diciembre 8, 2022

¿Por qué Qatar convirtió en un aliado importante de Estados Unidos?

[ad_1]

(CNN Español) — Durante las últimas tres décadas, y especialmente tras los atentados terroristas a las Torres Gemelas en Nueva York en 2001, el grueso de las acciones militares de Estados Unidos en el mundo se ha concentrado en Medio Oriente, y Qatar, la sede del Mundial 2022, ha tenido un rol central en estas operaciones.

Desde principios de los 2000 las Fuerzas Armadas de Estados Unidos han estado utilizando la base al-Udeid de la Fuerza Aérea de Qatar, ubicada unos 32 kilómetros al suroeste de Doha, para prestar apoyo a sus operaciones militares en la región.

Esta base ha sido clave en los esfuerzos militares de Estados Unidos en Afganistán, Iraq y Siria, entre otros países. Y en agosto de 2021, por ejemplo, fue utilizada para albergar a miles de evacuados afganos tras el retiro definitivo de Estados Unidos de Kabul.

¿Por qué hay fuerzas estadounidenses en Qatar?

La cooperación militar entre Estados Unidos y Qatar comenzó a desarrollarse durante la Guerra el Golfo (1990-1991), cuando ambos países formaron parte de la coalición militar para expulsar a las fuerzas iraquíes de Kuwait, que habían invadido este país.

Gobernado en ese momento por el emir Hamad bin Khalifa al-Thani, Qatar estaba buscando crecer en influencia y status en la región tras su independencia en 1971 del Reino Unido.

Aviones C-17 Globemaster de la Fuerza Aérea de EE.UU. en la Base Aérea de al-Udeid en Qatar, el 7 de septiembre de 2021. (Crédito: OLIVIER DOULIERY/POOL/AFP vía Getty Images)

Durante el conflicto Qatar, al igual que muchos otros países del Golfo Pérsico y la región, permitió a las fuerzas de la coalición usar su territorio y desplegó tropas contra las fuerzas iraquíes lideradas por Saddam Hussein.

En 1992, tras la guerra, Qatar y EE.UU. firmaron un acuerdo de cooperación en la defensa que se ha sido renovando y extendiendo en años posteriores, de acuerdo con un reporte del Congreso de Estados Unidos de 2014 realizado por el especialista en Medio Oriente Christopher M. Blanchard.

El actual jeque Tamim bin Hamad al Thani, quien sucedió a su padre en 2013, ha profundizado esta alianza, representada especialmente por la enorme base al-Udeid construida por Qatar en la década de 1990, con una inversión de US$ 1.000 millones —según un informe congresional—, a pesar de que el país contaba con apenas una pequeña fuerza aérea.

Blanchard dijo que esto, sin embargo, “facilitó una cooperación gradualmente más profunda con las fuerzas militares estadounidenses”.

Además de la base al-Udeid, Qatar, un país rico en hidrocarburos que cuenta con una de las mayores reservas globales de gas, ha comprado grandes cantidades de equipo militar estadounidense, como ha informado el Pentágono, incluyendo baterías de misiles antiaéreos Patriot, helicópteros de ataque, cazas F-15 y misiles antitanque Javelin, como los usados recientemente en la guerra en Ucrania.

Bases militares de EE.UU. en alerta tras acción de Irán 0:31

Al mismo tiempo, Qatar ha mantenido una política exterior de equilibrio que ha generado tensiones: su vínculo en materia de defensa con EE.UU. es profunda, mientras que al mismo tiempo ha mantenido relaciones con grupos como el palestino Hamas y los talibanes en Afganistán, buscando un rol de mediación en la región, y compite por influencia con Arabia Saudita, otro aliado de Estados Unidos.

De hecho, en 2017 Arabia Saudita y otros países del Golfo Pérsico rompieron relaciones con Qatar, al que acusaban, en parte, de apoyar al terrorismo y mantener buenas relaciones con la República Islámica de Irán.

Precisamente, Qatar se ha mantenido en una posición equidistante entre Arabia Saudita e Irán, principal rival regional del reino saudita y adversario, también, de Estados Unidos.

Aquí resulta clara la importancia estratégica de la península de Qatar, que se adentra en el Golfo Pérsico entre Arabia Saudita e Irán, país con el cual además comparte la explotación del Campo de Gas Natural del Sur de Pars.

Una enorme base en el Golfo Pérsico

Por su ubicación estratégica en el Golfo Pérsico y sus capacidades técnicas —cuenta con una de las pistas de aterrizaje más largas en la región, con capacidad para albergar bombarderos B-52–, al-Udeid se convirtió con los años en la mayor base militar de Estados Unidos en Medio Oriente, en la que están desplegados unos 11.000 soldados (incluyendo personal de la Fuerza Aérea, la Marina y el Ejército).

qatar aliado estados unidos

Tropas estadounidenses el 10 de diciembre de 2013 en la base aérea de al-Udeid, que alberga a más de 11.000 personas. (Crédito: Mark Wilson/Getty Images)

Desde allí Estados Unidos apoyó operaciones en Afganistán e Iraq tras las invasión de 2001 y 2003, pero también contra el llamado Estado Islámico (ISIS) en años más recientes. Bombarderos B-1 y B-52, cazas F-16, y aviones de transporte C-17 son parte del equipo que ha operado desde la base.

Al-Udeid alberga además al Centro de Operaciones Aéreas Combinadas (CAOCC, en inglés), que controla todos los despliegues militares de Estados Unidos Afganistán, Iraq, Siria y otros 18 países. También aliados de EE.UU., como Reino Unido, operan en la base.

El CAOCC, cuya construcción costó US$ 60 millones, concluyó en 2003. Antes de que estuviera listo, Estados Unidos lideraba sus operaciones desde una de sus bases militares en Arabia Saudita.

Además del CAOCC, al-Udeid también alberga un puesto de avanzada del Comando Central de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, y a la 379° Ala Aérea Expedicionaria.

Esta Ala Aérea, una unidad militar compuesta por varios escuadrones, cuenta con unos 100 aviones en Qatar, inclyendo aeronaves de combate, transporte, inteligencia y reabastecimiento.

Con información de Brad Lendon, Ellie Kaufman y Veronica Stracqualursi de CNN.

[ad_2]

Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *