diciembre 5, 2022

El impulso de la candidatura de DeSantis para 2024 se dispara tras la contundente victoria en Florida


Tampa, Florida (CNN) — En medio de la creciente charla sobre su futuro político y frente a los recientes arrebatos dirigidos a él de un Donald Trump cada vez más agitado, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, rara vez se involucró en la especulación o en las peleas. Insistió en que una declaración de victoria en su candidatura para un segundo mandato debía preceder a cualquier discusión sobre 2024.

Este martes por la noche, esa declaración llegó en forma de una victoria aplastante de 19 puntos sobre el demócrata Charlie Crist, la victoria más abultada de un candidato republicano a gobernador en la historia de Florida y una diferencia que empequeñece la propia victoria de Trump en el Estado del Sol en 2020.

A los pocos minutos del cierre de las urnas, la fiesta de la noche electoral en Tampa de DeSantis estalló de euforia cuando la totalidad y la amplitud de su rotundo desempeño comenzaron a cristalizarse. DeSantis había convertido en rojos condados que antes eran sólidamente azules, había ganado a la mayoría de los votantes latinos y había llevado en sus faldas a los candidatos republicanos de todos los rincones del estado.

“No solo hemos ganado las elecciones, hemos reescrito el mapa político”, declaró DeSantis a sus partidarios antes de que lloviera confeti sobre él y su familia. Algunos en la multitud le instaron a considerar una candidatura a la Casa Blanca coreando: “¡Dos años más!”.

El resultado en Florida fue un punto brillante para los republicanos, que por lo demás esperaban una ola roja que nunca llegó y vieron cómo los candidatos apoyados por Trump se tambaleaban en campos de batalla clave. Y la reacción dentro del Partido Republicano no ha hecho más que alimentar el impulso para que DeSantis se postule a la presidencia y se enfrente a Trump el próximo año.

“DeFuture”, rezaba este miércoles la portada de New York Post, propiedad del magnate de los medios conservadores Rupert Murdoch.

Los republicanos se sienten especialmente alentados por el resultado en el condado de Miami-Dade, de mayoría latina, donde DeSantis obtuvo el 55% de los votos, por lo que podría sugerir sobre la capacidad del gobernador para comprometerse con las comunidades latinas de todo el país y transmitirles su mensaje. Un candidato a gobernador del Partido Republicano no había ganado el condado en dos décadas. Una encuesta a pie de urna de CNN mostró a DeSantis con una ventaja de 18 puntos sobre Crist entre los votantes latinos de Florida, un retroceso respecto a su primera campaña para gobernador hace cuatro años.

¿Cuánto cuesta postularse para el Senado de EE.UU.? 1:08

Dentro de Florida, los aliados de DeSantis ya se están agrupando sobre lo que viene después. Incluso antes del día de las elecciones, había una fuerte sensación entre aquellos en su órbita de que DeSantis probablemente lanzaría una campaña presidencial independientemente de si Trump hizo lo mismo. Múltiples fuentes dijeron a CNN que DeSantis en los últimos meses ha sugerido en privado a los donantes que la división de Trump es un obstáculo para la promulgación de las prioridades conservadoras, un marcado cambio en la forma en que el gobernador ha discutido su antiguo aliado.

Después de este martes, más republicanos han hecho público que la influencia del expresidente está arrastrando al partido. Una fuente cercana a la operación política de DeSantis dijo a CNN que esperaba que el gobernador tomara una decisión “poco después de la inauguración” en enero, aunque puede que no la haga pública.

DeSantis, agregó la fuente, “debe tomar medidas” y capitalizar el revés de Trump en la mitad de las elecciones.

Sin embargo, el momento de lanzar la campaña en 2024, si es que lo hace, sigue en el aire. Cuando surgieron los primeros informes de que Trump tenía la intención de poner en marcha su campaña presidencial a mediados de noviembre, los que están en el círculo de DeSantis se prepararon para la posibilidad de un cambio rápido de las elecciones de mitad de período a un enfrentamiento en las primarias presidenciales. Ahora, varios consultores en Florida dicen que DeSantis probablemente no saltará formalmente al campo presidencial hasta después de que los legisladores estatales se reúnan para su sesión legislativa anual. Eso pondría a DeSantis en una línea de tiempo de un anuncio en mayo o junio.

“Construir la anticipación”, dijo un recaudador de fondos republicano de larga data con conocimiento de la operación de DeSantis. “Creo que DeSantis controla el marco de tiempo. Por mucho que todo el mundo anticipe las cosas y quieras moverte rápidamente, él manda ahora”.

Incluso aquellos con acceso a DeSantis advierten que no ha llegado a una decisión final sobre su futuro y dicen que ha mantenido un círculo cerrado mientras sopesa sus opciones. El grupo de expertos del gobernador es notoriamente pequeño. Está formado por él mismo y su esposa, Casey. Pero las fuentes dijeron que los DeSantises también son muy conscientes de que tiene una ventana para hacer un movimiento en 2024, y aunque se amplió después de este martes, podría no permanecer abierta para siempre.

“Tiene un momento”, dijo un encuestador del Partido Republicano a la CNN antes del día de las elecciones. “Podría surgir algo en un segundo mandato que lo derribe”.

La intriga en torno a un potencial enfrentamiento Trump-DeSantis llegó este miércoles a la Casa Blanca. Preguntado por cuál de los dos rivales republicanos sería el competidor más duro en 2024, el presidente Joe Biden comentó: “Sería divertido verlos enfrentarse”.

Planeando carne roja para la primavera

Múltiples fuentes dijeron a CNN que DeSantis orquestará una sesión legislativa llena de prioridades conservadoras que pueda llevar a las primarias presidenciales del Partido Republicano. Los republicanos ganaron una supermayoría en ambas cámaras de la legislatura de Florida este martes, lo que permitió a DeSantis cumplir con las promesas de restringir aún más el aborto y facilitar el porte de armas de fuego en público.

La sesión legislativa será “tan carne roja como puedas imaginar”, dijo un consultor de ese partido. “Cualquier cosa que proponga, la aprobarán y se convertirá en ley”.

El recaudador de fondos republicano dijo que “cualquier cosa ‘despierta’ que puedan encontrar para matar a su paso, lo van a hacer” y predijo que las instituciones financieras, en particular, serían un objetivo de DeSantis esta primavera.

Mientras tanto, DeSantis seguirá construyendo una operación política que ya ha demostrado que puede recaudar dinero a un ritmo impresionante. Su esfuerzo de reelección trajo más de US$ 200 millones entre sus dos comités políticos, de acuerdo con los informes financieros de la campaña estatal, tirando de dinero de los donantes con mucho dinero y los republicanos de base por igual para romper los registros nacionales de recaudación de fondos para una campaña de gobernador. Hasta el 3 de noviembre, esos comités tenían US$ 66 millones en efectivo sin gastar. CNN informó previamente que el equipo político de DeSantis ha explorado cómo transferir el dinero no utilizado a un comité federal que podría apoyar una campaña presidencial. Ese sigue siendo el plan, confirmaron las fuentes.

También se espera que continúe con los viajes políticos fuera del estado para recaudar dinero y hacer crecer su marca. Después de evitar los eventos públicos fuera de Florida durante la mayor parte de su primer mandato, DeSantis en agosto tomó la apuesta calculada para celebrar mítines en apoyo de los candidatos republicanos en algunas de las carreras más disputadas del país para el gobernador y el Senado de Estados Unidos. Siguió viajando hasta 10 días antes de las elecciones.

Sin embargo, DeSantis se ciñó en gran medida a los campos de batalla de mitad de período y evitó los estados de nominación temprana, donde las apariciones pueden desencadenar la atención presidencial. Stephen Stepanek, el presidente del Partido Republicano de New Hampshire, dijo que la operación política de DeSantis rechazó múltiples solicitudes para dirigirse a los votantes allí y el Partido Republicano estatal no ha tenido “prácticamente ningún contacto con el gobernador”.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, se une al escenario con su esposa, Casey, y sus hijos durante su fiesta de la noche de las elecciones en Tampa. (Foto: Marco Bello/Reuters)

A pesar de la expectación en torno a DeSantis, Stepanek predijo que será difícil para el gobernador de Florida superar a Trump en las primeras primarias del país en New Hampshire. La victoria de Trump en las primarias de New Hampshire de 2016 sirvió como punto de lanzamiento para que ganara la nominación del Partido Republicano.

“La gente no solo tiene todavía sus carteles de 2020, sino que tiene carteles de 2024”, dijo Stepanek. “Sigue siendo el país de Trump aquí en New Hampshire”.

‘Cuando la gente menciona a DeSantis hoy, yo recuerdo a Scott Walker’

A pesar de los vientos de cola de este martes, DeSantis se enfrenta, sin embargo, a una cuesta arriba para ganarse a los votantes de las primarias del Partido Republicano cuya lealtad a Trump no ha flaqueado.

En casa, los republicanos están divididos pero parecen favorecer a DeSantis. Mientras que el 33% de los votantes de Florida quiere ver a Trump presentarse de nuevo en 2024, el 45% dijo que DeSantis debería dar el paso, según los resultados preliminares de la encuesta a pie de urna de Florida realizada para CNN y otras cadenas de noticias por Edison Research.

JC Martin, el presidente del Partido Republicano del Condado de Polk, dijo que sería un desperdicio que DeSantis se enfrentara a Trump porque “todavía tiene mucho trabajo que hacer en Florida y es un favorito para 2028.”

“No estoy buscando una guerra partidista total en esta próxima primaria”, dijo Martin.

Pero Shawn Foster, miembro del comité estatal republicano del condado de Pasco, dijo que el Partido Republicano “necesita una nueva cara” y espera que sea DeSantis.

“Creo que el partido lo necesita, y creo que los independientes lo buscarían más”, dijo Foster.

A nivel nacional, DeSantis debe evitar la percepción de que está llegando a la cima demasiado pronto, un escollo para innumerables estrellas del GOP que llegaron antes que él.

“Cuando la gente menciona a DeSantis hoy, yo menciono a Scott Walker”, dijo Bob Vander Plaats, un influyente líder conservador en el estado de Iowa, el primero en ser nominado, a CNN a principios de este año, estableciendo comparaciones con el exgobernador de Wisconsin, que fue uno de los primeros favoritos en 2016 antes de que su campaña se estancara.

Greg Abbott y otros republicanos ganan varias elecciones en Texas 4:31

Al igual que Walker, el programa de DeSantis se ha ganado el favor de los consejos editoriales conservadores y de los grupos de reflexión de Beltway. Disfruta de las confrontaciones con los periodistas, haciendo alarde de un estilo descarado similar al que hizo que Chris Christie, de Nueva Jersey, se ganara el cariño de muchos votantes del Partido Republicano. Ha creado una maquinaria de recaudación de fondos que rivaliza con la de Jeb Bush, de Florida.

Todos esos gobernadores anteriores actuaron con ambiciones presidenciales; Trump aplastó sus sueños.

“Si de hecho vas a unas primarias presidenciales con Donald Trump y crees que vas a patearle el culo, te espera otra cosa”, dijo un consultor republicano en Florida a CNN.

Trump arremetió públicamente contra DeSantis en los últimos días del ciclo de mitad de legislatura, mientras que en privado se lamentaba de la deslealtad percibida de un antiguo discípulo político. Apodó a DeSantis “Ron DeSanctimonious” en un acto el sábado en Pensilvania y celebró un mitin en Miami dos días antes de las elecciones sin invitar al gobernador de su estado.

DeSantis se negó a participar y, en su lugar, celebró mítines competitivos en la costa opuesta de Florida.

En una entrevista antes del día de las elecciones, Trump advirtió contra un desafío de DeSantis.

“No sé si se presenta. Creo que si se presenta, podría hacerse mucho daño”, dijo Trump en una entrevista con Fox News Digital. “Creo que cometería un error. Creo que a la base no le gustaría: no creo que sea bueno para el partido… Te diría cosas sobre él que no serán muy halagadoras”.

Más tarde, Trump restó importancia a los resultados electorales de este martes, señalando que recibió “más votos” que DeSantis en Florida en 2020. Las carreras presidenciales suelen tener una participación mucho mayor que las de mitad de mandato y el margen de victoria de Trump sobre Biden fue de unos 3 puntos.

A DeSantis le resultará cada vez más difícil evitar hablar de Trump y de 2024 en las próximas semanas, aunque puede seguir intentándolo. Este miércoles por la mañana, DeSantis, con la voz ronca por el exigente programa de cierre de campaña y las celebraciones de la noche electoral, dio una conferencia de prensa para informar a los floridanos sobre la tormenta tropical Nicole.

DeSantis no mencionó los resultados de las elecciones. Y se fue sin aceptar preguntas.

Esta historia ha sido actualizada con reacciones adicionales.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *