diciembre 8, 2022

Así cobrará vida Macondo en “Cien años de soledad” de Netflix

[ad_1]

(CNN Español) — La historia de la familia Buendía llegará a la pantalla de la mano de Netflix, que este viernes publicó —en coincidencia con los 40 años del Premio Nobel de Literatura a Gabriel García Márquez— detalles de su versión de “Cien años de soledad”.

En 2019, el gigante del streaming anunció que había llegado a un acuerdo con la familia del aclamado escritor colombiano y que había adquirido los derechos para producir una serie con base en la novela. En ese entonces ya se revelaron dos características fundamentales de la producción: será en español y se filmará mayoritariamente en Colombia.

Este viernes, la plataforma anunció a algunos de los profesionales que participarán en el ambicioso proyecto.

Los directores de la primera temporada serán Alex García López (“The Witcher”, “Utopía”) y Laura Mora (“Matar a Jesús”, “Los reyes del mundo”, “Frontera verde”, “El robo del siglo). En el diseño de producción estará Eugenio Caballero, quien ganó un Oscar por el trabajo en “El laberinto del fauno” y participó también en “Roma” y “Bardo”. También se desempeñará en este rol Bárbara Enríquez, colaboradora de Cabello en trabajos como “Roma”.

Entre los múltiples desafíos que enfrenta una producción de esta magnitud está la adaptación al formato audiovisual de un texto con el contenido y la forma de “Cien años de soledad”, publicada por primera vez en 1967. Entre los guionistas que tendrán esta tarea destacan José Rivera, quien trabajó en películas como “Diarios de motocicleta” y “Los 33”, y los colombianos Natalia Santa (“El robo del siglo”), Camila Brugés (“Frontera verde”) y Albatros González (“Lynch”).

La productora que participará en el proyecto, Dynamo, trabajó en éxitos de la plataforma como “Narcos” y “El robo del siglo”. A fines de junio, “Dynamo” abrió una convocatoria masiva a un casting para la serie de “Cien años de soledad”, en la que llamaba a personas interesadas con o sin experiencia en actuación a presentarse. Esa etapa ya se completó.

La palabra de los hijos de Gabo

En 2019, cuando se anunció el proyecto, los hijos de Gabriel García Márquez —que según la plataforma serán los productores ejecutivos de la serie— se refirieron al monumental desafío de llevar a la pantalla la obra de su padre.

“Durante décadas, nuestro padre se mostró reacio a ceder los derechos cinematográficos de ‘Cien años de soledad’ porque creía imposible realizarla bajo las limitaciones de tiempo de una película y pensaba que producirla en un idioma que no fuera el español no le haría justicia. Pero, en la actual época dorada de las series —con el nivel de talentosos escritores y directores, la calidad cinematográfica y la gran recepción mundial del contenido en idiomas extranjeros—, el momento no podría ser mejor para llevar una adaptación a las audiencias globales de Netflix”, dijo entonces Rodrigo García, uno de los hijos, según un comunicado de la empresa.

Rodrigo García, de hecho, es productor y director de cine. Estudió en el American Film Institute en Los Ángeles y también estudió Historia Medieval en Harvard. Su primera película fue “Cosas que dirías con solo mirarla”, de 1999, con la participación de Cameron Díaz y Glenn Close. En televisión ha dirigido episodios de series como “The Sopranos” y “Six Feet Under”.

El Macondo de Netflix

El adelanto de poco más de un minuto comienza con el sonido de insectos, al que pronto se suman la música y una voz de hombre que simula ser la del escritor. “Uno no cuenta una historia cuando debe, sino cuando puede”, dice, mientras se ve una máquina de escribir en medio de la vegetación, con una hoja que dice “Cien años de soledad”.

“El mundo era tan reciente que muchas cosas carecían de nombre y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo”, continúa el narrador, retomando una de las primeras oraciones de la novela, al tiempo que comienza a verse el universo construido para dar vida a Macondo.

Y luego sigue: “¿Cuánta vida les había costado encontrar el paraíso de la soledad compartida? En un estado de alucinada lucidez, no solo veían las imágenes de sus propios sueños, sino que los unos veían las imágenes soñados por los otros. Era como si la casa se hubiera llenado de visitantes”. “Cuando pregunten qué región es aquella, les contestaremos un nombre que nunca habían oído, que no tiene significado alguno pero que, en el sueño, tiene una resonancia sobrenatural: Macondo”, remata la voz de hombre.



[ad_2]

Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *