diciembre 3, 2022

Las carreras clave para gobernador en las intermedias de EE.UU.


(CNN) — Desde los primeros días de la presidencia de Donald Trump, pasando por la pandemia de covid-19 y luego de la decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos de anular el fallo Roe vs. Wade, el poder de los gobernadores ha sido cada vez más claro para los estadounidenses.

El 8 de noviembre, 36 estados llevarán a cabo elecciones para gobernador que, si bien a menudo son menos costosas que las contiendas por el Senado, es probable que produzcan impactos más inmediatos en el panorama político y podrían proporcionar una plataforma de lanzamiento para candidatos con aspiraciones aún más altas, como el gobernador de Florida, Ron DeSantis.

De cara a la temporada de elecciones generales, los republicanos controlan 20 de los puestos en disputa para gobernador frente a 16 de los demócratas. Pero muchas de las contiendas clave en el campo de batalla cuentan con demócratas en funciones, elegidos durante la “ola azul” de 2018, que intentan ganar un segundo mandato. En Michigan y Wisconsin, los gobernadores Gretchen Whitmer y Tony Evers son probablemente el único obstáculo de los republicanos para gobernar con el control de las tres ramas del poder. Lo mismo ocurre en Pensilvania —otro estado que el presidente Joe Biden cambió en 2020 a favor de los demócratas— donde el fiscal general demócrata del estado, Josh Shapiro, probablemente se enfrentaría a una legislatura controlada por el Partido Republicano si derrota al candidato republicano Doug Mastriano, un negacionista de las elecciones aliado de Trump.

Los republicanos tienen un mayor control sobre las residencias de los gobernadores en los estados republicanos de Florida, Texas y Georgia. Pero esas campañas subrayan la naturaleza única de estas contiendas: DeSantis en Florida y el gobernador de Texas, Greg Abbott, están estrechamente alineados con Trump y su movimiento, mientras que el gobernador de Georgia, Brian Kemp, porque no estuvo de acuerdo con las mentiras electorales de 2020 del expresidente, ha sido objeto de frecuentes críticas por parte de la derecha creciente de su partido. Eso, sin embargo, no le impidió vencer en las primarias a un contrincante respaldado por Trump, fortaleciendo su marca con los republicanos del estado.

La atención adicional y, hasta cierto punto, el creciente atractivo de las elecciones de gobernadores para los grandes donantes y los inversores externos, podría beneficiar a los demócratas aunque solo sea porque el partido en el pasado ha tendido a mirar más allá de las elecciones estatales y concentrarse en las federales y presidenciales.

“Los perfiles crecientes de algunos de nuestros gobernadores realmente marcan una gran diferencia para lograr que la gente se concentre en esas contiendas”, dijo David Turner, vocero de la Asociación de Gobernadores Demócratas. “Pero aún es mucho más difícil lograr que un donante importante tenga una conversación con un candidato a gobernador en una carrera de primer nivel que tener esa conversación con un candidato al Senado”.

El equilibrio de intereses —entre los donantes y las bases— está mejorando, agregó Turner, especialmente porque algunos candidatos republicanos a gobernador defienden abiertamente posiciones de línea dura sobre temas como el derecho al aborto o se enfrentan a posiciones pasadas que desde entonces han tratado de suavizar.

“Este es un problema sobre los republicanos que hablan de quitar derechos y libertades y lo que eso significa para otros derechos y libertades”, dijo Turner, y señaló la oposición del candidato republicano a gobernador de Wisconsin, Tim Michels, al matrimonio entre personas del mismo sexo.

Mientras que los demócratas intentan crear un argumento amplio que vincule las preocupaciones económicas con el creciente extremismo en las filas republicanas dominadas por Trump, el Partido Republicano ha estado dispuesto a reducir la conversación a la insatisfacción con la economía, especialmente en estados como Nevada, que se vio especialmente afectado por el covid-19 y ha tardado en recuperarse.

El portavoz de la Asociación de Gobernadores Republicanos, Jesse Hunt, culpa al gobernador demócrata Steve Sisolak, quien se enfrentará al candidato republicano Joe Lombardo, el sheriff del condado de Clark, en estas elecciones intermedias.

“Estos demócratas en funciones adoptaron un enfoque bastante duro (hacia el covid-19)”, dijo Hunt. “Todos sabían quién era su gobernador y muchos de ellos no han quedado satisfechos con cómo sus estados se han recuperado después de la pandemia”.

Hunt también minimizó el impacto de la reacción violenta de los votantes a la decisión de la Corte Suprema de remover los derechos federales de aborto y dijo que “los problemas familiares que están afectando su vida cotidiana” finalmente superarán “un problema que ciertamente vigoriza a la base de votantes demócratas”.

Si bien los principales agentes pueden enfatizar diferentes mensajes de base amplia, existe un acuerdo implícito — como se ve en los gastos de publicidad — sobre qué estados es probable que estén más disputados y dónde las partes respectivas ven las mejores oportunidades para obtener escaños.

Kansas, un estado fuertemente republicano donde la gobernadora demócrata Laura Kelly fue elegida en 2018, es ampliamente visto como un sorteo abierto entre dos opciones, mientras que Massachusetts y Maryland, un par de estados muy demócratas con gobernadores republicanos moderados y populares elegidos dos veces, ofrecen a los demócratas una ventaja incorporada con esos ejecutivos a la salida.

Aquí un vistazo al panorama de las elecciones para gobernador de este otoño con el día de las elecciones a unos dos meses de distancia:

Los estados de Biden

Biden cambió cinco estados de rojo (el color asociado a los republicanos) a azul (demócratas) en 2020, incluidos tres que habían estado mucho tiempo en la columna demócrata antes de que Trump los ganara en 2016.

¿Afectará la economía decisión de votantes en las elecciones intermedias? 3:58

En Michigan, Whitmer se ha convertido en una de las favoritas de los demócratas nacionales desde su elección en 2018. También estuvo entre los primeros gobernadores demócratas en enfrentar una intensa reacción conservadora por las políticas de covid-19, incluido el cierre de negocios y escuelas. Aún así, entra en estas elecciones favorecida por mantener su asiento.

Eso se debe en gran parte al desorden de una primaria republicana que finalmente designó a la comentarista conservadora Tudor Dixon, quien surgió —con el sello de aprobación de Trump— después de que otros candidatos republicanos destacados fueran expulsados ​​​​de la boleta electoral por enviar firmas fraudulentas para participar.

Sin embargo, quizás más importante que el apoyo de Trump es el de la ex secretaria de Educación Betsy DeVos y su familia, quienes invirtieron dinero en la candidatura primaria de Dixon y la ven como una aliada en su largo esfuerzo por cambiar el dinero público a la educación privada.

Whitmer, cuya promesa de “arreglar las malditas carreteras” fue el sello distintivo de su campaña de 2018, volverá a tener un fuerte atractivo para muchos conductores, esta vez en forma de una nueva ley de seguros de automóviles que ayudó a entregar cheques de reembolso de US$ 400 a muchos automovilistas de Michigan.

El gobernador de Wisconsin, Tony Evers, con su compañera de fórmula, Sara Rodríguez, en Madison el 10 de agosto de 2022, busca un segundo mandato en noviembre. (Crédito: Scott Bauer/AP)

Al lado, en Wisconsin, Tony Evers está metido en lo que podría ser la carrera más reñida de la temporada. Las encuestas a principios de este año sugirieron que su camino hacia la reelección era estrecho y cada vez más reducido. Desde entonces, los demócratas de Wisconsin se han vuelto algo más optimistas sobre sus posibilidades. Y, una vez más, ese cambio de percepción fue con la ayuda de los republicanos.

La favorita del establecimiento, la exvicegobernadora Rebecca Kleefisch, perdió la nominación republicana ante Michels, un rico propietario de una empresa de construcción que ganó el apoyo de Trump al abrazar mentiras sobre las elecciones de 2020 y sugerir que podría estar de acuerdo con un plan para tratar de anular la certificación de los resultados. 

Michels también se comprometió a restringir aún más el voto en ausencia y reemplazar la comisión electoral bipartidista del estado por una dirigida por representantes de sus distritos electorales, lo que, en la práctica, entregaría el control del organismo a los republicanos.

¿Qué tanto influenció Trump a candidatos republicanos en las primarias? 4:50

La elección en Wisconsin también, como tantas otras en todo el país, ofrecerá a los votantes una dura elección sobre la cuestión del derecho al aborto. Evers, incluso antes del fallo de la Corte Suprema, que volvió a poner en vigencia una prohibición estatal de 173 años (que está siendo impugnada en los tribunales), había sido la última línea de defensa contra una legislatura controlada por el Partido Republicano que buscaba restringir el procedimiento. Los republicanos ignoraron sus llamados a aprobar una ley que protegiera el derecho al aborto.

Tim Michels es un firme opositor del derecho al aborto.

En Pensilvania, con el gobernador Tom Wolf a punto de salir, los demócratas están desesperados por conservar otro escaño en un estado que tiene una legislatura dirigida por el Partido Republicano.

Entra Shapiro, el fiscal general del estado y candidato demócrata para suceder a Wolf. Se enfrentará a Doug Mastriano, un senador estatal que no solo contó con el respaldo de Trump, sino que asistió al mitin del expresidente en Washington el 6 de enero de 2021. (Mastriano dice que nunca ingresó al Capitolio de EE. UU. y que no ha sido acusado de ningún delito).

Mastriano es el oponente soñado de los demócratas o la peor pesadilla. Es un exponente descarado de las afirmaciones falsas de fraude electoral de Trump, ha expresado su apoyo a la prohibición del aborto sin excepciones y, en la controversia más reciente que estalló en torno a su campaña, se le puede ver posando con el uniforme militar confederado para una foto de la facultad en 2014, cuando trabajaba en la Escuela Superior de Guerra del Ejército.

En la estimación de algunos demócratas, no es elegible en una elección general. Entre ellos: Shapiro, quien publicó un anuncio durante las primarias republicanas que parecía ofrecerle a Mastriano un impulso en forma de indirecta.

Estados republicanos que se volvieron contra Trump

Las actuaciones de Biden en Pensilvania y la región del Alto Medio Oeste del país siempre se consideraron cruciales para el destino de su campaña.

Pero sus victorias en Arizona —que también votó por el demócrata Mark Kelly en una elección especial para el Senado— y Georgia —donde los demócratas Jon Ossoff y Raphael Warnock ganaron sus segundas vueltas al Senado— proporcionaron a los demócratas una prueba de que, en las circunstancias adecuadas, podrían ganar grandes carreras en estados que los habían eludido durante tanto tiempo.

Esas circunstancias particulares podrían darse en Arizona, donde la expresentadora de noticias locales Kari Lake, otra negacionista de las elecciones respaldada por Trump, ganó la candidatura republicana sobre un candidato apoyado por el gobernador Doug Ducey, quien copreside la Asociación de Gobernadores Republicanos, y el exvicepresidente Mike Pence.

La demócrata Katie Hobbs, a la izquierda, y la republicana Kari Lake se enfrentan en la contienda abierta para gobernador de Arizona este otoño.

Además de apoyarse fuertemente en afirmaciones falsas de fraude electoral, Lake también se opone al aborto y ha señalado repetidamente al “movimiento transgénero” como blanco de ataques. (Esto después de expresar previamente su apoyo a los jóvenes transgénero).

La candidata demócrata es la secretaria de Estado Katie Hobbs, cuyo perfil nacional aumentó después de las elecciones de 2020 en medio de los esfuerzos republicanos por sembrar dudas sobre el resultado presidencial en Arizona. (Ninguno de estos esfuerzos —más memorablemente una “auditoría” destartalada— resulto en algo).

Mientras tanto, Hobbs ha redoblado su apoyo al derecho al aborto, en otro estado donde la legislatura está controlada por republicanos, y la retórica incendiaria de Lake.

El gobernador de Georgia, Brian Kemp, hablando en McDonough el 29 de julio de 2022, enfrenta una revancha con la demócrata Stacey Abrams este otoño. (Crédito: Megan Varner/AP)

Los republicanos parecen estar en mejor forma en Georgia, donde Kemp superó al principal contrincante respaldado por Trump, David Perdue, un exsenador estadounidense.

Con el Partido Republicano unificado detrás de él, Kemp es el favorito en una revancha con la demócrata Stacey Abrams, a quien derrotó por aproximadamente 55.000 votos en 2018.

A favor de Abrams está su operación de participación de votantes de base altamente desarrollada y, a medida que su estrella política nacional ascendió después de 2018, la capacidad de recaudar mucho dinero. Necesitará ambos factores para disparar su candidatura durante el tramo hasta el día de las elecciones.

Los estados del sueño democrático

Los demócratas han estado soñando con recuperar un punto de apoyo en la política de Texas durante mucho tiempo. Beto O’Rourke, entonces congresista de El Paso, casi lo logra en 2018, cuando desafió al senador republicano Ted Cruz.

Pero en lugar de una señal de lo que vendrá, ahora se siente como un techo que no va a rebasar. En comparación, en su elección Biden superó lo que conseguido por a O’Rourke por aproximadamente 3 puntos al perder el estado ante Trump en 2020.

O’Rourke está de vuelta en la boleta este año, enfrentándose a Abbott, quien busca un tercer mandato.

Al igual que en Georgia, el establecimiento republicano en Texas eliminó a un puñado de contrincantes inspirados por Trump, y la base del partido parece estar sólidamente detrás de su boleta estatal. (Trump respaldó a Abbott, pero en su mayoría se mantuvo alejado de las primarias). Aún así, los esfuerzos de Abbott para apuntalar su flanco derecho —incluida la firma de controvertidas prohibiciones del aborto y una mayor relajación de las leyes de armas— podrían usarse en su contra durante las últimas semanas de la carrera.

O’Rourke también tiene algo de bagaje, para bien o para mal. Su campaña presidencial de 2020, en la que impulsó un programa obligatorio de recompra de armas de asalto, todavía está fresca en la mente de los conservadores. Y aunque, en ocasiones, ha ofrecido una versión más suave de ese mensaje durante la campaña actual, no hay duda de su posición.

Pero, como sucedió con tantos otros candidatos demócratas, el fallo sobre el aborto de la Corte Suprema impuso una recarga a su campaña. Su primer anuncio de televisión advierte que “las mujeres morirán” como resultado de la ley estatal de aborto respaldada por Abbott.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, hablando con sus seguidores en Hialeah el 23 de agosto de 2022, se enfrentará al demócrata Charlie Crist en noviembre. (Crédito: Gaston De Cardenas/AP)

Si los demócratas han estado anhelando durante generaciones vencer a los republicanos de Texas, el partido recién ahora se está enfrentando a la fuerza del Partido Republicano en Florida. Una vez fue un estado cambiante perenne, Trump ganó allí dos veces —por un margen mayor la segunda vez— y no ha elegido a un gobernador demócrata desde 1994.

Ahora también es el hogar de la segunda figura nacional más popular del Partido Republicano: DeSantis. (Y Trump, por supuesto, llama hogar al estado durante gran parte del año). DeSantis, un antiguo diputado de la Cámara de Representantes de EE. UU. antes de ganar una primaria para gobernador en 2018 que se centró en su apoyo a Trump, vio explotar su perfil después de convertirse en una voz líder en la oposición a las restricciones pandémicas, y luego convertir esos titulares en notoriedad nacional en una variedad de puntos críticos de la guerra cultural.

El candidato demócrata, ahora exrepresentante Charlie Crist (renunció a la Cámara para centrarse en la carrera por la gobernación), probablemente notará que, si bien Florida no ha elegido a un gobernador demócrata en casi tres décadas, sí lo eligió a él para ese cargo. Cumplió un mandato, de 2007 a 2011, la mayor parte como republicano antes de convertirse en independiente, y luego como demócrata en 2012. Crist estuvo a punto de derrotar al republicano Rick Scott (ahora el senador junior del estado) en 2014, en su primera campaña estatal como demócrata. Dos años más tarde, ganó el primero de tres mandatos en el Congreso.

Crist espera que su historial y familiaridad con los votantes, combinados con un deseo sin explotar entre el electorado de bajar la temperatura política del estado, pueda impulsarlo a un notable regreso a su antiguo trabajo. Pero DeSantis, cuya operación política ha acumulado una recaudación récord de fondos, es el claro favorito en un estado cada vez más republicano.

Los estados que ganó Biden y podrían cambiar de color

Si otros estados vieron perder sus primarias a candidatos republicanos más elegibles, Nevada ofrece un claro contraste.

Joe Lombardo, el sheriff del condado de Clark, donde se encuentra Las Vegas, tiene fuertes lazos en el área más poblada del estado y tiene una figura más moderada que los candentes candidatos republicanos en Arizona y Pensilvania. Ha sugerido que estaba abierto a las acusaciones de fraude electoral de 2020 (todas ellas han resultado infundadas), pero reconoció a Biden como el ganador mientras buscaba criticar a Steve Sisolak y las leyes electorales estatales que, según él, son demasiado laxas.

La ley del aborto en Nevada es en su mayoría inamovible: es legal hasta 24 semanas (con excepciones a partir de entonces por problemas de salud) y solo se puede revertir mediante un voto directo. Lombardo, aunque sostiene que está en contra del aborto, no ha explicado ningún plan para tratar de cambiar la ley.

Aún así, Sisolak ha estado criticando a su rival sobre el tema y advirtiendo que, si gana Lombardo, los esfuerzos adicionales realizados por la oficina del demócrata para ampliar el acceso al aborto y proteger a los proveedores se verían amenazados.

Sin embargo, el destino de Sisolak probablemente podría girar en torno a problemas que en su mayoría están fuera de su control. Los precios de la gasolina en Nevada se encuentran entre los más altos del país, y el estado, con su dependencia del turismo, ha tardado relativamente en recuperarse en el frente económico. Las buenas noticias para Sisolak: tanto los precios del combustible como la tasa de desempleo tienen una tendencia a la baja.

Minnesota y Maine también son el hogar de gobernadores demócratas en estados que apoyaron a Biden en 2020. Pero ninguno de los dos se considera un territorio azul seguro: Maine entregó tres de sus cuatro votos electorales a Biden, y uno fue para Trump según las reglas estatales que otorgan votos a los ganadores de sus dos distritos electorales, y una ola republicana podría poner en peligro a los funcionarios de turno.

La gobernadora de Maine, Janet Mills, a la izquierda conversando con el dueño de una barbería en Hallowell el 25 de mayo de 2022, está siendo desafiada por su predecesor, el republicano Paul LePage. (Crédito: Robert F. Bukaty/AP)

La gobernadora de Maine, Janet Mills, compite contra su predecesor, el republicano Paul LePage, quien se describió a sí mismo como “Trump antes de que existiera Trump”.

LePage no solo ha hecho afirmaciones falsas sobre el fraude electoral en 2020, sino que tiene un historial de alegatos de elecciones robadas. Su campaña también ha atacado a Mills por las restricciones de covid-19 y las luchas de la industria pesquera del estado, que Mills ha tratado de respaldar, entre otras medidas, enviando dinero en efectivo de ayuda federal para reembolsar las tarifas de licencia pagadas a lo largo de la cadena de suministro.

El gobernador de Minnesota, Tim Walz, que también busca un segundo mandato, se enfrentará al republicano Scott Jensen, médico y exsenador estatal. Jensen surgió como un contrincante potencial después de convertirse en un crítico de los bloqueos de covid-19 durante los primeros días de la pandemia y un escéptico de las vacunas más tarde.

Walz y sus aliados, sin embargo, están dispuestos a centrar a los votantes en el derecho al aborto y la posibilidad de que, en caso de que una legislatura estrechamente dividida rompa con los republicanos, que ya controlan el Senado estatal, Jensen podría liderar un impulso para prohibir el procedimiento. Jensen ha dicho que no buscaría revocar un fallo de la Corte Suprema estatal que protege el derecho al aborto, pero que cualquier posible prohibición legal debería tener excepciones por violación, incesto y cualquier amenaza a la salud de la mujer.

Oregon y Nuevo México podrían plantear mayores desafíos para los demócratas.

Hay una carrera tripartita para reemplazar a la gobernadora demócrata de mandato limitado Kate Brown en Oregón. La presencia de una candidata independiente, heredera de la madera y exsenadora estatal demócrata Betsy Johnson, podría reducir el voto de la candidata demócrata, la expresidenta de la Cámara estatal Tina Kotek, y potencialmente beneficiar a la exlíder republicana de la minoría de la Cámara estatal Christine Drazan en lo que se cree que será una carrera reñida. Los republicanos no han ganado una carrera para gobernador en Oregón desde 1982, su racha de derrotas para gobernador más larga en el país.

Y en Nuevo México, la gobernadora demócrata Michelle Lujan Grisham se enfrenta a un duro competidor republicano en Mark Ronchetti, un veterano meteorólogo televisivo que perdió unas elecciones al Senado sorprendentemente reñidas en 2020 frente al demócrata Ben Ray Luján.

Los estados no coincidentes

Al finalizar este año, Massachusetts y Maryland se despedirán de sus gobernadores republicanos. Los límites de mandatos concluirán el mandato del gobernador Larry Hogan en Maryland, mientras que el gobernador de Massachusetts, Charlie Baker, tal vez al sentir cómo una difícil primaria contra un candidato más conservador podría afectar su candidatura para un tercer mandato, decidió retirarse.

La gobernadora de Kansas, Laura Kelly, hablando con los periodistas en Topeka el 3 de junio de 2022, se postula para un segundo mandato este otoño. (Crédito: Evert Nelson/The Capital-Journal/USA Today Network)

Pero en Kansas, otro caso político atípico, Laura Kelly espera quedarse. La demócrata busca un segundo mandato contra el candidato republicano Derek Schmidt, el fiscal general del estado.

Los republicanos han tratado durante mucho tiempo de pintar a Kelly como demasiado liberal para un estado conservador, mientras que el universo de Kelly de votantes que cruzan las líneas partidistas probablemente se vio impulsado por la gran participación el 2 de agosto, cuando los habitantes de Kansas votaron abrumadoramente en contra de una medida electoral que habría permitido que la legislatura estatal buscara una prohibición del aborto.

Kansas, a favor de mantener el derecho al aborto 4:02

Kelly también podría beneficiarse de que el exsenador estatal republicano Dennis Pyle se postule como independiente. A los republicanos de Kansas les preocupa que Pyle, quien ha criticado al Partido Republicano estatal por no ser lo suficientemente conservador, pueda desviar los votos de Schmidt.

El candidato demócrata en Maryland, Wes Moore, se postula contra el republicano Dan Cox, un miembro de la Cámara de Delegados del estado respaldado por Trump. Si bien sus credenciales conservadoras podrían haberlo llevado a las primarias, en las que derrotó al candidato respaldado por Hogan, la campaña de Cox se ha estancado en su mayoría desde entonces, con notables problemas para recaudar dinero.

Es una historia similar en Massachusetts, donde la fiscal general del estado, Maura Healey, está a punto de convertirse en la candidata a gobernadora del partido, participando en una contienda probablemente con el exrepresentante estatal respaldado por Trump, Geoff Diehl, quien, a pesar de todo el apoyo de la base del partido, será un gran desvalido en las elecciones generales.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *