noviembre 26, 2022


El Instituto Duartiano llamó ayer al Gobierno a adoptar una serie de medidas, entre ellas la agilización de los trabajos de construcción del muro fronterizo, la aplicación enérgica del Código Laboral y el cumplimiento riguroso de las normativas migratorias, como forma de enfrentar los problemas que se avecinan ante la crisis haitiana.

Le advirtió a la comunidad internacional, que no hay ni habrá jamás solución dominicana a los problemas de Haití, “ni aquí en nuestro territorio, ni allá en el suyo”.

La posición del Instituto Duartiano fue fijada durante un discurso pronunciado por su presidente Wilson Gómez Ramírez, durante una marcha patriótica en Azua.

Pidió al Gobierno asumir el solemne compromiso de “adoptar recetas políticas y estrategias de Estado para alcanzar con el mayor sentido de urgencia los citados compromisos y otros que requiere la nación ante la crisis haitiana.

La marcha, organizada por el Instituto Duartiano, recorrió las principales calles de Azua, en reclamo a la solución de la problemática haitiana en Haití y no en suelo dominicano.
Exigieron el cumplimiento de la Ley de Migración, que establece 80% manos de obras para criollos.

Exigió la aplicación enérgica del Código Laboral en base al mandato que establece el mínimo del 80 % de mano de obra dominicana y el cumplimiento riguroso y justo de las normativas migratorias, en lo referente a la repatriación sostenida y creciente de los extranjeros en situación migratoria ilegal o irregular.

También, que se adopten todas las medidas y providencias para que los soldados de las FF.AA. sean llevados a ejercer control fronterizo para evitar el regreso de los repatriados y nuevas incursiones ilegales en un número tan suficiente como lo demandan las circunstancias actuales.

Pidió que el Ministerio de Educación que cumpla con el artículo 63, numeral 13, de la Constitución de la República, que establece la obligatoriedad de la enseñanza de la Constitución a los estudiantes en las escuelas públicas y privadas.

Además, que el Congreso dé cumplimiento al artículo 10, numeral 2, de la Norma Suprema y cumpla con la reserva de ley establecida que precisa: “El régimen de adquisición y transferencia de la propiedad inmobiliaria en la Zona Fronteriza estará sometido a requisitos legales específicos que privilegien la propiedad de los dominicanos y dominicanas y el interés nacional”.

Gómez Ramírez instó, además, a los poderes públicos a repoblar la frontera y convertirla en una zona de desarrollo de alta prioridad nacional, y sugirió la adopción de una política altamente restrictiva en relación de los consulados dominicanos en Haití y la emisión de visas por parte de los mismos durante el tiempo que sea necesario hasta tanto se supere la situación actual.

Exigió también la revisión y la supervisión minuciosa del Registro Civil, así como del Libro de Extranjería, en particular en lo concerniente al registro de los hijos de haitianos nacidos en territorio dominicano desde el año 2000.

“Por igual, exigimos que nuestra diplomacia produzca un rechazo contundente a las campañas engañosas que quieren confundir apatridia con indocumentación, pretendiendo revertir la histórica Sentencia núm. 168-13, emitida por el Tribunal Constitucional de la República Dominicana, con la cual se definen aspectos sustanciales de la nacionalidad dominicana”, dijo Gómez Ramírez.

Declaró que es necesario acometer una gran ofensiva diplomática mundial, incluido un amplio ejercicio de diplomacia pública y ciudadana, con guía escrita, rigurosa y unidad de criterios.

Un apunte

La marcha
La marcha, organizada por el Instituto Duartiano, recorrió las principales calles de Azua, en reclamo a la solución de la problemática haitiana en Haití y no en suelo dominicano.
Exigieron el cumplimiento de la Ley de Migración, que establece 80% manos de obras para criollos.





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *