diciembre 5, 2022

La nueva revolución y evolución de la televisión: bienvenidos a la involución



Actualizado:

Guardar

Celebramos un nuevo día de la televisión en uno de los periodos más dinámicos y excitantes del medio a nivel nacional e internacional. En España, dos de las cadenas más importantes se encuentran en proceso de redefinición y estrenando o a punto de estrenar nuevos responsables con enormes desafíos por delante.

Por un lado, la Corporación pública, que debe encontrar un espacio y recuperar el favor de las audiencias; en el otro, el modelo comercial de éxito durante varias décadas que ha ‘agotado’ la fórmula del ‘reality’ debe redefinir no solo su buque insignia, sino la estructura de canales y oferta para recuperar el liderazgo arrebatado.

A esta revolución que vive la televisión en el abierto se unen factores como el mayor envejecimiento de la audiencia de la televisión convencional y la irrupción masiva de múltiples plataformas de ‘streaming’ que luchan entre ellas y con sus nuevos modelos publicitarios con las televisiones en abierto, las de pago y cualquiera de las fórmulas existentes de consumo audiovisual.

«La fiesta ha sido increíble pero alguien tiene que pagarla»

La llegada de estos operadores ha obligado a todos los actores a evolucionar la distribución de sus contenidos, pasando del exclusivamente lineal a los modelos a la carta, mientras conjugan el modelo publicitario de masas, con el enriquecido en datos y la suscripción.

Esta revolución ha generado un mundo de opciones muy amplio y diverso que rivaliza con redes sociales, videojuegos o podcasts en la economía de la atención. Mientras todas estas opciones crecen y desarrollan un volumen de contenidos nunca vistos, los recién llegados involucionan.

Manuel Balsera, en el último FesTVal de Vitoria
Manuel Balsera, en el último FesTVal de Vitoria

Si los ‘atracones’ de contenido (‘bingewatching’), la libertad de consumo y el estreno directo en plataformas de películas que no han pasado anteriormente por las salas de cine comenzaban no hace mucho a definir un nuevo entorno, los operadores han entendido que las ventajas de una cierta estructura benefician a la industria y, sobre todo, al consumidor.

Las nuevas plataformas bajo demanda ya forman parte del ecosistema audiovisual y están integradas en los operadores de telecomunicaciones como un canal más, que rivaliza en atención con la televisión en abierto y los canales de televisión de pago.

La oferta continúa centrada en el mundo del cine y de las series y poco a poco comienzan a popularizarse ‘realities’ de múltiples temáticas.

«La involución no implicará una vuelta atrás en estado puro, sino una reinvención para los actores existentes»

Una revolución con una profunda involución que trae de nuevo los estrenos semanales, las ventanas de distribución, los contenidos reservados a los canales generalistas o de pago, publicidad en bloques publicitarios con suscripciones ‘low cost’… Una revolución que involuciona para hacer los modelos rentables.

La fiesta ha sido increíble pero alguien tiene que pagarla. En este proceso de evolución los ganadores serán aquellos que logren operar de manera diferenciada en cada segmento de público, los que especialicen sus entornos para facilitar el consumo a las audiencias, los que generen múltiples fórmulas de monetización y los que generen audiencias fieles en torno a marcas más que a contenidos.

Una revolución que involuciona para garantizar que el público tiene lo que quiere accesible en todas las formas, que es capaz de satisfacer todos sus gustos y opciones económicas y que contempla la especialización como el siguiente estadio natural del medio.

El papel de los operadores de telecomunicaciones adquirirá una importancia capital si son capaces de contemplarlo, pasando a tener un rol mayor que el de superagregador de canales y plataformas y convirtiéndose en un verdadero punto de encuentro único de todos los contenidos y fórmulas de consumo.

Puntos clave

La involución no implicará una vuelta atrás en estado puro, sino una reinvención para los actores existentes, con varios elementos que deberán tomarse en consideración

1: Claridad de la oferta de contenidos y de la marca en cada operador/canal/plataforma.

2: Multiplicidad de fórmulas de consumo para el espectador del lineal al bajo demanda.

3: Modelos de negocio claros y transparentes para las audiencias: desde la gratuidad a las fórmulas mixtas publicitarias y de suscripción o los modelos de ‘mediabrands’ como canal más allá de contenidos específicos.

4: Complementariedad de actores en la propuesta, bien por la temática o por el formato: desde canales a podcasts.

5: Creación de comunidades de audiencia en base al interés o el contenido: de audiencias a seguidores, fans, aficionados o amigos.

6: Ampliación de la accesibilidad al contenido en los modelos de suscripción, modelos basados en volumen, tiempo o reproducción.

7.- La especialización como fórmula para garantizar un futuro de éxito.

La revolución recuperará valores, productos, formatos, contenidos, modelos del pasado reconfigurándolos en el nuevo entorno tecnológico y en el nuevo ecosistema de operadores. Una revolución inclusiva diseñada para los más jóvenes, los más mayores, los más genéricos y los más especializados mirando por el retrovisor para poder dibujar un nuevo camino.

Involución para revolucionar lo que hay y definir lo que vendrá.

Ver los
comentarios



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *