diciembre 2, 2022


Santo Domingo.- A lo largo de los años la música no ha sido simplemente esa combinación de ritmo, melodía y armonía, agradable a nuestros oídos, que crea felicidad, entretenimiento, que funciona como medicina emocional y sobre todo que invita a mover el cuerpo.

También ha sido un medio eficaz para la expresión del inconformismo social y político.

Barba Mayo, Facundo Cabral; Mercedes Sosa, en Argentina; Víctor Jara y Violeta Parra en Chile, Pablo Milanés y Silvio Rodríguez en Cuba; Los Guaraguao, en Venezuela; son algunos de los artistas que convirtieron su arte musical en parte de su compromiso social.

Ya hablando de un género más movido, como el merengue, para muchos, seguro, sería imposible pensar que un ritmo cargado de tanto sabor, gracias a la güira y la tambora, podría servir como un arma de protesta. Pero así fue durante una época cuando este sirvió como medio para que muchos artistas alzaran sus voces contra la miseria, el descontento de la población y la falta de liderazgo de los mandatarios.

También te podría interesar: “La generación anterior era más comprometida”

Merengue: Género que ya no protesta
Merengue: Género que ya no protesta

“Vengo con un pique, vengo del batey, de ver tanta gente sin na’ que comei’”, es el estribillo del tema El Pique (1982), del fenecido merenguero Johnny Ventura, quien en su discografía deja apreciar muchos otros merengues en este estilo, como El Carbonero (1975).

Mamá Tingó (1974), estrenado en el Primer Encuentro Internacional de la Nueva Canción Siete Días con el Pueblo, un festival político-musical que se llevó a cabo del 25 de noviembre al 1 de diciembre de 1974, convocado por la Central General de Trabajadores (CGT); El Tabaco (1973), Ley seca (1985) y Se van (2020).

Otros merengues como El guardia del Arsenal, escrito por Luís Díaz; popularizado en la voz de Sandy Reyes, quien pertenecía a Dioni Fernández y El Equipo (1985); El costo de la vida (1992), El Niágara en bicicleta (1998) y La guagua (2010) de Juan Luis Guerra; El Funcionario (1983) y La Yola (1983), Duarte.

Llegó la hora (1976), de Wilfrido Vargas; Tira pulla en Navidad (1983) de Cuco Valoy; La Tuerca (1981) por Fernando Villalona; Señor pulpero (1986) Richie Ricardo; La política (1980), Los Kenton, retrataban la realidad de la situación que vivía el país en el momento de sus estrenos, como una forma de estos alzar su voz por aquellos que no la tenían, utilizando lo que mejor tenían a su alcance, un medio que sin duda llegaría a cada rincón del país… su arte.

A pesar de las décadas que han pasado desde sus lanzamientos, la situación no ha cambiado mucho o nada, letras como estas cargadas de reflexión y llamado de atención, a ritmo del contagioso merengue, lamentablemente es cosa del pasado. Pero, ¿Cómo y cuándo surge este fenómeno?



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *