no se desarrolla por distintas razones, aqu y all. De aqu a fin de ao tendramos que poner sobre la mesa lo que la parte europea considera para la parte medioambiental, no solo el bosque tropical, pero sin dudas es lo ms importante. Con la presidencia espaola y la brasilea coincidiendo en el segundo semestre, ese es el momento”.

“Sigo creyendo que es un acuerdo que puede ser un win win para las dos regiones, pero no va a ser para maana. Los europeos debemos concretar cules son estas demandas de proteccin ambiental, que no sean solo una obligacin y una carga para Amrica Latina, sino un trabajo en conjunto”.

Pero los sudamericanos tambin deben dar ciertos pasos, aadi Borrell, que celebr la llegada de Luiz Incio Lula da Silva al poder en Brasilia, un cambio poltico que facilita, y mucho, el dilogo entre Europa y Amrica Latina.

“Mercosur es la regin menos integrada de todos los conglomerados supraestatales”, advirti Borrell con ese tono profesoral que a veces impregna su discurso. “Y es de las ms cerradas, no tiene acuerdos con nadie y la industria est sumamente protegida”.

Borrell puso sobre la mesa la importancia del “tringulo del litio” que comparten Argentina, Bolivia y Chile. All se presume que se concentran el 60% de las reservas mundiales, “aunque nadie sabe realmente cun grandes son las reservas mundiales”, apostill el ex lder del PSOE.

Amrica Latina como proveedora de energa es una prioridad para la UE, dej en claro Borrell, aunque reconoci que esa es una operacin que requerir de aos.

“Estamos avanzando en un memorndum de entendimiento para las cuestiones energticas, hay que hacerlo con Argentina porque es una potencia energtica en ciernes. Tiene yacimientos de gas enormes pero no tiene formas de exportarlo a Europa, no tiene tubos ni plantas de licuefaccin. Es una potencia muy grande, pero hay que hacer muchas inversiones que requieren financiacin y tecnologa, que Europa puede aportar”.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *