diciembre 2, 2022

de ni sentarse con Vox a una llamada entre sus líderes


Inés Arrimadas telefoneó a Santiago Abascal para consensuar su posición en la moción de censura contra Pedro Sánchez que sus respectivos partidos exigen al PP. La llamada, usual entre líderes de distintas formaciones, contrasta con la actitud adoptada en el pasado por Ciudadanos (Cs) hacia Vox.

En 2019, en la negociación de los gobiernos autonómicos en los que participó Cs en coalición con el PP, fueron los populares quienes conversaban de forma paralela con los interlocutores de Abascal y del entonces líder de Cs, Albert Rivera. Cs ni siquiera se sentaba en la mesa con Vox y lo mismo pasaba para la aprobación de los presupuestos.

Ahora, las relaciones parecen haberse normalizado, a pesar de la distancia ideológica que sigue separando a Arrimadas y a Abascal. La líder de Cs desveló ayer en la Cope que llamó al presidente de Vox para aunar una postura hacia un objetivo común: convencer al PP de que impulse una moción de censura contra Sánchez.

Arrimadas instó a los populares a hacerlo ya el viernes pasado, el mismo día que PSOE y Unidas Podemos registraron su proposición de ley para derogar el delito de sedición -ahora se abren, a petición nuevamente de ERC, a rebajar también las penas del de malversación-. Abascal, el lunes por la mañana, siguió los pasos de su homóloga de Cs y propuso, entre otras cosas, que el PP asuma su «responsabilidad» y encabece esta iniciativa.

Según fuentes cercanas a Arrimadas consultadas por ABC, la líder de Cs telefoneó a Abascal la tarde-noche del lunes, después de haber escuchado su rueda de prensa a mediodía. Según estas fuentes, ambos coincidieron en dos cuestiones: que debe ser el PP quien registre la moción de censura -algo que explicó en la radio la propia Arrimadas- y que la estrategia de los populares de intentar que los barones del PSOE fuercen una rectificación es errónea.

Arrimadas no acudió a la célebre manifestación en la madrileña plaza de Colón en febrero del 2019 porque, según ha defendido siempre, perdió el avión. Pero en su partido hay quien sospecha que ‘se borró’ por sus reticencias hacia Vox. De hecho, uno de los cambios introducidos en la Asamblea General que la confirmó como sucesora de Rivera fue marcar como línea roja los gobiernos tanto con Vox como con Podemos.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *