diciembre 2, 2022

En Brasil e Israel, Lula y Netanyahu le muestran a Trump que los segundos actos políticos son posibles


(CNN) — Es la temporada de los regresos políticos, y no pienses que el expresidente de Estados Unidos Donald Trump no está mirando.

Dos veces en dos días, en Brasil e Israel, los ex líderes mundiales que simplemente no pueden renunciar a ese sabor tentador de la ambición política se han movido a la cúspide de un regreso al poder. Escándalos del pasado, sus propias pesadillas legales y políticas traicioneras no les impiden recrear ese sueño de una gloria pasada. A Trump le encantaría seguir un camino similar.

¿Qué rol juega Trump en estas elecciones intermedias? 4:23

Tanto el expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva como el ex primer ministro de Israel Benjamin Netanyahu han demostrado que el tiempo fuera del poder podría ser un trampolín para rebotes políticos improbables.

Esta puede ser una señal esperanzadora para Trump, quien ha aprovechado las elecciones intermedias de la próxima semana como una muestra de su propio poder dentro del Partido Republicano, ungiendo a una cosecha de nominados que promueven sus falsedades sobre el fraude electoral de 2020.

Trump no ha dejado ninguna duda de que está ansioso por montar otra campaña presidencial, no solo porque pierde el centro de atención. Posiblemente vea una nueva candidatura a la Casa Blanca como un escudo contra una posible acusación en varias investigaciones penales.

“Probablemente tendré que hacerlo de nuevo”, dijo Trump a sus seguidores en un mitin en Texas el mes pasado, refiriéndose a la posibilidad de su tercera campaña presidencial, que se basaría en su aún alta popularidad en el Partido Republicano, pero que podría hundirse en su posición mucho más incierta entre un electorado general más amplio.

Los presidentes estadounidenses derrotados después de un solo período generalmente se han desvanecido bastante rápido en la historia. Trump necesitaría emular una hazaña lograda solo una vez antes, por el presidente Grover Cleveland, quien perdió las elecciones de 1888 solo para regresar a la Casa Blanca después de tomar revancha ante el presidente Benjamin Harrison después de su victoria cuatro años después.

El arte de la reaparición política

Al israelí Netanyahu, uno de los amigos más cercanos de Trump en el escenario internacional, le encantaría volver a reunir a la banda con Trump.

El martes, el ex primer ministro, elegido por primera vez en 1996 y que ha dominado la política israelí durante gran parte del último cuarto de siglo, estaba al borde de un sorprendente segundo regreso, ya que las encuestas iniciales a boca de urna sugerían que podría haber ganado una estrecha mayoría en otra elección en una nación políticamente dividida.

Netanyahu sería el nuevo primer ministro de Israel 5:34

Y el domingo en Brasil, Lula da Silva derrotó por poco al presidente Jair Bolsonaro en una segunda vuelta electoral. Si bien Trump probablemente hubiera preferido el resultado opuesto ya que Bolsonaro es una especie de protegido, la victoria del izquierdista mostró que los expresidentes pueden tener segundas acciones.

Al igual que Trump, Lula da Silva, expresidente de Brasil durante dos mandatos, ha tenido sus roces con las autoridades legales. De hecho, su largo y tortuoso camino hacia un retorno político se desvió a través de una pena parcial de cárcel por presunta corrupción. La anulación de sus sentencias por parte de la Corte Suprema lo autorizó a postularse nuevamente.

Se temía que Bolsonaro emulara a su alter ego estadounidense y compañero que rechaza las mascarillas para el covid-19 al negarse a aceptar el resultado de una elección que lo dejó fuera del poder después de un solo mandato. Pero aunque no ha concedido, el hombre conocido como “El Trump del Trópico” dice que respetará la constitución y hasta ahora no ha recurrido a incitar a una insurrección para tratar de conservar su puesto. Pero es poco probable que se vaya: perdió las elecciones por un margen muy estrecho, su movimiento político sigue siendo fuerte y, como Trump, puede estar mirando hacia el futuro.

Netanyahu y Lula da Silva no son los únicos éxitos del pasado que han tratado de allanar el camino de regreso al poder. En Italia, el tres veces ex primer ministro Silvio Berlusconi está de vuelta en el parlamento después de un escándalo de fraude fiscal, aunque su intento de hacer de rey en las conversaciones de coalición se desvaneció después de presumir de sus vínculos con su viejo amigo, el presidente ruso Vladimir Putin, quien casualmente también es un héroe para Trump.

Al igual que Lula da Silva y Netanyahu, Trump disfruta del ferviente apoyo de sus partidarios leales que no se dejan disuadir por sus enfrentamientos con la ley.

Lula da Silva, ¿más en el centro que en la izquierda? 1:52

Lula da Silva salió de la cárcel como un héroe para sus seguidores, después de año y medio de una sentencia de 12 años por corrupción y lavado de dinero impuesta en 2018.

Netanyahu, sin embargo, sigue envuelto en su propio juicio por corrupción y enfrenta un cargo de soborno y tres cargos de fraude y abuso de confianza en tres investigaciones separadas. Ha adoptado un enfoque claramente trumpiano en su difícil situación, calificando las investigaciones de “cacería de brujas” y de “intento de golpe” y, al igual que el expresidente de Estados Unidos, ha planteado dudas sobre la legitimidad del poder judicial.

Mientras viaja por el mundo, el presidente Joe Biden les ha estado diciendo a sus aliados que “Estados Unidos ha vuelto” o, en otras palabras, que la disruptiva administración Trump que alienó a los aliados y vio al presidente estadounidense acurrucarse con los dictadores ha terminado.

Sin embargo, muchos diplomáticos extranjeros, mientras observan la virulencia y la división en Estados Unidos y la fuerza de Trump con su base, sin mencionar los candidatos a nivel estatal que ha promovido este año que podrían supervisar las elecciones de 2024, se preguntan cuánto tiempo pueden apostar a la marca más tradicional y multilateral de liderazgo estadounidense estable que Biden está tratando de restaurar. Incluso si Trump no se postula en 2024, el poder de su movimiento es tan fuerte en el Partido Republicano que un posible futuro presidente republicano probablemente compartiría sus instintos populistas, nacionalistas y de “Estados Unidos primero”.

El regreso que fracasó

El discurso final de Boris Johnson como primer ministro 1:27

Aún así, el camino del regreso no siempre es amable con los líderes populistas que han caído del poder. El ex primer ministro británico, Boris Johnson, acaba de ver frustrado su intento de recuperar el número 10 de Downing Street después del breve pero desastroso mandato de su sucesora, Liz Truss.

Johnson, al que el expresidente estadounidense se refirió una vez como “Trump británico”, no logró persuadir a suficientes parlamentarios conservadores el mes pasado para que lo reeligieran como su líder y, por lo tanto, bajo el sistema británico, como primer ministro.

El caos, los escándalos y la mala gestión del gobierno de Johnson incluyeron fiestas en Downing Street cuando se le decía al resto del país que observara los estrictos protocolos de covid-19. Los parlamentarios conservadores optaron por el exministro de Finanzas Rishi Sunak, quien solo ha estado en el poder durante una semana pero ya está descubriendo lo que muchos observadores creen que es la clave: que el Partido Conservador es ingobernable.

Johnson, como Trump, no está listo para ceder el protagonismo. El martes, le dijo a Sky News que planeaba asistir a la cumbre climática COP27 en Egipto a finales de este mes. Hizo el anuncio después de que Sunak dijera que no asistiría debido a las exigencias de salvar la economía británica, aunque ha habido informes en los últimos días de que podría cambiar de opinión.

Johnson, a diferencia de Trump, no fue derrotado en una elección general. En cambio, sus colegas decidieron que era una debilidad electoral, lo que es muy diferente de cómo el Partido Republicano ha tratado a Trump.

Johnson todavía cree que tiene un mandato para gobernar, dada la aplastante victoria electoral que encabezó en diciembre de 2019, y es una apuesta segura que estaría listo para atacar si Sunak se hunde.

El héroe de Johnson es Winston Churchill, el ejemplo original de los regresos políticos, quien soportó años en el desierto político antes de que su país recurriera a él en busca de liderazgo en su hora más oscura en la Segunda Guerra Mundial.

Después de su sorprendente derrota en las elecciones de 1945, el líder británico tampoco se fue: regresó al 10 de Downing Street como primer ministro seis años después.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *