diciembre 2, 2022

Dueño de un Chick-fil-A conquista a sus empleados empleados con solo 3 días de trabajo


Nueva York (CNNBusiness) — ¿Cuál escasez de trabajadores? Un propietario/operador de Chick-fil-A en Miami recibió una avalancha de solicitudes después de acortar la semana laboral a tres días y 14 horas para sus empleados.

Justin Lindsey buscaba una forma novedosa de recompensar a los empleados que “trabajaban literalmente 70 horas a la semana, semana tras semana”, según le dijo recientemente a la revista QSR.

La popular franquicia era rentable y las ventas sólidas, pero esos resultados se conseguían a expensas del agotamiento de los trabajadores. Entonces, a principios de este año, Lindsey ideó una nueva receta para el éxito: revisar los horarios semanales.

Dividió a sus 38 empleados  ––18 líderes de tienda y 20 trabajadores de primera línea–– en dos grupos y alternó los horarios semanales en bloques de tres días, con turnos de 13 a 14 horas.

El resultado: 100% de retención a nivel gerencial y una avalancha de nuevos solicitantes de empleo. Cuando se abrió una vacante este otoño en el restaurante del vecindario de Kendall, la oferta atrajo a más de 420 candidatos.

Este restaurante es solo un ejemplo más de los negocios que experimentan con turnos no tradicionales de trabajo desde que la pandemia cambió la semana laboral de 40 horas.

Aunque la mayoría de las empresas han sido reacias al cambio, algunas compañías, e incluso algunos jefes, han instado a la flexibilidad como una manera de atraer y retener a los trabajadores ofreciéndoles un mejor equilibrio entre la vida laboral y personal.

En el caso de su restaurante, Lindsey dijo que la semana laboral de tres días les permite a sus trabajadores planificar con anticipación la vida fuera del trabajo.

“Creo que la gente quiere trabajar en esta industria”, dijo Lindsey en el reporte. “Pero quieren que algunas cosas cambien, y creo que eso es lo que esto ha demostrado: hay cosas que, si las cambiamos para mejor, vamos a tener un impacto duradero”. Lindsey no pudo ser contactado por CNN para hacer comentarios.

Una semana laboral de tres días todavía es muy inusual, pero el rumor en torno a una semana de cuatro días ha ido ganando impulso.

En un programa piloto de seis meses en el Reino Unido, 3.300 trabajadores de 70 empresas acordaron trabajar el 80% de sus horas semanales habituales a cambio de prometer mantener el 100% de su productividad. Su salario no cambió. A finales de este mes, las empresas decidirán si mantienen el programa.

Una prueba similar en Islandia tuvo éxito. Y cuando Microsoft probó una semana laboral más corta en Japón en 2019, descubrió que la productividad aumentó casi un 40%.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *