diciembre 7, 2022

5 conclusiones del choque entre DeSantis y Crist


(CNN) — El gobernador de Florida, Ron DeSantis, y su rival demócrata Charlie Crist se enfrentaron cara a cara sobre el aborto, la respuesta al huracán Ian, las guerras culturales en curso a nivel estatal y las futuras ambiciones políticas de los republicanos en ascenso en un debate de una hora que produjo un puñado de momentos notables que podrían todavía dar una oportunidad a los demócratas en el estado.

Abajo en las encuestas y casi sin fondos de campaña, Crist ingresó al Teatro Sunrise en Fort Pierce, Florida, sin casi nada que perder y repetidamente puso a DeSantis a la defensiva sobre la agenda divisiva que ha catapultado al republicano al estrellato dentro de su partido. El objetivo de Crist el lunes era doble: generar impulso para las últimas semanas de la carrera en Florida y dañar la reputación nacional de DeSantis, quien también está sopesando una posible campaña primaria presidencial contra el expresidente Donald Trump mientras busca la reelección como gobernador.

Frente a las andanadas de Crist, DeSantis mantuvo en gran medida el rumbo, visiblemente apretando los dientes a veces o fingiendo una sonrisa, mientras se apegaba a sus temas y pronunciaba una serie de frases oportunas. DeSantis parecía menos cómodo en el escenario del debate que en sus conferencias de prensa artesanales orquestadas para mostrar su estilo combativo característico. Fue una actuación convencional de un favorito, y con una ventaja cómoda y casi US$ 100 millones restantes en el banco, DeSantis ciertamente lo es, aunque uno que ha ascendido en las clasificaciones de poder presidencial del Partido Republicano desafiando la sabiduría convencional.

Aquí hay cinco conclusiones del primer y único debate del lunes de la carrera por la gobernación de Florida.

DeSantis no se comprometerá para un mandato completo de cuatro años

Crist entró en el debate buscando un momento que cambie la carrera y que pueda galvanizar no solo a los demócratas de Florida sino a las personas de todo el país que buscan frenar el ascenso nacional de DeSantis.

Con DeSantis y Crist a menudo en lados opuestos de una pantalla dividida y con una multitud estridente vitoreando las objeciones de un moderador del debate, la noche produjo muchas oportunidades para que Crist hiciera precisamente eso.

En uno de esos momentos, Crist intentó que DeSantis se comprometiera a cumplir un mandato completo de cuatro años si gana en noviembre.

DeSantis, considerando postularse para presidente en 2024, no mordió el anzuelo.

El intercambio comenzó con DeSantis comparando las políticas de Crist con las del presidente Joe Biden. Crist respondió sugiriendo que DeSantis se centró en Biden porque quiere enfrentarse al presidente en 2024.

“Tengo una pregunta para usted. Se postula para gobernador. ¿Por qué no mira a los ojos de la gente del estado de Florida y les dice que si es reelegido, cumplirá un mandato completo de cuatro años como gobernador?”, dijo Crist. “¿Si o no?”.

DeSantis miró fijamente a la cámara y no respondió, produciendo un silencio prolongado.

Crist luego intervino: “No es una pregunta difícil. Es una pregunta justa. Él no se los dirá.

La moderadora del debate, la presentadora de WPEC, Liz Quirantes, informó a la audiencia que los candidatos no acordaron hacerse preguntas directamente en el escenario.

Cuando expiró el tiempo de Crist, DeSantis finalmente respondió.

“Sé que Charlie está interesado en hablar sobre 2024, en Joe Biden”, dijo DeSantis. “Pero solo quiero dejar las cosas muy, muy claras. El único burro viejo y desgastado que quiero sacar a pastar es Charlie Crist”.

DeSantis elude pregunta sobre el aborto

Después de que la Corte Suprema anulara el fallo del caso Roe v. Wade a fines de junio, DeSantis dijo en un comunicado que tomaría medidas para “proteger la vida” en Florida, pero en los meses posteriores se ha negado a decir a qué se refiere con eso. Cuando Quirantes le preguntó a DeSantis en qué semana se debería cortar el acceso al aborto en Florida, el gobernador dijo que estaba “orgulloso” de la prohibición estatal de 15 semanas que promulgó como ley a principios de este año, pero no dijo si apoyaría la legislación para promover restringir el acceso en el estado.

“Creo que somos mejores cuando todos cuentan”, dijo DeSantis. “Entiendo que no todos van a nacer en circunstancias perfectas, pero me gustaría ver que todos tengan una oportunidad”.

Crist criticó la respuesta por no responder a la pregunta y dijo que la nueva prohibición estatal de 15 semanas era “insensible” y bárbara”. La ley incluye exenciones para una anomalía fetal fatal si dos médicos confirman el diagnóstico por escrito o cuando un embarazo es un “riesgo grave” para la madre. No permite exenciones por violación, incesto o trata de personas.

“Recientemente nos enteramos de un caso de una niña de secundaria cerca de Jacksonville, que fue víctima de incesto, quedó embarazada debido al proyecto de ley que usted firmó, gobernador”, dijo Crist. “Ella tuvo que recorrer de dos a tres estados para solucionar este problema”.

DeSantis acusó a Crist de apoyar el derecho al aborto solo por conveniencia política. Señaló que cuando Crist era republicano, a menudo se consideraba del otro lado del debate sobre el aborto. Crist, un exgobernador republicano que dejó su partido en 2010, una vez se caracterizó a sí mismo como “pro-vida”.

“La pregunta es, ¿es este un cambio honesto de corazón? ¿O es un tipo que va a cambiar con lo que sea cuando lo necesite para tratar de mantener viva su carrera política?”, dijo DeSantis. “Creo que todos sabemos la respuesta a esa pregunta”.

DeSantis defiende sus acciones más controvertidas

Aunque tímido sobre el aborto, DeSantis defendió de buena gana sus otras acciones que han generado frecuentes críticas y demandas de demócratas, grupos de inmigrantes, grupos LGBTQ y sus aliados, pero que también han generado un amplio atractivo para el Partido Republicano base en Florida y más allá.

Sobre las nuevas reglas estatales que impiden cierta atención médica transgénero para menores, DeSantis comparó la “atención de afirmación de género” con “castrar químicamente a niños pequeños”, y agregó: “Muchos niños pasan por muchas cosas diferentes. Gran parte de la disforia se resuelve por sí sola cuando se convierten en adultos”.

Sobre los vuelos que orquestó para trasladar a migrantes de San Antonio, Texas, a Martha’s Vineyard, Massachusetts, dijo: “Es triste que se llegue a esto, pero lo que hicimos fue poner este tema al frente y al centro”.

Sobre la prohibición de la teoría crítica de la raza en el aula, DeSantis dijo: “No quiero enseñar a los niños a odiar a nuestro país. No quiero enseñar a los niños a odiarse unos a otros y la forma de detener la discriminación por motivos de raza es dejar de discriminar por motivos de raza”.

En un comentario que parecía dirigido a gran parte de la defensa de DeSantis sobre estos temas, Crist dijo: “Él habla de eso como si fuera divertido. No lo es. Estos son temas difíciles y merecen un liderazgo maduro”.

La prueba del huracán

Crist y Biden han estado en sintonía con la agenda del presidente durante gran parte de sus dos años superpuestos en Washington. Pero Crist dejó en claro el lunes que no está de acuerdo con la evaluación de Biden sobre el manejo de tormentas de DeSantis.

En una aparición conjunta a principios de este mes en Fort Myers Beach, donde el huracán Ian destruyó la mayoría de las propiedades frente al mar, Biden dijo a los periodistas que la respuesta de DeSantis a la devastación fue “bastante notable”. Sin embargo, Crist acusó a DeSantis de dejar a la gente en peligro.

Crist señaló que DeSantis asistió a un partido de fútbol de la escuela secundaria el viernes antes de que el ciclón tocara tierra y dijo que estuvo “ausente sin permiso durante casi 24 horas” cuando se podría haber tomado la decisión de evacuar el condado de Lee.

“¿Y como resultado, 100 personas pierden la vida?”, dijo Crist. “Ese no es un buen récord. Y eso no es un buen liderazgo”.

DeSantis dijo que Crist estaba tratando de “politizar” la respuesta.

“Nuestro mensaje fue escuchar a sus (autoridades) locales, en última instancia, es una decisión local”, dijo DeSantis. “Apoyo a cada uno de nuestros condados locales. Se pusieron de pie, trabajaron duro y tomaron las mejores decisiones con la información que tenían”.

Pandemónium pandémico

DeSantis se convirtió en una fuerza política a través de su gestión de la pandemia de covid-19 y esta sigue siendo un punto focal frecuente de los discursos que pronuncia en Florida y más allá.

Si Crist hubiera sido gobernador en ese momento, dijo DeSantis, “habría puesto en crisis a millones de floridanos”.

“Y puedo decirles que mientras Charlie Crist y sus amigos en el Congreso les pedían que se encerraran, yo los levanté”, dijo DeSantis. “Protegí sus derechos. Me aseguré de que pudieran ganarse la vida. Me aseguré de que pudieran operar sus negocios y trabajé como loco para asegurarme de que todos nuestros hijos estuvieran en la escuela en persona cinco días a la semana”.

Crist intentó desafiar la fuerza percibida de DeSantis de frente.

“Tenemos una de las tasas de mortalidad más altas de Estados Unidos, Ron, y más de 6 millones de nuestros compatriotas floridanos se han contagiado de covid bajo su liderazgo”, dijo. “Eso no es algo de lo que jactarse y estar orgulloso”.

Crist también aportó una lógica mareante al debate cuando llamó a DeSantis “el único gobernador en la historia de Florida” que cerró escuelas y negocios, un guiño al período a principios de la pandemia de 2020 cuando el Estado del Sol, como la mayoría del país, siguió las medidas de mitigación de la pandemia alentadas por la administración Trump. Crist luego dijo: “Es importante escuchar a la ciencia, hacer lo correcto, utilizar el sentido común. No te confinas desde el principio”.

Pero esas estrategias de mitigación, incluido el distanciamiento social y la detención de la actividad comercial, fueron recomendadas por científicos en ese momento. Y Crist fue uno de los 13 demócratas de Florida en el Congreso que en una carta instaron a DeSantis a emitir una orden de quedarse en casa en marzo de 2020, semanas después de la pandemia.

DeSantis dijo que reabrió las escuelas contra las objeciones de los sindicatos de maestros, aliados clave de Crist.

“Acabamos de recibir la boleta de calificaciones de la nación, los resultados de los 50 estados”, dijo DeSantis. “Florida: número tres en lectura de cuarto grado y número cuatro en el país en matemáticas de cuarto grado. … Eso no hubiera sucedido si hubiéramos dejado que Charlie Crist y sus amigos dejaran a nuestros hijos fuera de la escuela como lo hicieron en California y como lo hicieron en Nueva York. Lo hicimos bien en Florida”.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *