diciembre 7, 2022

Donald Trump hizo el comentario más “trumpista” sobre las elecciones


(CNN) —  A medida que los votos de todo el país comenzaron a llegar este martes por la noche, Donald Trump dijo algo realmente inverosímil cuando se le preguntó sobre cuánto crédito o culpa debería tener por los resultados de las elecciones.

“Creo que si ganan, debería recibir todo el crédito, y si pierden, no debería ser culpado en absoluto”, dijo Trump a NewsNation, añadiendo: “Pero probablemente será todo lo contrario”.

Sí, realmente dijo eso. Y no, no estaba bromeando. Simplemente, quiere tenerlo todo.

En el mundo de Trump, todas las cosas buenas son el resultado directo de su acción, mientras que todas las cosas malas son definitivamente culpa de alguien más. Siempre se está contando a sí mismo una historia en la que él es el héroe, luchando contra los perdedores y los odiadores que lo arrastran hacia abajo.

Por ejemplo, este tuit de Maggie Haberman del diario The New York Times:

“Trump está realmente furioso esta mañana, en particular sobre Mehmet Oz, y está culpando a todos los que le aconsejaron respaldar a Oz, incluyendo a su esposa, describiendo que no fue su mejor decisión, según personas cercanas a él”.

¡La culpa fue de su mujer!

Los datos cuentan una historia diferente.

Según los sondeos a boca de urna, Trump fue visto de forma favorable por solo el 39% de los votantes, mientras que el 58% lo vio de forma desfavorable. Estas cifras lo sitúan por debajo de Joe Biden (41% favorable/56% desfavorable).

Y hay otras cifras en los sondeos a pie de urna que sugieren que Trump fue un lastre para los candidatos republicanos. Casi 1 de cada 3 (28%) de los votantes dijo que su voto fue para enviar un mensaje de oposición al expresidente, y votaron entre un 90% y un 8% por los demócratas en la Cámara. Solo el 16% dijo que su voto era una forma de apoyar a Trump,

Aparte de las cifras de las encuestas a boca de urna, hay pruebas de que las huellas de Donald Trump están por todas partes en estas elecciones, y no en el buen sentido. Apoyó a los candidatos a la gobernación de Pensilvania, Maryland, Illinois y Michigan, que perdieron de forma convincente, ya que tuvieron dificultades para crear un mensaje ganador para las elecciones. (En la contienda por la gobernación de Arizona, Kari Lake, que rechaza los resultados electorales y apoya a Trump, va a la zaga, aunque todavía queda un número importante de papeletas por contar).

En el lado del Senado, la trayectoria de Trump fue ligeramente mejor. Mientras que Oz perdió en Pensilvania, sus candidatos respaldados ganaron en Carolina del Norte y Ohio. En Georgia, es demasiado pronto para determinar el resultado de la contienda entre Herschel Walker y el senador Raphael Warnock. Lo mismo ocurre con la carrera al Senado de Arizona entre Blake Masters, apoyado por Trump, y el senador Mark Kelly. Y en Nevada, donde Adam Laxalt, que contaba con el respaldo de Trump, la senadora Catherine Cortez Masto lleva la ventaja.

Pero, se trata de un resultado variado. Y no es uno por el que Trump pueda atribuirse el mérito y evitar la culpa.





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *