diciembre 3, 2022

Los rescatistas buscan supervivientes entre los escombros mientras suben a 252 los muertos de Indonesia


Actualizado

La mayoría de las víctimas son niños porque, a la hora del terremoto, estaban todavía en la escuela.

Dos trabajadores de emergencias sacan el cuerp de una víctima del terremoto en Cianjur.
Dos trabajadores de emergencias sacan el cuerp de una víctima del terremoto en Cianjur.AFP

Los rescatistas continúan sacando bolsas con cadáveres que quedaron atrapados en los edificios derrumbados. Aún hay muchos cuerpos bajo los escombros. La cifra de muertos no para de aumentar: 252, tras el terremoto que sacudió el lunes por la tarde la provincia indonesia de Java Occidental. Aumentan los muertos, pero también lo hace la cuenta de supervivientes. Todavía quedan muchas esperanzas para los indonesios que imploran encontrar con vida a sus familiares desaparecidos.

Dimas Reviansyah, uno de los rescatistas que lleva desde el lunes trabajando sin descanso, contaba a la agencia AFP que los equipos están usando motosierras y excavadoras para abrirse paso entre los árboles caídos y los escombros. Los deslizamientos de tierra bloquearon varias áreas de acceso de Cianjur, la ciudad montañosa más afectada y próxima al epicentro del terremoto, hogar de casi 170.000 personas.

Tras el seísmo de 5,6 grados de magnitud llegaron hasta 117 réplicas que dificultaron las tareas de rescate. En una publicación de Instagram este martes, el gobierno local dijo que se confirmaron 252 muertos, 31 desaparecidos, 377 heridos, 13.000 evacuados y 7.060 desplazados.

Al menos 2.200 casas han resultado dañadas, algunas de ellas completamente destruidas. “Muchas de las muertes fueron causadas por la caída de edificios”, dijo en un comunicado el jefe de la agencia de meteorología y geofísica de Indonesia, Dwikorita Karnawati.

Tras el terremoto, en muchas calles de Cianjur se levantaron improvisados hospitales de campaña para atender a los heridos, con supervivientes tumbados en el asfalto conectados a goteros intravenosos, mientras los sanitarios cosían a pacientes bajo la luz de las velas y antorchas porque el seísmo cortó casi el 90% de la electricidad en la ciudad. En un hospital local, abrumado por la cantidad de pacientes, los heridos yacían en el suelo sobre colchones y mantas.

“El desafío es que el área afectada está muy dispersa. Además de eso, las carreteras en estos lugares están dañadas y no es fácil acceder”, explicaba Henri Alfiandi, jefe de la Agencia Nacional de Búsqueda y Rescate. La Cruz Roja desplegó a sanitarios y policías en motos para poder llegar hasta cuatro de las áreas más afectadas, aproximadamente a una hora de la ciudad principal, porque en cualquier otro vehículo era imposible acceder tras los deslizamientos.

“La mayoría de las víctimas son niños porque a la 13:00 de la tarde -hora del terremoto- todavía estaban en la escuela”, precisó Alfiandi. Varios de los fallecidos son menores que residían en un internado islámico que se derrumbó por los desprendimientos de tierra.

“La habitación se vino abajo y mis piernas quedaron enterradas entre los escombros. Pasó todo tan rápido”, dijo a la AFP uno de los supervivientes, Aprizal Mulyadi, estudiante de 14 años. Otras muchas escuelas también sufrieron daños. Según datos citados por Save the Children, habría decenas de víctimas que se encontraban en 51 centros educativos afectados por el terremoto.

Indonesia, donde viven más de 270 millones de habitantes y que tiene un trágico historial de tragedias naturales, es azotada con frecuencia por terremotos, erupciones volcánicas y tsunamis debido a su ubicación en el llamado “anillo de fuego”, un arco de volcanes y fallas con fuerte actividad tectónica en la cuenca del Pacífico. Son comunes los terremotos de magnitud 6 o 7 en alta mar, donde se extienden las líneas de falla, pero la sacudida del lunes tuvo consecuencias tan mortales porque, en este caso, golpeó en tierra y además lo hizo a una profundidad relativamente baja, a 10 kilómetros.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *