diciembre 5, 2022

Zelenski visita Jersón y denuncia que Rusia ha cometido, al menos, 400 crímenes de guerra


Mientras cada vez son más patentes los llamamientos desde Occidente y la ONU a una salida al actual conflicto en Ucrania y, según la prensa rusa, hay ya conversaciones en curso en Turquía entre Rusia y Estados Unidos para concretar un plan de paz, Kiev sigue recibiendo el apoyo de Estados Unidos, la Unión Europea y la OTAN en su lucha por recuperar las zonas del país ocupadas por las tropas rusas. Al respecto se expresaron este lunes el jefe de la Diplomacia Europea, Josep Borrell, y el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg.

El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, visitaba por sorpresa la ciudad de Jersón, liberada por su Ejército el viernes, y aseguró que seguirán con la contraofensiva hasta recuperar el resto de las regiones ocupadas por las tropas rusas. Pero señaló la paz como el principal objetivo a alcanzar. «Estamos avanzando. Estamos preparados para la paz, la paz en todo el país», manifestó Zelenski. Aseguró también que no existe intención de avanzar en territorio ruso. «No iremos hacia Moscú, no nos interesan los territorios de otro país», señaló el presidente ucraniano.

La recomendación de mostrarse más proclive a unas negociaciones con Moscú que propicien el final de la guerra se la dio en Kiev a Zelenski directamente el asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Jake Sullivan, el pasado 4 de noviembre. El presidente ucraniano recibió entonces una fórmula para una vía de negociación con el Kremlin. Según la CNN, Washington lleva semanas tratando de convencer a Kiev para que demuestre su disposición a reanudar las conversaciones con Moscú. La parte estadounidense justificó tal petición en el hecho de que el apoyo público a Ucrania y a su resistencia armada ante la agresión podría debilitarse en los EEUU si no se vislumbra el final del conflicto.

No obstante, Estados Unidos, a través de su presidente, Joe Biden, su secretario de Estado, Antony Blinken, y de otros altos funcionarios siguen prometiendo prestar apoyo a Kiev en armas y financieramente, lo mismo que la OTAN y gran parte de la Unión Europea. También estiman que no podrá haber un acuerdo de paz real sin la retirada de las tropas rusas de suelo ucraniano. En la misma línea se ha expresado el secretario general de la ONU, António Guterres, y hasta el líder turco, Recep Tayyip Erdogan.

Según el canal de Telegram ‘General SVR’, que asegura tener fuentes solventes en el entorno del Kremlin, en la mesa del despacho del presidente Vladímir Putin hay ya un plan de paz de Occidente que dejaría en manos de Rusia durante siete años la península de Crimea, pero tendría que devolver a Ucrania los otros cuatro territorios anexionados el pasado 30 de septiembre. Como mucho, se aceptaría celebrar de nuevo referendos en Donetsk y Lugansk bajo supervisión internacional para una posible autonomía, pero nunca dentro de Rusia.

En este contexto, según escribía el diario ruso Kommersant, están reunidos en Ankara representantes rusos y estadounidenses en el primer intento desde enero de llegar a un acuerdo para desactivar el conflicto ucraniano. El periódico ruso sostiene que entre los presentes por parte de Moscú estaba presente el director del Servicio Exterior de Inteligencia ruso (SVR), Serguéi Narishkin. Habría acudido también al encuentro, de acuerdo con otras fuentes, el director de la CIA, Bill Burns. El portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov, dijo no poder «confirmar ni desmentir» la existencia de tales negociaciones. Tampoco las autoridades turcas quisieron hacer comentarios.

Pero el viceministro de Exteriores ruso, Alexánder Grushkó, advirtió que la retirada de las tropas rusas de Ucrania es «inaceptable» para Moscú como condición previa para iniciar las negociaciones. «Nuestro presidente ha dicho en repetidas ocasiones que estamos preparados para negociar, pero estas negociaciones deben tener en cuenta la situación sobre el terreno», subrayó Grushkó en referencia a que lo realista es admitir que lo que ya está ocupado por las tropas rusas no será devuelto.

Sin condiciones

Las palabras de Grushkó fueron inmediatamente contestadas por el portavoz del Ministerio de Exteriores de Ucrania, Oleg Nikolenko, al señalar que «Rusia no está en posición de dictar sus condiciones». «La fórmula de paz de Ucrania sigue sin cambios: Fin inmediato de la guerra, retirada de todas las tropas rusas, restablecimiento de la integridad territorial ucraniana, compensación por los daños causados y entrega de garantías efectivas para la no repetición de la agresión», indicó Nikolenko, quien opina además que «bajo otras condiciones, lograr una paz duradera sería imposible».

En relación con el posible inicio de conversaciones de paz, Borrell insistió en Bruselas en que será Ucrania «la que decida qué hacer (…) nuestro deber es apoyarles». El ministro finlandés de Exteriores, Pekka Haavisto, por su parte, cree también que «el momento de las negociaciones es algo que tiene que definir Ucrania». A su juicio, antes de ello, «los acuerdos finales entre Ucrania y Rusia se podrán alcanzar cuando Rusia se retire de las zonas que han sido ocupadas».

Desde Holanda, con quien se reunió con sus ministros de Exteriores y Defensa, Stoltenberg dijo que «depende de Ucrania decidir. Son ellos los que deben pagar: están pagando el precio más alto en términos de vidas perdidas y daños al país. Por lo tanto, corresponde a Ucrania decidir qué términos son aceptables para ellos, nosotros debemos apoyarlos y maximizar la probabilidad de un resultado aceptable». Según sus palabras, tales decisiones no se van a tomar «ni en Bruselas ni en ninguna capital de la OTAN». «La mayoría de las guerras terminan en algún momento alrededor de la mesa de negociaciones. Pero lo que sucede en la mesa está fundamentalmente ligado a la situación en el campo de batalla», destacó Stoltenberg admitiendo así la necesidad de seguir apoyando militarmente a Kiev.

Zelenski agradeció a Occidente esta ayuda militar mientras se escuchaban explosiones cerca de Jersón. Dijo que decidió desplazarse a la ciudad recién liberada porque «necesitamos apoyar a la gente de Jersón para que sientan que no solo hablamos o prometemos cosas, sino que realmente hemos regresado a Jersón, hemos levantado realmente aquí nuestra bandera», ceremonia que tuvo lugar frente al edificio de la Administración regional con las tropas formadas mientras sonaba el himno nacional.

El jefe del Estado ucraniano afirmó que Rusia «ha demostrado al mundo que puede matar, pero todos nosotros, nuestras fuerzas armadas, nuestra guardia nacional y los servicios de inteligencia han demostrado que es imposible matar a Ucrania«. Zelenski saludó a los militares y a la gente mientras le gritaban ¡Gloria a Ucrania!». Desde Moscú, preguntado sobre la visita de Zelenski, Peskov dijo que «no vamos a hacer ningún comentario, ustedes saben muy bien que -Jersón- es territorio de la Federación Rusa».



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *