diciembre 5, 2022

inteligencia de EE.UU. sugiere que Rusia pospuso el anuncio de la retirada de Jersón hasta después de las elecciones intermedias


(CNN) — Estados Unidos tiene información de que Rusia pudo haber retrasado el anuncio de su retirada de la ciudad ucraniana de Jersón en parte para evitar dar al Gobierno de Joe Biden una victoria política antes de las elecciones intermedias, según cuatro personas familiarizadas con los servicios de inteligencia.

Altos funcionarios rusos consideraron las elecciones estadounidenses como un factor durante las deliberaciones sobre el anuncio de la retirada, dijo una persona familiarizada con los servicios de inteligencia. Esperar hasta después de las elecciones de Estados Unidos fue siempre una “condición preplaneada” de la retirada rusa de Jersón, dijo a CNN una segunda persona familiarizada con la inteligencia.

Sin embargo, la elección no fue ni mucho menos la única consideración en la retirada de Rusia, dijeron los funcionarios. Los analistas militares afirman que Rusia tenía pocas opciones operativas y que llevaba semanas preparándose para retirarse, lo que llevó a los funcionarios estadounidenses a preguntarse cuándo reconocerían oficialmente los rusos la retirada.

Aunque la información no es una evaluación formal de las intenciones de Rusia, es una señal de que este país tiene un interés continuado en influir en el panorama político de Estados Unidos, aunque las fuentes dijeron que Rusia probablemente calculó mal el impacto que tal anuncio tendría en las elecciones.

“Dudo que los estadounidenses se hayan dado cuenta realmente”, dijo otra fuente familiarizada con los servicios de inteligencia occidentales.

El presidente Joe Biden pareció insinuar la semana pasada que Estados Unidos creía que el momento del anuncio de Rusia era algo más que una mera coincidencia.

“Me parece interesante que hayan esperado hasta después de las elecciones para emitir ese juicio, algo que sabíamos desde hace tiempo que iban a hacer, y es una prueba del hecho de que tienen algunos problemas reales los militares rusos”, dijo Biden en una conferencia de prensa el pasado miércoles.

Biden también dijo que espera que, una vez pasadas las elecciones, los rusos estén más dispuestos a negociar la liberación de los ciudadanos estadounidenses detenidos en Rusia, entre ellos Brittney Griner y Paul Whelan. Después de las elecciones intermedias, el abogado de Griner anunció que la estrella del baloncesto estadounidense sería trasladada a una colonia penal rusa donde debe cumplir el resto de una condena de nueve años por contrabando de drogas que fue confirmada a finales de octubre.

El director de la CIA, Bill Burns, estuvo este lunes en Ankara hablando de los presos estadounidenses con su homólogo ruso, según informó el Consejo de Seguridad Nacional (NSC), aunque la mayor parte de la discusión se centró en la gestión del riesgo que suponen las armas nucleares. El NSC declinó hacer comentarios para este artículo.

Los datos de inteligencia que sugieren que Rusia quería evitar dar a la administración demócrata y al Congreso noticias positivas en vísperas de las elecciones se suman a un creciente conjunto de pruebas de que Rusia está apostando a que un Estados Unidos dirigido por los republicanos ofrecerá menos apoyo a Ucrania.

El líder de la minoría en la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, lo insinuó en recientes entrevistas, en las que dijo a CNN que una Cámara republicana supervisaría y controlaría más estrechamente el dinero y las armas que fluyen hacia Kyiv. Algunos republicanos dicen que sus comentarios públicos se han sacado de contexto y que el apoyo militar a Ucrania seguirá siendo elevado independientemente de quién controle la Cámara Baja. Sin embargo, en el seno del Partido Republicano siguen existiendo críticos del apoyo de Estados Unidos a Ucrania, como la representante de Georgia, Marjorie Taylor Greene, y JD Vance, el nuevo senador republicano de Ohio.

“Aunque sigue habiendo un sólido acuerdo bipartidista sobre Ucrania, el partido que ha apoyado mucho más vocalmente es el Partido Demócrata, y en particular el Gobierno de Biden”, dijo una de las personas familiarizadas con la inteligencia.

Yevgeny Prigozhin, oligarca vinculado al Kremlin, pareció confirmar la semana pasada lo que la comunidad de inteligencia de Estados Unidos sabe desde hace años: que el Gobierno ruso buscó apoyar la campaña presidencial del republicano Donald Trump en las elecciones de 2016 y 2020 porque lo consideraba más amigable con sus intereses.

“Interferimos, interferimos e interferiremos” en las elecciones estadounidenses, dijo en Telegram Prigozhin, que dirige la Internet Research Agency, una granja de troles desplegada durante las pasadas elecciones estadounidenses para difundir desinformación.

Según investigadores privados, los presuntos agentes rusos también utilizaron plataformas de medios de comunicación de extrema derecha para denigrar a los candidatos demócratas en un puñado de estados disputados en la semana previa a las elecciones intermedias de este año.

Sin embargo, varios funcionarios estadounidenses y del Congreso que rastrean las operaciones de influencia rusas dicen que, si Rusia decidió hacer coincidir su retirada oficial de Jersón con las elecciones intermedias de Estados Unidos, es probable que haya sobrestimado el grado de interés de los estadounidenses por las batallas individuales en Ucrania. Esto demuestra una falta de sofisticación en las operaciones de información de Rusia, dijeron estas fuentes.

“A pesar de todo el alboroto sobre sus operaciones de información y la intromisión política, todavía no son tan buenos en el gran panorama”, dijo la fuente familiarizada con la inteligencia occidental. “Hay un malentendido cultural realmente fundamental allí”.

El propio presidente de Rusia, Vladimir Putin, no anunció la retirada -que Rusia ha calificado de “maniobra” y no de “retirada”- distanciándose de lo que se convirtió en una profunda vergüenza para los militares rusos. La retirada ha sido muy criticada en los blogs rusos proguerra.

“Un anuncio como este –no importa cómo Rusia trate de darle la vuelta– sigue siendo claro que están renunciando a la única capital de provincia que tomaron durante la invasión”, dijo una de las personas familiarizadas con la inteligencia. “Así que es una tonelada de huevo en su cara”.

Sean Lyngaas, de CNN, contribuyó al informe.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *