diciembre 3, 2022

ANÁLISIS | El próximo “circo” de Trump en Estados Unidos


(CNN) — El expresidente Donald Trump y su movimiento plantean nuevos desafíos a la rendición de cuentas, las elecciones libres y el estado de derecho, lo que marca el inicio de un nuevo período de agitación política.

El sábado, Trump dejó caer su señal más clara hasta ahora de una nueva candidatura a la Casa Blanca en un momento en que está en un nuevo curso de colisión con la administración Biden, los tribunales y los hechos.

Trump nunca se fue realmente después de perder la reelección en 2020, pero un vertiginoso catálogo de confrontaciones lo está devolviendo al centro de la política estadounidense. Es probable que profundice la polarización en una nación ya profundamente dividida. Y el regreso de Trump al centro de atención probablemente signifique que las elecciones de mitad de período del próximo mes y las primeras etapas de la carrera presidencial de 2024 se verán sacudidas por su característico caos.

Las controversias que están llegando a un punto crítico subrayan que la nación y sus sistemas políticos y legales aún están lejos de superar las consecuencias del impacto y el temor por el turbulento mandato único de Trump en la Casa Blanca. La representante republicana Liz Cheney, vicepresidenta de la comisión selecta de la Cámara de Representantes que investiga los hechos del 6 de enero de 2021, aludió a esa realidad cuando dijo el domingo que el panel quiere evitar que Trump convierta su posible testimonio en un “circo”.

Esas controversias también muestran que, dados los bucles legales y políticos abiertos que involucran al expresidente, una posible campaña presidencial de 2024 basada en sus afirmaciones de persecución política podría crear aún más agitación que sus cuatro años en el cargo.

Y si bien están surgiendo diferencias feroces entre demócratas y republicanos sobre la política económica, el aborto, la política exterior y el crimen rumbo a las elecciones intermedias de 2022, mientras que las preocupaciones sobre la democracia a menudo ocupan un lugar más bajo entre los votantes, es muy probable que el próximo período político gire principalmente en torno a el pasado y el futuro del expresidente.

Pence podría preferir a alguien más y no a Trump como candidato en 2024 0:47

Una ráfaga de controversias está llegando a un punto crítico

Trump, por ejemplo, ahora está enfrascado en un enfrentamiento por la citación de la comisión de la Cámara que investiga la insurrección del 6 de enero. Cada vez más asesores de Trump comparecen ante un gran jurado a medida que el Departamento de Justicia se acerca a una fatídica decisión sobre si acusar o no al expresidente por los disturbios de la turba.

En una investigación separada, el Departamento de Justicia investiga si Trump violó la ley al acumular información altamente clasificada en su resort de Mar-a-Lago. Cualquier enjuiciamiento del expresidente y quienes lo rodean desencadenaría una conflagración política extraordinaria, especialmente si Trump, que ya es el favorito del Partido Republicano para 2024, es para entonces un aspirante declarado a la presidencia.

Los hombres y mujeres de Trump también están intensificando su actividad. Su gurú político Steve Bannon, cuyo propio movimiento de base busca infiltrarse en las juntas escolares y la maquinaria electoral local, promete exponer el “régimen” de Biden en una apelación contra una sentencia de prisión dictada la semana pasada por desafiar una citación del Congreso. El aliado de Trump, el senador Lindsey Graham de Carolina del Sur, está pidiendo a la Corte Suprema que bloquee un intento de obligarlo a testificar en una investigación en Georgia sobre el esfuerzo de Trump por robar las elecciones.

En Arizona, una de las candidatas favoritas del expresidente, la aspirante a gobernadora del Partido Republicano Kari Lake, una propagadora en serie de falsedades sobre el fraude electoral, vuelve a suscitar dudas sobre el sistema electoral. “Me temo que probablemente no será completamente justo”, dijo Lake a AZTV7 el domingo.

Existe una perspectiva creciente de que las elecciones del próximo mes instalarán una mayoría republicana en la Cámara de Representantes que significará efectivamente un regreso del trumpismo al poder político dado el control que el expresidente mantiene sobre el Partido Republicano de la Cámara. Algunos republicanos destacados de “Make America Great Again” ya están hablando de una posible campaña para llevar a juicio político a Biden y ya han señalado que usarán sus poderes para investigar al presidente ante un posible enfrentamiento con Trump en 2024.

Uno de los más poderosos Republicanos pro-Trump, la representante Elise Stefanik de Nueva York, la líder número tres del partido en la Cámara, le dijo a The New York Post la semana pasada que el juicio político de Biden estaba “sobre la mesa”. Sin embargo, la representante republicana de Carolina del Sur, Nancy Mace, le dijo a Jake Tapper de CNN en “State of the Union” el domingo que no quería ver procedimientos de juicio político de ojo por ojo después de que Trump fue acusado dos veces. Ella dijo que estaba en contra de que el proceso fuera “armado”. Pero cuando se le preguntó si Biden había cometido delitos susceptibles de juicio político, dijo: “Eso es algo que tendría que investigarse”.

Es probable que una presencia republicana pro-Trump en Washington se amplíe después de las elecciones intermedias. Decenas de candidatos respaldados por Trump se postulan en una plataforma de sus falsedades sobre el fraude electoral de 2020, lo que genera dudas sobre si aceptarán los resultados si pierden sus carreras en poco más de dos semanas.

En otro frente políticamente delicado, el lunes comienza en Manhattan el juicio por fraude fiscal penal y hurto a gran escala de la Organización Trump. El expresidente no ha sido acusado personalmente, pero el juicio podría afectar su imperio empresarial y provocar nuevas afirmaciones de él de que está siendo perseguido por razones políticas que podrían inyectar otro elemento polémico en la temporada electoral. En un caso civil separado, la fiscal general de Nueva York, Letitia James, demócrata, presentó una demanda civil de $ 250 millones contra Trump, tres de sus hijos adultos y la Organización Trump, alegando que ejecutaron esquemas de fraude fiscal y de seguros para enriquecerse durante años.

Los demócratas han hecho sus propios intentos de devolver a Trump al centro de atención política. El presidente Joe Biden equiparó a los seguidores de MAGA con “semifascismo” y algunas campañas han tratado de asustar a los votantes suburbanos críticos advirtiendo que los candidatos pro-Trump son un peligro para la democracia.

Pero la inflación furiosa y los picos en los precios de la gasolina parecen ser una preocupación mucho más potente antes de que los votantes acudan a las urnas, lo que podría significar malas noticias para el partido en el poder en Washington.

CNN obtiene acceso exclusivo a informe del Servicio Secreto sobre el 6 de enero 2:33

Una resaca política sin precedentes de un expresidente

El protagonismo actual de Trump en la escena política ya era muy inusual. Los presidentes de un solo mandato generalmente se desvanecen bastante rápido en la historia. Pero es un testimonio del control firme que mantiene sobre gran parte del Partido Republicano y que sigue siendo un jugador clave casi dos años después de perder la reelección. Y si bien se habla cada vez más sobre si su maraña de controversias políticas y legales podría convencer a algunos votantes de las primarias republicanas de que es hora de avanzar, Trump todavía parece tener mucho jugo.

El expresidente dijo a sus seguidores en un mitin en Texas el sábado sobre la posibilidad de una nueva candidatura a la Casa Blanca: “Probablemente tendré que hacerlo de nuevo”.

Su choque más inmediato con las instituciones de rendición de cuentas pasó a otro nivel el viernes cuando la comisión del 6 de enero de la Cámara emitió una citación por documentos y testimonios. Trump tiene un largo historial de cuestionar tales solicitudes y de intentar retrasar o frustrar las investigaciones sobre su conducta. Pero la citación también planteó la posibilidad de que optara por testificar para reclamar la atención política, a pesar de que dar testimonio bajo juramento podría causarle una mayor exposición legal.

Cheney advirtió el domingo que a Trump no se le permitiría convertir una aparición en una oportunidad política.

“Puede llevar varios días, y se hará con el nivel de rigor, disciplina y seriedad que merece”, dijo Cheney al programa “Meet the Press” de NBC.

“Este no va a ser, ya sabes, su primer debate contra Joe Biden y el circo y la pelea de comida en que se convirtió. Este es un conjunto de problemas demasiado serio”.

Trump ofreció un vistazo de cómo podría usar una comparecencia ante la comisión para crear un gran espectáculo político después de que el panel anunciara que enviaría la citación. En una carta de 14 páginas, hizo múltiples afirmaciones falsas y desacreditadas sobre el fraude electoral, y arremetió contra el propio panel, calificando a los miembros como “matones políticos altamente partidistas cuya única función es destruir las vidas de muchos patriotas estadounidenses que trabajan arduamente y cuyos registros en vida han sido intachables hasta este punto de intento de ruina”.

La comisión ha tomado la mayoría de las declaraciones a puerta cerrada y en video y ha utilizado testimonios a lo largo de sus presentaciones altamente producidas. Solo sus testigos que más simpatizan con él han aparecido en persona. Si bien esto ha ayudado a crear una narrativa poderosa que ha pintado una imagen de los incumplimientos del deber impactantes por parte de Trump el 6 de enero, también ha privado a los espectadores de ver testigos durante el contrainterrogatorio. Esto ha dificultado evaluar si el caso de la comisión resistiría requisitos probatorios más rigurosos en un tribunal de justicia.

Es probable que la perspectiva de un testimonio en video durante un intenso período de días u horas no sea atractiva para el expresidente porque le resultaría más difícil dictar los términos de los intercambios y controlar cómo podría usarse su testimonio.

Todo esto podría volverse académico de todos modos. Dada la posibilidad de que Trump impugne legalmente la citación, el tema podría prolongarse durante meses y volverse discutible, ya que una posible nueva mayoría republicana en la Cámara de Representantes probablemente eliminaría a la comisión del 6 de enero como uno de sus primeros actos.

El panel está debatiendo si hacer referencias penales de Trump y quienes lo rodean al Departamento de Justicia por sus acciones alrededor del 6 de enero. Pero las áreas potenciales más importantes de responsabilidad penal para el expresidente están en manos del secretario de Justicia, Merrick Garland, sobre el caso del 6 de enero y la tormenta de documentos clasificados, y los fiscales en Georgia, que están investigando los intentos de Trump y sus aliados de anular las elecciones de 2020 en el estado clave.

Si hay evidencia de que se cometió un delito, Garland enfrentaría un dilema sobre si el interés nacional radica en implementar la ley en toda su extensión o si las consecuencias de enjuiciar a un ex comandante en jefe en una atmósfera política conflictiva podrían desgarrar al país.

La decisión de acusar a un expresidente que se postula para un segundo mandato no consecutivo en la Casa Blanca sin duda provocaría una tormenta de fuego. Pero evitar que rinda cuentas si hay evidencia de un delito enviaría una señal dañina a los futuros presidentes con instintos de hombre fuerte.

Dado que todo lo relacionado con la carrera política de Trump no tiene precedentes, no sorprende que su resurgimiento político plantee nuevas preguntas que tienen el potencial de desafiar y dañar aún más las instituciones políticas del país.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *