diciembre 3, 2022

Guasábara, sistema de defensa de los bosques secos de RD


Con solo pronunciar su nombre las personas que han oído hablar de ella o los que han tenido algún encuentro fortuito con este cactus  empiezan a teorizar sobre su horroroso   poder, y es que la guasábara es una de esas plantas que a pesar de tener una flor bellísima, su estructura está basada en miles de espina que actúan como  defensa contra sus depredadores.

Esta es la  guasábara (Cylindropuntia caribaea por su nombre científico).
Esta es la guasábara (Cylindropuntia caribaea por su nombre científico). Jorge González

Todos los que conocen del tema tienen su versión propia de esta planta. Algunos dicen que lanza sus espinas a toda velocidad cuando se calienta demasiado, para otros  lo que pasa es que “te brinca encima» cuando pasas cerca de ella, pero según algunos textos lo que sucede es que es una planta muy frágil y de sólo tocarla se rompe y se le pega a quien esté en su alrededor, a fin de reproducirse por estacas.

Ahora bien, sin importar lo que sea verdad o mentira, la realidad es que la guasábara es una planta que habita en los bosques secos de República Dominicana y que es dueña de una variedad de leyendas campesinas sin ningún fundamento científico.

Bosque seco

Los bosques secos se caracterizan fundamentalmente por la vegetación que exhiben, ya que en su mayoría están habitados de plantas que corresponden a especies xerófitas, y muy pocas se presentan como verdaderos árboles.

Te puede interesar leer: El Sur, una zona rica en recursos naturales

La vegetación natural está constituida mayormente por arbustos y plantas espinosas.

DSC 2148
Tuna o nopal, planta tropical de la familia de los cactus que es usada como alimento y remedio natural.

Entre las principales especies que predominan en las zonas de esta formación están los cactus, entre estos la guasábara, además el cagüey, la bayahonda blanca, cambrón, el guayacán, entre otras.

DSC 2151
Bosque seco en el Parque Nacional Jaragua. Jorge González

Pero quizás su característica más notoria es que regularmente su pluviometría es inferior a los 1,000 milímetros por año, originando la falta de humedad como la principal limitante de las comunidades vegetales características en este bosque.

En el país las partes más áridas se encuentran en el suroeste y noroeste. En la parte del suroeste va ocupando los llanos de Azua, las localidades más bajas del valle de San Juan, la hoya del lago Enriquillo, además en Barahona y Pedernales, incluyendo el Parque Nacional Jaragua.

Pero muy contrario a lo que se piensa, que estos bosques secos son lugares sin vida, no es así. Estos son ecosistemas donde la diversidad de plantas,  animales e insectos que albergan sobreviven de forma natural en estas extremas condiciones climáticas, que pueden soportar hasta seis meses sin lluvias.

DSC 2153
Bosque seco en el Parque Nacional Jaragua. Jorge González



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *