diciembre 8, 2022

Una recesión podría ser la “cura” para los altos precios de la gasolina


(CNN Business) — Hay una cura infalible para los altos precios de la gasolina. Desafortunadamente, es mucho peor que el problema en sí: una recesión.

Nada acaba con la demanda de petróleo y hace que los precios bajen más rápido que las recesiones. No solo causan la pérdida de empleos, lo que significa que menos personas se desplazan al trabajo, sino que aquellos que conservan sus empleos invariablemente reducen sus gastos, lo que significa menos viajes para ir de compras o comer fuera, así como menos vacaciones. Todo eso reduce la cantidad de combustible consumido.

La economía básica significa que cuando la demanda de un producto es menor, los precios caen, a menudo con bastante rapidez, a menos que haya una caída correspondiente en la oferta.

“Cuando el mundo entra en recesión y la demanda de materias primas baja, el mercado [de futuros del petróleo] no perdona”, dijo el analista petrolero Andy Lipow.

El presidente Joe Biden ha realizado numerosos esfuerzos para lidiar con los altos precios de la gasolina este año: su administración liberó petróleo de la Reserva Estratégica de Petróleo de la nación, lo que probablemente solo tuvo un impacto marginal en los precios, y reprendió públicamente a las compañías petroleras estadounidenses por los altos precios, lo que probablemente tuvo poco efecto ya que el precio de los futuros de petróleo y gas se fija en los mercados globales.

Pero una de las cosas que mantienen a raya los precios del petróleo y la gasolina en esos mercados y en las gasolineras, donde los precios se mantienen muy por debajo del récord de US$ 5,02 el galón establecido en junio, es el temor generalizado de que la economía esté a punto de entrar en recesión.

Nuevos aumentos en el precio de la gasolina en EE.UU. 1:26

Después de alcanzar ese máximo histórico, el promedio diario de EE.UU. cayó durante 98 días seguidos, a unos US$ 3,68 el galón, ya que los precios del petróleo cayeron más del 25 % durante esos tres meses.

Los precios han vuelto a subir debido en gran parte al cierre de las refinerías por mantenimiento o después de accidentes. El precio promedio se ubicó en US$ 3,80 al sábado, 10 centavos por galón menos en los últimos 10 días. Los expertos dicen que la perspectiva de una recesión hizo bajar esos precios desde el máximo de junio y evitó que repuntaran por encima de los US$ 4 cuando surgieron los problemas de las refinerías.

“Ahora se percibe un enorme riesgo a la baja relacionado con la recesión”, dijo Tom Kloza, analista jefe de energía de OPIS, que rastrea los precios del gas para AAA.

Y no son solo las preocupaciones económicas de Estados Unidos las que ejercen una presión a la baja sobre los precios de la gasolina. Los temores de recesión son aún más graves en Europa y gran parte de Asia. Esa es una de las principales razones de la reciente decisión de la OPEP y otros estados exportadores de petróleo, un grupo conocido como OPEP+, de reducir la producción en 2 millones de barriles por día.

“Creo que la OPEP+ continuará observando el mercado, si ven que una recesión en Europa se extiende al resto del mundo, tomarán medidas para respaldar el precio del petróleo”, dijo Lipow.

Lo que asusta a la OPEP y a otros productores de petróleo es lo que las recesiones han hecho a los precios del petróleo en el pasado, que es una de las razones por las que no hubo prisa por aumentar la producción de petróleo cuando los precios se dispararon después de la invasión de Ucrania por parte de Rusia.

Los precios se desplomaron durante la Gran Recesión de 2008 y 2009. El precio promedio de un galón de gasolina regular alcanzó un récord de US$ 4,11 a principios de julio de 2008, según AAA. Seis meses después, tras el colapso de los mercados financieros, bajó un 61% a US$ 1,62. Durante la breve recesión del covid-19 en la primavera de 2020, los precios del petróleo en los mercados mundiales en realidad se volvieron negativos, aunque brevemente, en medio de una escasez de lugares para almacenar el crudo no utilizado.

No hace falta una grave recesión económica para reducir los precios de la gasolina. La recesión de nueve meses de 2001 terminó con una caída de precios del 37% al final de ese año desde su punto máximo. Parte de esa disminución podría haber sido factores estacionales normales, pero los precios terminaron el año 25% por debajo de donde habían estado 12 meses antes, eliminando ese impacto estacional.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *