noviembre 26, 2022

Los republicanos esperaban ganar entre los votantes latinos: ¿qué ha sucedido?


(CNN) — Los republicanos esperaban obtener victorias tan grandes entre los votantes latinos en 2022, extendiendo su avance de hace dos años, que podrían realinear el panorama político en varios estados en disputa, y el mapa presidencial, a su favor.

Aunque el gobernador de Florida, Ron DeSantis, cumplió con esas esperanzas, obteniendo el triunfo en condados con gran presencia de latinos que ningún candidato republicano a gobernador o presidente había ganado en una generación, otros republicanos no pudieron seguirle el ritmo.

Incluso con muchas contiendas aún por decidir, los sondeos a boca de urna y los resultados en algunas carreras clave de la Cámara de Representantes mostraron que el partido mejoró en los márgenes, pero no dio el salto entre los votantes latinos que los estrategas del Partido Republicano buscaban. Los resultados de las elecciones a la Cámara de Representantes en California y Nueva York, así como las elecciones al Senado y a la gobernación en Arizona y Nevada, desempeñarán un papel clave para determinar la importancia de los pequeños cambios de este año hacia el Partido Republicano.

Los demócratas ganaron dos de las tres elecciones al Congreso en el sur de Texas, todas en el Valle del Río Grande, que fueron ampliamente consideradas como un indicador de si el Partido Republicano podría aprovechar las ganancias del expresidente Donald Trump en 2020 en un área históricamente demócrata.

republicanos

(Crédito: Joe Raedle/Newsmakers)

El representante Henry Cuellar, el demócrata más conservador de la Cámara, obtuvo una victoria de dos dígitos en el Distrito 28, que se extiende desde San Antonio hasta su ciudad natal de Laredo. Y en el Distrito 34, en el extremo sureste del estado, otro distrito fronterizo que incluye McAllen, Harlingen y Brownsville, el representante demócrata Vicente González, que se presentaba en un nuevo distrito, obtuvo una clara victoria sobre la representante republicana Mayra Flores, que ganó una elección especial este año con las antiguas líneas de distrito.

“La OLA ROJA no se produjo. Los republicanos e independientes se quedaron en casa”, tuiteó Flores en la madrugada de este miércoles.

La única victoria del Partido Republicano en la región fue la de Mónica De La Cruz, que ganó en el vecino Distrito 15, que fue trazado en el proceso de redistribución de distritos del año pasado para ser un escaño de tendencia republicana pero competitivo.

(Crédito: CHRIS DELMAS/AFP via Getty Images)

Los demócratas consideraron sus victorias en la región, después de un diluvio de gastos republicanos en las tres carreras, como una señal de que el partido había frenado al Partido Republicano en el Valle del Río Grande, mayoritariamente hispano, después de 2020.

“Incluso con estas grandes inversiones, demostramos al Partido Republicano que el sur de Texas no es su hogar”, dijo González en su fiesta de victoria, informó el Texas Tribune.

Los latinos no son un monolito, y el sur de Texas, al igual que Florida, no es una ventana perfecta a la población latina más amplia. Los votantes allí son típicamente más conservadores culturalmente, una realidad que explica la supervivencia de Cuellar a pesar de dos primarias muy reñidas contra un retador progresista y una dura elección general mientras está bajo la nube de una investigación del FBI. (En abril, el abogado de Cuéllar dijo que las autoridades federales le dijeron que su cliente no era objeto de la investigación).

En todo el país, los demócratas se ganaron a los votantes latinos, el 60% frente al 39% de los republicanos, según los sondeos a boca de urna realizados por Edison Research para CNN y otras cadenas de noticias. Esto supone una ligera mejora para los republicanos con respecto a 2020.

El mejor resultado de los demócratas fue entre los latinos más jóvenes y las mujeres, mientras que a los republicanos les fue mejor con los hombres y los votantes de más edad.

Los sondeos a boca de urna mostraron que los demócratas dominaron entre el 75% de los votantes latinos que dijeron que el aborto debería ser legal, ganando ese grupo por 58 puntos porcentuales. El partido también evitó culpar masivamente a una economía que el 69% de los latinos dijo que era regular o mala, ganando a esos votantes por 12 puntos porcentuales.

republicanos

(Crédito: GREGG NEWTON/AFP via Getty Images)

Pero la pregunta más importante sobre las tendencias a largo plazo de los votantes latinos es si un cambio marginal a favor del Partido Republicano este año será lo suficientemente significativo como para cambiar el panorama político de los estados presidenciales indecisos como Arizona y Nevada, que, como Texas, tienen grandes poblaciones latinas, en gran parte de ascendencia mexicana.

Esa pregunta aún no puede responderse: ambos estados todavía están contando los votos en las reñidas elecciones a gobernador y al Senado.

El mayor motivo de celebración para los republicanos, y quizá uno de los resultados más importantes de las elecciones intermedias de este año, podría ser que DeSantis, ampliamente considerado como un posible aspirante a la presidencia en 2024, obtuvo una victoria tan dominante en Florida que los demócratas sugirieron abiertamente que el estado está ahora efectivamente fuera de la lista de campos de batalla presidenciales.

El resultado más llamativo de su aplastante victoria sobre el demócrata Charlie Crist, y que demostró la amplitud del atractivo de DeSantis a los ojos de los votantes del estado del sol, se produjo en el condado Miami-Dade, que es ampliamente hispano, en particular de herencia cubana, e históricamente una gran fuente de votos demócratas.

Los republicanos habían tenido avances allí en los últimos años: Hillary Clinton derrotó a Trump allí por 29 puntos porcentuales en 2016. A DeSantis le fue ligeramente mejor en las elecciones a gobernador de 2018, perdiendo el condado por 21 puntos. Trump hizo incursiones allí en 2020, perdiendo por solo 8 puntos. Pero un candidato republicano a gobernador no había ganado realmente el condado Miami-Dade desde Jeb Bush en 2002.

La realidad política es clara: los demócratas no tienen un camino realista hacia la victoria en las carreras estatales en Florida sin grandes victorias en el condado Miami-Dade. Esa realidad hace que el resultado del condado sea un signo de exclamación en una actuación dominante del Partido Republicano en el estado.

También hubo otras señales importantes en Florida: otro bastión demócrata tradicional ganado por DeSantis fue el condado Osceola, un condado mayoritariamente latino al sur de Orlando con una población fuertemente puertorriqueña.





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *