diciembre 3, 2022

Una mujer de Texas casi pierde la vida por no poder abortar


(CNN) — Otra mujer reveló desgarradores detalles de cómo la decisión de la Corte Suprema de hace cuatro meses de anular el fallo del caso Roe contra Wade puso su vida en peligro.

CNN ha contado las historias de varias mujeres: una de Houston, otra del centro de Texas y otra de Cleveland, y lo que tuvieron que hacer para obtener abortos médicamente necesarios.

Ahora, una mujer de Austin, Texas, ha salido a la luz porque estuvo a punto de morir al no poder conseguir un aborto a tiempo.

Esta es su historia.

La pérdida de un bebé “milagroso”

Amanda Eid y Josh Zurawski, ambos de 35 años, se conocieron en 1991 en el preescolar Aldersgate Academy de Fort Wayne, Indiana y salieron juntos en el bachillerato.

“Josh siempre me dice que está enamorado de mí desde que teníamos 4 años”, dice Amanda.

Hace tres años se casaron en Austin, Texas, donde ambos trabajan en el sector de la alta tecnología.

Intentaron tener una familia pero no lo consiguieron. Amanda se sometió a tratamientos de fertilidad durante un año y medio y finalmente se quedó embarazada.

mujer texas aborto

Amanda Eid se quedó embarazada tras un año y medio de tratamientos de fertilidad. Crédito: Cortesía de Amanda Zurawski

“Muy emocionada de compartir que el bebé Zurawski se espera para finales de enero”, compartió Amanda en Instagram en julio. La publicación incluía una foto de ella y su marido con gorras de “mamá” y “papá”, Amanda sosteniendo una tira de fotos de la ecografía de su bebé.

“El hecho de que lográramos el embarazo era un milagro, y estábamos muy contentos”, dijo.

Pero entonces, a las 18 semanas, apenas cuatro meses de su embarazo, Amanda comenzó el trabajo de parto.

El líquido amniótico del que dependía su bebé se estaba derramando. Dice que su médico le dijo que el bebé no sobreviviría.

“Nos enteramos de que íbamos a perder a nuestro bebé”, dice Amanda. “Mi cuello uterino se estaba dilatando completamente 22 semanas antes de tiempo, y yo iba a abortar inevitablemente”.

Ella y Josh rogaron al médico que viera si había alguna forma de salvar al bebé.

“No paraba de preguntar: ‘¿no hay nada que podamos hacer? Y la respuesta fue ‘no'”, dijo Amanda.

Las leyes antiabortistas de Texas

Cuando a una mujer se le rompe la fuente, corre un alto riesgo de sufrir una infección mortal. Aunque el bebé de Amanda y Josh, al que llamaron Willow, iba a morir con toda seguridad, todavía tenía latido, por lo que los médicos dijeron que, según la ley de Texas, no podían interrumpir el embarazo.

“Mi médico me dijo: ‘Bueno, ahora mismo tenemos que esperar, porque no podemos inducir el parto, aunque es 100% seguro que vas a perder a tu bebé'”, cuenta Amanda. “[Los médicos] no pudieron hacer su trabajo por la forma en que están escritas las leyes en Texas”.

La ley de Texas permite el aborto si la madre “tiene una condición física que pone en peligro la vida, agravada, causada o derivada de un embarazo que pone a la mujer en riesgo de muerte o supone un grave riesgo de deterioro sustancial de una función corporal importante”.

Pero los legisladores de Texas no han explicado con exactitud lo que esto significa, y un médico que infrinja la ley puede enfrentarse a la pérdida de su licencia médica y a una posible condena a cadena perpetua.

“Son extremadamente vagas”, dijo Katie Keith, directora de la Iniciativa de Derecho y Política Sanitaria del Centro de Derecho de la Universidad de Georgetown. “No detallan exactamente las situaciones en las que se puede practicar un aborto”.

En septiembre, CNN se puso en contacto con 28 legisladores de Texas que patrocinaron la legislación antiaborto, pidiéndoles su respuesta a las historias de CNN sobre la mujer de Houston y la mujer del centro de Texas.

Solo un legislador respondió.

“Como cualquier otra ley, hay consecuencias no deseadas. No queremos ver ninguna consecuencia no deseada; si lo hacemos, es nuestra responsabilidad como legisladores arreglar esos defectos”, escribió el senador estatal Eddie Lucio, que dejará el Senado a finales de este año.

Los Zurawski participaron en un anuncio de la fallida campaña de Beto O’Rourke para la gobernación de Texas.

Cuesta abajo rápidamente

Después de que se le rompiera la fuente, los médicos de Amanda la enviaron a casa y le dijeron que estuviera atenta a los signos de infección, y que solo cuando “se considerara lo suficientemente enferma como para que su vida corriera peligro” interrumpirían el embarazo, dice Amanda.

“Mi médico me dijo que podía tardar horas, días o semanas”, recuerda.

Una vez que escucharon “horas”, decidieron que no había tiempo para viajar a otro estado para abortar.

“El estado ‘santuario’ más cercano está a por lo menos ocho horas de viaje”, escribió Amanda en un ensayo online en The Meteor. “Desarrollar una sepsis, que puede matar rápidamente, en un auto en medio del desierto del oeste de Texas, o a 30.000 pies de altura, es una sentencia de muerte”.

Así que esperaron en Texas.

El 26 de agosto, tres días después de romper aguas, Amanda se encontró temblando en el calor de Texas.

“Teníamos una ola de calor, creo que estábamos a 40 °C ese día, y yo estaba helada, temblaba y me chasqueaban los dientes. Intentaba decirle a Josh que no me sentía bien, y me chasqueaban tanto que ni siquiera podía pronunciar la frase”, dijo.

Josh estaba sorprendido por el estado de su mujer.

“Ver que en cuestión de cinco minutos pasaba de una temperatura normal al estado en que se encontraba fue realmente aterrador”, dijo. “Muy rápidamente, se fue cuesta abajo muy, muy rápido. Estaba en un estado que nunca había visto”.

Josh llevó a su mujer al hospital. Su temperatura era de 38,8 °C. Estaba demasiado débil para caminar por sí misma.

Su temperatura subió a 39 °C. Finalmente, Amanda estaba lo suficientemente enferma como para que los médicos consideraran legalmente seguro interrumpir el embarazo, dijo.

“Tenía mucho miedo de perderla”

Pero Amanda estaba tan enferma que los antibióticos no pudieron detener la infección bacteriana que asolaba su cuerpo. Una transfusión de sangre tampoco la curó.

Unas 12 horas después de interrumpir su embarazo, los médicos y las enfermeras inundaron su habitación.

“Hubo mucho alboroto, y dije: ‘qué está pasando’, y me dijeron: ‘te vamos a trasladar a la Unidad de Cuidados Intensivos’, y dije: ‘por qué’, y me dijeron: ‘estás desarrollando síntomas de sepsis'”, relató.

La sepsis, la respuesta extrema del cuerpo a una infección, es una emergencia médica que pone en peligro la vida.

La presión arterial de Amanda cayó en picada. Sus plaquetas bajaron. No recuerda mucho de esa época. Pero Josh sí.

“Fue realmente aterrador ver cómo Amanda colapsaba”, dijo. “Tenía mucho miedo de perderla”.

Los familiares volaron desde todo el país porque temían que fuera la última vez que verían a Amanda.

Los médicos le insertaron una vía intravenosa cerca del corazón para suministrarle antibióticos y medicamentos para estabilizar su presión arterial. Finalmente, Amanda se recuperó y sobrevivió.

“Leyes bárbaras”

Pero su calvario médico no ha terminado.

El útero de Amanda quedó marcado por la infección y es posible que no pueda tener más hijos. Recientemente se ha sometido a una operación para reparar las cicatrices, pero no está claro si tendrá éxito.

Esto hace que los Zurawski estén asustados y furiosos por la posibilidad de no poder tener nunca una familia por culpa de una ley de Texas.

“Esto no tenía que ocurrir”, dijo Amanda. “Eso es lo más exasperante de todo esto, es que no teníamos que – no deberíamos haber tenido que – pasar por todo este trauma”.

Los Zurawski dicen que los políticos que votaron a favor de la ley antiaborto se llaman a sí mismos “provida”, pero ellos no lo ven así.

“Amanda estuvo a punto de morir. Eso no es estar a favor de la vida. Amanda tendrá problemas en el futuro para tener más hijos. Eso no es provida”, dijo Josh.

“Nada de esto se siente provida”, añadió su esposa.

En muchos sentidos, Amanda se siente afortunada. Se pregunta si estaría viva hoy si no fuera por su marido, que la llevó rápidamente al hospital y se aseguró de que recibiera la mejor atención posible. Además, tienen un buen trabajo con un buen seguro médico y viven en una gran ciudad con una asistencia sanitaria de alta calidad.

“Todas estas cosas que tenía a mi favor, y aún así, este fue el resultado”, dijo.

Ella y Josh se preocupan por las mujeres de las zonas rurales, o las mujeres pobres, o las madres jóvenes y solteras de estados como Texas. ¿Qué les pasaría a ellas, teniendo en cuenta lo que le ocurrió a Amanda?

“Estas leyes bárbaras le impidieron recibir cualquier tipo de atención sanitaria cuando la necesitaba, hasta que estuvo en un momento en que su vida corría peligro”, dijo Josh.

— Naomi Thomas y Raenu Charles contribuyeron con este reportaje.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *