Ucrania acusa a Rusia de disparar misiles nucleares ‘capados’ de la era sovitica


Actualizado

El Ministerio de Defensa del Reino Unido apunta a que esta decisin bien podra deberse a la escasez de armamento en los arsenales de Mosc

Militares asisten al funeral del soldado Valeriy Krasnyan, en Kiev, este s
Militares asisten al funeral del soldado Valeriy Krasnyan, en Kiev, este sbado.GETTY

Al miedo a la oscuridad en medio de ataques rusos a la infraestructura energtica los ucranianos han tenido que sumar otro pnico: el nuclear. Y Mosc lo est materializando aunque, por ahora, slo sea de forma ms o menos ficticia. Segn denuncia Kiev, Rusia est disparando contra su pas misiles cuyas cabezas nucleares fueron retiradas previamente. Esta decisin, creen expertos, puede estar relacionada con la merma de armamento en los arsenales de Rusia, que recurre a compras de armamento extranjero para mantener sus operaciones en Ucrania.

La Inteligencia militar britnica se sum al coro de voces que han llegado a esta conclusin. De acuerdo con la agencia Reuters, el Ministerio de Defensa del Reino Unido public fotos de la chatarra de un misil de crucero sovitico disparado contra Ucrania. Este modelo especfico, han aadido, se dise en la dcada de los 80 para integrar una ojiva nuclear. Pero, en el caso del que impact en suelo ucraniano, sospechan que dicha cabeza nuclear fue sustituida por un lastre para mantenerlo estable.

“Cualquiera que sea la intencin de Rusia, esta improvisacin resalta el nivel de agotamiento de las existencias de misiles de largo alcance de Rusia”, seal en su informe el Ministerio de Defensa britnico. “Es casi seguro que Rusia espera que esos misiles funcionen como seuelos y desven las defensas areas ucranianas”, aade. Esta amenaza se complementa con los enjambres de drones, de factura iran, que estn dificultando la accin de los sistemas defensivos ucranianos.

Sin la ojiva, el dao que puede producir un misil de este tipo se limita a la respuesta cintica y a la deflagracin que puede desencadenarse al incendiarse el combustible sobrante. En consecuencia, sus efectos son harto menos destructivos que los de un temido ataque nuclear, una posibilidad con la que el Gobierno ruso ha coqueteado casi desde el principio de la invasin para presionar a sus enemigos. Hoy se teoriza sobre qu lnea roja rusa, de sobrepasarse, podra desatar una respuesta atmica.

A mediados de este mes, Ankara acogi de forma inesperada una reunin entre los principales jefes de la Inteligencia de Rusia y EEUU. Hablando bajo condicin de anonimato, una fuente de la Casa Blanca confirm el encuentro entre Sergei Naryshkin, responsable del servicio extranjero SVR, y William Burns, director de la CIA. Este primer encuentro de alto nivel cara a cara desde el inicio de la invasin tuvo en la agenda, como elemento central, la persistente amenaza nuclear.

“Est trasladando un mensaje sobre las consecuencias del uso de armas nucleares por parte de Rusia, y sobre los riesgos para la estabilidad estratgica de una escalada…Tambin abordar los casos de ciudadanos de EEUU injustamente detenidos”, abund dicha fuente poco antes de la cita. De los resultados de aquel encuentro, que se celebr en el secretismo ms absoluto, poco se ha sabido. La nica evidencia es que la guerra sigue adelante y la diplomacia est mayormente ausente.

Al menos seis personas resultaron heridas en un ataque este sbado contra la ciudad central de Dnipro, situada a orillas del Dniper. Los proyectiles provocaron un incendio en una zona residencial, que dej calcinadas siete casas. Algo ms al sur, en Jersn, la luz comenz a hacerse despus de semanas de incertidumbre y oscuridad. “Primero, suministraremos energa a la infraestructura crtica de la ciudad, y luego inmediatamente a los hogares”, explic el subdelegado del Gobierno, Kyrylo Tymoshenko.

Desde que las tropas ucranianas recuperaron la localidad tras el repliegue ruso, el 11 de noviembre pasado, Jersn, ha estado sumida en la incertidumbre y una precariedad peligrosa. Desde el nueve de este mes, cuando se complet la salida de tropas rusas tras dejar la ciudad repleta de minas, al menos 32 civiles han muerto. Aparte, los ataques con proyectiles no han cesado. Fuentes policiales ucranianas aseguran que han peinado 450 hectreas de la provincia, y han desactivado cerca de 3.500 explosivos plantados.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *