diciembre 2, 2022

EE.UU. y el Reino Unido, de bastiones de la estabilidad occidental al desorden político


(CNN) — Los ciudadanos de Estados Unidos y el Reino Unido consideraban con suficiencia las revueltas políticas, los descalabros de los gobernantes y los errores autodestructivos como las erupciones de países inestables y sistemas políticos inmaduros.

Ya no. Y China y Rusia no podrían estar más contentas.

La humillante dimisión de la primera ministra británica, Liz Truss, tras solo 45 días en el poder, fue el último fiasco de gobierno que sacudió a las dos grandes democracias de ambos lados del Atlántico.

Gran Bretaña se ha tambaleado de crisis en crisis en los últimos años de una manera que ha dejado a los aliados que una vez vieron al país como un ejemplo de buen gobierno desconcertados por su autoinmolación. Esto ha ocurrido mientras Estados Unidos, el ancla mundial de la democracia y el capitalismo, ha pasado por sus propios paroxismos, incluida una insurrección, y la intensificación de los asaltos a sus elecciones libres.

Ambas naciones, que habían salvado al mundo para la democracia en la Segunda Guerra Mundial, quedaron tambaleándose por culpa de líderes díscolos, que a menudo despreciaron la verdad y los hechos y construyeron bases de poder atizando el resentimiento a partir del detritus de la desigualdad que la globalización había generado.

Estos líderes se burlaron de los expertos, se declararon enemistados con los gobernantes y los funcionarios y conjuraron una visión a menudo mítica de las glorias pasadas con la promesa de volver a hacer grandes a sus naciones.

En Estados Unidos, el ascenso político de Donald Trump dejó a su país internamente distanciado, puso a la democracia más vital del mundo en contra de sus aliados y dejó una decadencia democrática en la que la presidencia de Joe Biden puede ser solo un interregno.

En el Reino Unido, el voto del Brexit para salir de la Unión Europea, liderado por Boris Johnson, dejó al país desvinculado y más pobre que antes, dando paso a una era de locura política que está a punto de producir un cuarto primer ministro en unos tres años.

A pesar de sus legados envenenados y de sus caóticas administraciones plagadas de mentiras, tanto Trump como Johnson están meditando su regreso, lo que demuestra que este período salvaje de ruptura de reglas y de populismo impulsado por la personalidad está lejos de haber terminado y que los líderes más convencionales siguen sin poder satisfacer a los votantes y restaurar la fe en un gobierno eficaz.

El caos en Londres y Washington tiene consecuencias peligrosas. La salud de Gran Bretaña y Estados Unidos es fundamental para todo el modo de vida occidental.

El autoenvenenamiento de la democracia occidental se produce en un momento en el que está sometida a un intenso desafío por parte de poderosos enemigos. El presidente de Rusia, Vladimir Putin, se inmiscuyó en las elecciones estadounidenses de 2016 en un esfuerzo por devaluar el prestigio del modelo político occidental.

Mientras su propio liderazgo ha quedado desastrosamente expuesto por la guerra de Ucrania, Rusia no puede sino beneficiarse de los asaltos al sistema electoral estadounidense y de la incoherencia de gobierno en el Reino Unido que están dañando la marca de la democracia en todo el mundo.

La crisis de confianza de las dos grandes democracias anglófonas también llega cuando una China cada vez más poderosa y agresiva pretende desafiar el orden global liderado por Occidente y establecido tras la Segunda Guerra Mundial. Con la previsión de que el presidente Xi Jinping consiga en los próximos días un tercer mandato sin precedentes en los tiempos modernos, Beijing está promocionando cada vez más su marca de despiadado capitalismo de partido único como modelo alternativo a la economía de mercado abierta y democrática de Occidente.

El asombroso error de cálculo de un primer ministro

Este es el rasgo más extraordinario del mandato de Truss en el número 10 de Downing Street: decidió que un reino que corría el riesgo de desmoronarse, que se enfrentaba a una inflación invernal y a una crisis energética provocadas por una guerra europea y una pandemia única en el siglo, y que acababa de perder al único monarca que la mayoría de su pueblo había conocido, no necesitaba un periodo de estabilidad.

Su repentino nuevo presupuesto, que incluía enormes recortes fiscales para los ricos, sin ningún plan para pagarlos, alarmó a los mercados, hizo caer la libra, casi destruyó el sector de las pensiones y dejó a los propietarios de viviendas enfrentándose a enormes subidas en los pagos de las hipotecas.

La medida, posiblemente la apuesta política más desastrosa de Gran Bretaña desde la crisis de Suez de los años 50, echó por tierra la reputación de Londres de buena gestión financiera y gobernanza razonable y se ganó una reprimenda del Fondo Monetario Internacional. Cimentó la nueva y desconcertante imagen de Gran Bretaña como nación encerrada en un ciclo repetitivo de autodestrucción.

Truss se vio obligada a retirar el plan, y finalmente dimitió tras varios días de estar en el gobierno pero no en el poder. Los parlamentarios conservadores —temerosos de convocar las elecciones generales que el país necesita porque serían eliminados— deben ahora seleccionar otros dos candidatos a primer ministro para presentarlos a los miembros del partido, un minúsculo bloque de británicos que están muy a la derecha de la mayoría de sus compatriotas. Se trata de un espectáculo absurdo que ha quedado al descubierto como una forma profundamente antidemocrática de elegir a un primer ministro que puede cambiar el rumbo de la nación en un momento dado, o en una pieza de 10 peniques.

En cierto modo, la lucha de los primeros ministros del Partido Conservador por gobernar refleja algunas dinámicas políticas en Estados Unidos. Al igual que el Partido Republicano es rehén de una base radical de extrema derecha que ha fracturado su reputación de gobierno sensato, los líderes conservadores han tendido a apaciguar a sus propios radicales de extrema derecha, y su hostilidad visceral hacia la Unión Europea en particular.

En un tiempo, los británicos solían ver a Italia —con su política notoriamente inestable, sus crisis económicas y su puerta giratoria de primeros ministros— como un chiste. Pero ahora se burlan de la política ingobernable y facciosa de su país. También hay una gran preocupación entre los aliados perturbados por unos años erráticos en los que el gobierno de Londres ha arremetido a menudo contra sus socios.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, semanas después de que Truss se equivocara sobre si era amigo o enemigo de Gran Bretaña, dijo que tenía un deseo respecto a la sangría política al otro lado del Canal de la Mancha.

“Personalmente, siempre me entristece ver que un colega se va, pero lo que deseo es que vuelva la estabilidad lo antes posible”, dijo Macron a los periodistas este jueves.

Irlanda también expresó su preocupación por cómo la interrupción podría afectar a sus perspectivas tras un periodo en el que Truss amenazó con desencadenar una guerra comercial con Europa al romper un acuerdo post-Brexit relativo a Irlanda del Norte que el Gobierno conservador había negociado bajo el mandato de Johnson.

“Lo que es importante como vecino más cercano de Gran Bretaña —tenemos una relación económica significativa y muchas otras relaciones con el Reino Unido— creo que la estabilidad es muy importante”, dijo el primer ministro de Irlanda, Micheál Martin.

Duró más una lechuga que Truss como primera ministra 2:30

Se suele decir que Truss se enfrentaba a la herencia más difícil de cualquier primer ministro británico desde Winston Churchill. Su sucesor, que tomará posesión de su cargo la semana que viene, lo tendrá aún peor gracias al caos que provocó en el que será el mandato más corto de un primer ministro en la historia británica.

La cuestión ahora es si el nuevo líder será capaz de estabilizar el país en medio de un invierno probablemente sombrío, con un aumento de los costes de calefacción, una inflación galopante y un aumento de las huelgas industriales. O si someterá a un país tambaleante a un nuevo caos político provocado por el fanatismo y el fratricidio que desgarra al Partido Conservador, cuyos largos períodos de poder significaron que una vez fue considerado el partido político más exitoso del mundo.

Biden no puede garantizar el futuro de la democracia en su país

La respuesta de Biden a la dimisión de Truss fue una breve declaración que resultaba acertada, dado que solo se había reunido oficialmente una vez con la primera ministra saliente, había mostrado poca consideración por su estilo de gobierno y hostilidad hacia su país ancestral, Irlanda, y ahora se prepara para el tercer líder británico de su presidencia.

“Estados Unidos y el Reino Unido son fuertes aliados y amigos duraderos, y ese hecho nunca cambiará”, dijo Biden en una declaración escrita.

Mientras que Trump azuzó el Brexit y se deleitó en la disputa de Londres con la UE bajo los conservadores, las Casas Blancas de Biden y Obama contemplaron la locura política en la que se sumió el Reino Unido —y la consiguiente disminución del peso diplomático global del socio de relaciones especiales de Estados Unidos— con cierta consternación. Obama causó una gran controversia cuando advirtió durante una visita a Londres que el Reino Unido iría “al final de la cola” para un acuerdo comercial con Estados Unidos si abandonaba la UE. Su comentario podría haber enfurecido a los líderes pro-Brexit, pero resultó ser acertado.

En cuanto a la pregunta de a quién llama EE.UU. cuando quiere hablar con Europa (un comentario posiblemente apócrifo que se atribuye a menudo al ex secretario de Estado Henry Kissinger), la respuesta es que el número 10 de Downing Street ya no está en la parte superior de la marcación rápida de la Casa Blanca. Mientras que Estados Unidos y el Reino Unido difícilmente podrían estar más cerca en asuntos militares y de inteligencia, Washington —al menos cuando Trump estaba fuera del Despacho Oval— miró durante mucho tiempo a la excanciller de Alemania Angela Merkel como su líder europea más importante. Ahora que ella se ha retirado, Macron es el principal punto de contacto. Biden envió una señal inequívoca del creciente papel global del recién reelegido líder francés con una invitación a su primera cena de Estado en diciembre.

Ambos líderes han advertido públicamente de la amenaza que se cierne sobre las democracias mundiales y occidentales. Macron venció el desafío de la líder de extrema derecha Marine Le Pen al ganar la reelección este año, pero la influencia de su partido no hace más que crecer.

“Creo que tenemos una gran crisis de las democracias, de lo que yo llamaría democracias liberales”, dijo Macron a Jake Tapper de CNN en una entrevista el mes pasado. Cuando se le preguntó si le preocupaba la democracia en Estados Unidos, respondió: “Me preocupa la de todos nosotros”.

Cuando Biden asumió el cargo tras el intento sin precedentes de Trump de interrumpir un traspaso de poderes pacífico en el Capitolio, que aún tenía las cicatrices de su saqueo por la turba del expresidente, puso la salvación de la democracia mundial en el centro de su mandato.

El mes pasado retomó el tema ante el Independence Hall de Filadelfia, donde nació el experimento americano. Admitió tácitamente que, mientras advertía al mundo del peligro que corre la democracia en el extranjero, no podía garantizar su supervivencia en casa.

Pero dijo a los estadounidenses: “Está en nuestro poder, está en nuestras manos —las vuestras y las mías— detener el asalto a la democracia estadounidense”.

Y añadió: “Creo que Estados Unidos está en un punto de inflexión, uno de esos momentos que determinan la forma de todo lo que vendrá después”.

Sin embargo, estas elecciones de mitad de mandato no han hecho más que acentuar el peligro que se avecina. Decenas de negadores de las elecciones de 2020 se presentan como candidatos republicanos. Las falsedades del expresidente han convencido a millones de personas de que las elecciones del país son corruptas. El movimiento “Make America Great Again” está más unido que nunca al culto a la personalidad autoritaria de su líder, mientras Trump considera presentarse a un nuevo mandato presidencial que probablemente desgarraría los cimientos de la gobernanza democrática más que el primero.

Si bien es posible argumentar perversamente que la democracia británica funcionó al despachar rápidamente a un líder fracasado en Truss, Trump ha sido impugnado dos veces, se enfrenta a múltiples desafíos legales y sigue siendo una figura política viable con una posibilidad real de volver al poder. Por eso, cuando Biden dice a los líderes extranjeros que “América ha vuelto”, muchos de ellos se preguntan claramente por cuánto tiempo.

Aunque los líderes suben y bajan, la fuerza duradera de los sistemas políticos de EE.UU. y el Reino Unido ha sido su estabilidad, las transferencias ordenadas de poder y su capacidad para fomentar las condiciones en las que el capitalismo puede prosperar y la gente puede ascender en la escala de ingresos.

A ambos lados del Atlántico, esta base está ahora en duda.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *