Francia da el primer paso para inscribir el derecho al aborto en la Constitucin


La Mirada del Corresponsal

Actualizado

La iniciativa, impulsada por el partido de izquierda ms radical, Francia Insumisa, cont con el apoyo de casi todos los grupos polticos, incluida la extrema derecha de Marine Le Pen

Mathilde Panot, diputada de Francia Insumisa, en la Asamblea.
Mathilde Panot, diputada de Francia Insumisa, en la Asamblea.GEOFFROY VAN DER HASSELTAFP

Francia dio ayer una leccin de armona, de raro consenso. En un mundo acostumbrado a la bronca poltica, con unos parlamentos nacionales en los que las bancadas de uno y otro bando (izquierda contra derecha, en un sinfn de variaciones -y extremos- posibles) parecen esforzados por no ponerse de acuerdo, los diputados franceses votaron ayer, por 337 votos a favor y slo 32 en contra, inscribir el derecho aborto en la Constitucin.

Es el primer paso para blindar un derecho que, en el ltimo ao, ha sufrido importantes retrocesos en el mundo, sobre todo despus de que el pasado junio, el Tribunal Supremo de Estados Unidos derogara, el derecho al aborto.

Quiero dedicar esta victoria histrica a las mujeres de Estados Unidos, a las de Polonia, a las de Hungra, cuyo derecho al aborto est siendo restringido”, dijo Mathile Panot, ponente del texto, grupo Francia Insumisa (izquierda radical), liderado por Jean Luc Mlenchon.

Despus de un debate marcado por las sucesivas obstrucciones de distintos grupos polticos (reflejo de que el partido del presidente Macron ya no goza de mayora), la propuesta obtuvo el “s” de casi todos los grupos, incluidos los macronistas, los socialistas, la izquierda de Mlenchon e incluso (sorprendentemente) la extrema derecha de Marine Le Pen.

La misma Marine Le Pen que, en 2012, dijo que haba gente que “abortaba por comodidad”. Otros diez aos antes, en 2002, su partido lleg a prometer a sus votantes derogar la ley del aborto. Preguntada sobre este giro de 180, Le Pen afirmaba estos das que lo que quiere es evitar que futuras leyes puedan “aumentar” los plazos existentes o incluso que estos plazos desaparezcan -en Francia, el plazo legal para abortar son las 14 semanas de gestacin (el plazo fue ampliado desde las 12 semanas hace slo unos meses).

El texto que se votaba, redactado por el partido de izquierda Francia Insumisa, propona aadir un prrafo al artculo 66 de la Constitucin, disponiendo que “nadie puede vulnerar el derecho a la interrupcin voluntaria del embarazo” y que “la ley garantiza a toda persona el libre y efectivo acceso a estos derechos”. Un texto “ms que necesario en estos tiempos agitados”, afirm el ministro de Justicia, Eric Dupont-Moretti.

Marine Le Pen asegura ahora que si la proteccin de este derecho se eleva a rango constitucional, slo una futura reforma constitucional podr modificar la regulacin del aborto. Un giro radical, s, pero, como afirmaba un alto cargo del partido Reagrupacin Nacional, al peridico Marianne, “slo los idiotas no cambian de opinin”.

El voto favorable en la Asamblea es, sobre todo simblico, porque para que el aborto sea un derecho constitucional, el Senado debe aprobar sin cambios la propuesta, algo que no parece tan evidente por la configuracin de los grupos en esta cmara (en octubre, rechaz una proposicin muy similar de una senadora ecologista). Luego, tendra que someterse a un referndum. Para acortar el trmite, Mathilde Panot ha pedido al Gobierno de Emmanuel Macron,que presente su propio proyecto de ley, lo que evitara un referndum.

50 aos de los juicios de Bobigny

El aborto fue despenalizado en Francia en 1975 por una ley promovida por Simone Veil, superviviente del Holocausto y smbolo de la emancipacin de la mujer en Francia. Es histrico el discurso que Veil dio el 26 de noviembre en la Asamblea Nacional: “No podemos seguir cerrando los ojos ante los 300.000 abortos que cada ao mutilan a las mujeres de este pas, que ofenden nuestras leyes y humillan a las que los padecen”, dijo.

No debe olvidarse que, en ese camino, fueron fundamentales los juicios de Bobigny en 1972, de los que estos das se han cumplido 50 aos. Cinco mujeres fueron juzgadas; entre ellas, una menor, Marie Claire Chevalier, de 16 aos, que haba abortado tras ser violada. Fue su violador quien semanas despus, tras ser detenido por un delito menor, la denunci a la polica con la esperanza de evitar su propio juicio.

La madre de Marie Claire, Michle, que criaba sola a tres hijas (el padre las haba abandonado), tambin estaba sentada en el banquillo por “complicidad”. Las otras tres mujeres, todas compaeras de trabajo de Michle, haban ayudado a que la joven de 16 aos pusiera fin al aborto de forma clandestina. ste acab complicndose y Marie Claire, que sufri una hemorragia, tuvo que ser hospitalizada.

Tras la acusacin, Michle fue un da a la biblioteca de la empresa municipal de transportes de Pars, donde trabajaba. All descubri un libro que le cambio la vida. Escrito por la abogada Gisle Halimi, contaba la historia de una militante argelina, Djamila Boupacha, que haba sido violada y torturada por soldados franceses. Michle decidi contactar a la abogada y convencerla de que aceptara la defensa de su hija. Gisle y la escritora Simone de Beauvoir, que en esa poca era la presidenta de una conocida asociacin feminista, asumieron la defensa de las cinco mujeres y decidieron convertir el juicio en un smbolo. En vez de pedir perdn por haber vulnerado la ley que entonces castigaba el aborto, su estrategia fue defender que esa ley era ilegal y el aborto no poda ser castigado, menos an cuando era resultado de una volacin. Ese juicio cambi por completo la mentalidad de todo un pas y fue fundamental en la aprobacin de la Ley Veil, en 1975.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *