diciembre 7, 2022

Bosch da el salto a la computación cuántica de la mano de IBM


Bosch ha firmado un ambicioso acuerdo de colaboración en lo que se refiere a computación cuántica con el gigante tecnológico IBM, uno de los grandes desarrolladores de esta tecnología. «Se trata de una colaboración de I+D con un horizonte temporal de 10 años», afirmó el consejero delegado de la empresa alemana, Stefan Hartung. «Y queremos estar presentes en su desarrollo, aunque se trate de una visión muy de futuro».

Este anuncio se enmarca dentro de la inversión de 10.000 millones que irían a destinar a digitalización y conectividad hasta 2025, de los cuales un 66% irán a parar a «nuevas y prometedoras tecnologías», entre las que se incluye, por supuesto, la computación cuántica.

Esta, considerada la próxima frontera de la informática, supone, teóricamente, una capacidad de procesamiento exponencialmente más poderosa que los ordenadores actuales, basados en código binario. Sin embargo, presenta sus propios problemas, como la gestión de una cantidad ingente de datos o unos requisitos de funcionamiento muy estrictos, como el hacerlo cerca del cero absoluto o en condiciones de vacío.

Para Bosch, el mayor proveedor de componentes de automoción del mundo, la capacidad de estos nuevos ordenadores permitirá usarlo como simulador virtual para la construcción de los sistemas de propulsión eléctricos –ya sean baterías, imanes o pilas de combustible– e intentar suplir la necesidad de tierras raras.

Esto, por supuesto, permitirá llegar a un ahorro de costes en la producción de estos elementos y reducir el impacto medioambiental en su fabricación, lo que garantizaría su suministro durante más tiempo. Bosch estima que el mercado total de la computación cuántica podría suponer entre 850.000 millones y un billón de dólares en 2035.

Sin embargo, aún se trata de una solución conceptual, para la que se usarán los ordenadores de IBM en EEUU. «No tenemos la necesidad de construir nuestro propio computador», afirmó Hartung, «pero es cierto que, en este mundo, es imposible llegar a desarrollar tecnología tan avanzada sin acuerdos de cooperación. El nuestro es simplemente un ejemplo más de la colaboración entre dos empresas».

Poco futuro para la conducción autónoma

Tras la salida de Ford y Volkswagen de su joint-venture de conducción autónoma, Argo AI, las dudas sobre esta tecnología han vuelto a relucir. «Se trata de un problema del mundo abierto», sentenció Hartung. «Tenemos sistemas autónomos que funcionan en espacios cerrados, pero sacarlos al mundo real supone enfrentarse a situaciones complejas, para las cuales no están preparados aún».

«En la próxima generación de vehículos se comenzará a ver el desarrollo de los sistemas actuales de asistencia a la conducción de nivel 2 y 3», afirmó el directivo en su feria anual Bosch Connected World, celebrada el pasado día 9 en Berlín. En ella, el fabricante de componentes presentó sus últimos desarrollos en lo que se refiere a computación en la nube, pilas de hidrógeno para energía doméstica o un nuevo sistema de gestión de flotas desarrollado de la mano de Amazon Web Services.

Uno de los temas más debatidos en las ponencias fue, precisamente, la conducción autónoma y, aunque los participantes estuvieran de acuerdo en que «hay dinero por hacerse en ese segmento», para Hartung, «existen pocos casos de negocio de momento para una conducción completamente automatizada».



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *