noviembre 29, 2022

“Los cielos se abren, partidos por el rayo de la grandeza”


Entre adjetivos que definieron sus cualidades humanas y lágrimas por su pérdida, fueron sepultados ayer al mediodía los restos del comunicador Roosevelt Comarazamy.

Familiares e íntimos condujeron hasta su última morada, en el Cementerio Cristo Redentor, al destacado comunicador que falleció el pasado lunes.

El periodista Osvaldo Rodríguez Suncar tuvo a su cargo las palabras de despedida en las cuales resaltó los dotes profesionales de Comarazamy y su compromiso con la sociedad.

“Hoy los cielos se abren, partidos por el rayo de la grandeza, para a continuación escuchar el trueno de una voz que jamás se apagará en nuestros corazones y en la vida de los deportistas dominicanos de más de una generación”, expresó Rodríguez Suncar durante el panegírico.

Osvaldo, quien se consideró ser alumno de don Roosevelt, destacó que el fenecido era un ejemplo como persona.

Los cielos se abren, partidos por el rayo de la grandeza
ROOSEVELT COMARAZAMY

“Roosevelt es el más brillante concepto de lo que implica el deber de informar, comunicar y por medio a ello convertirse en la leitmotiv (imagen) del ejercicio periodístico, ser un guía de conducta y hoy reverenciamos una conducta ejemplar. Reverenciamos la calidad de un gran profesional y mejorser humano”, continuó diciendo Rodríguez Suncar.

También te podría interesar: Roosevelt recibe una gran manifestación de amistad

Indicó que Comarazamy con su comportamiento se dejó querer, deleitando a cada dominicano con su peculiar forma de comunicar y manejarse.

“Es la voz de la dignidad que implica el compromiso frente a la familia primero y frente a la sociedad después. Esa inmensa familia se hizo aun más grande con su actitud y abarcó a todo dominicano, a todo el que le conoció y a todo aquel que la escuchó”, resaltó Osvaldo, quien señaló que es un testimonio del amor al prójimo que profesaba don Roosevelt.

Rodríguez Suncar definió a su mentor como humilde, decoroso, digno, bondadoso y brillante.

“Hoy todos nos congratulamos con saber que cada uno de nosotros fue parte de su pensamiento, el más lúcido pensamiento del ejercicio profesional de un periodista deportivo”, agregó.

Osvaldo no pudo contener sus lágrimas mientras expresaba el orgullo que sentía al tener las palabras de despedida de don Roos.

¡You are a boy baby! (tu eres un muchacho bebé), frase que utilizaba constantemente Comarazamy para resaltar las cualidades de una persona.

Rubelín

Rubelín, hijo de Roosevelt, agradeció a los presentes por el apoyo mostrado hacia su familia durante el penoso momento por el que atraviesan.





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *