diciembre 2, 2022

La economía de EE.UU. se hundirá en una leve recesión al estilo de 1990 durante la próxima primavera, según Fitch


Nueva York (CNN Business) — La inflación persistente y las grandes subidas de los tipos de interés de la Reserva Federal llevarán a la economía estadounidense a una recesión leve al estilo de 1990 a partir de la primavera, advirtió este martes Fitch Ratings.

En un informe obtenido en primer lugar por CNN, Fitch recortó sus previsiones de crecimiento en EE.UU. para este año y el próximo debido a una de las campañas de lucha contra la inflación más agresivas de la historia por parte de la Reserva Federal. Ahora se espera que el PIB de EE.UU. crezca solo un 0,5% el próximo año, frente al 1,5% de las previsiones de la empresa de junio.

Según Fitch, la elevada inflación “supondrá una merma excesiva” de los ingresos de los hogares el año que viene, lo que reducirá el gasto de los consumidores hasta el punto de provocar un retroceso en el segundo trimestre de 2023.

La sombría previsión se suma al creciente temor entre inversores, economistas y empresarios de que la mayor economía del mundo esté al borde de una recesión, tan solo dos años y medio después de la última.

Sin embargo, el lado positivo es que la próxima recesión puede no ser ni de lejos tan destructiva como las dos últimas grandes.

“La recesión que esperamos en EE.UU. es bastante suave”, afirman los economistas de Fitch Ratings.

Los CEO prevén una recesión larga en EE.UU. 1:02

Fitch: Los consumidores amortiguarán el golpe

La empresa de calificación crediticia sostiene que Estados Unidos entra en este difícil periodo desde una posición de fortaleza, especialmente porque los consumidores no están tan endeudados como en el pasado.

“Las finanzas de los hogares estadounidenses son mucho más fuertes ahora que en 2008, el sistema bancario está más sano y hay pocos indicios de exceso de construcción en el mercado inmobiliario”, escribieron los economistas de Fitch Ratings.

La Gran Recesión, que comenzó a finales de 2007, fue la peor recesión desde la Gran Depresión y estuvo a punto de provocar el colapso del sistema financiero. La recesión de covid, que comenzó a principios de 2020, hizo que la tasa de desempleo se disparara hasta casi el 15%.

Por el contrario, Fitch Ratings considera que la tasa de desempleo pasará de solo el 3,5% actual al 5,2% en 2024. Eso se traduce en la pérdida de millones de puestos de trabajo, pero no tantos como los que se perdieron durante las dos recesiones anteriores.

“Fitch Ratings espera que un balance de consumo muy sólido y el mercado laboral más fuerte en décadas amortigüen el impacto de una probable recesión”, señala el informe.

A pesar de los crecientes temores de recesión, el mercado laboral sigue siendo muy ajustado, ya que la oferta de trabajadores no se ajusta a la demanda de mano de obra. Los despidos son escasos, las renuncias y las ofertas de empleo son elevadas.

Ecos de 1990

Fitch afirma que la próxima recesión será probablemente “muy similar” a la que comenzó en julio de 1990 y terminó en marzo de 1991.

Hay similitudes intrigantes entre la actualidad y los primeros años de la década de 1990.

Al igual que hoy, la recesión de 1990 se produjo después de que la Reserva Federal se apresurara a luchar contra la inflación subiendo rápidamente los tipos de interés.

Asimismo, esa recesión fue precedida por una crisis petrolera alimentada por la guerra. En aquel entonces, fue la invasión de Irak a Kuwait la que hizo subir los precios de la gasolina y la energía a los estadounidenses.

El período actual de precios altos de la energía está vinculado en gran parte a la invasión de Rusia en Ucrania, un conflicto que también ha elevado los precios de los alimentos.

La recesión de 1990-1991 contribuyó a condenar la suerte política del entonces presidente George H.W. Bush.

En la carrera por la Casa Blanca de 1992, el gobernador de Arkansas, Bill Clinton, culpó a las políticas de Bush de la recesión y un estratega de Clinton acuñó la frase “Es la economía, estúpido”, destacando la importancia de ese tema para los votantes.

La inflación sigue siendo el mayor problema

Los últimos sondeos indican que los votantes de hoy en día también están intensamente centrados en el estado de la economía. En una encuesta de The New York Times publicada este lunes, el 44% de los posibles votantes dijeron que las preocupaciones económicas son el problema más importante al que se enfrenta Estados Unidos, mucho más que cualquier otro tema.

La inflación sigue siendo la mayor nube que se cierne sobre la economía estadounidense. El alto coste de la vida está erosionando el valor de los cheques de los trabajadores y agriando la confianza de los consumidores. La inflación persistente también ha hecho que la Reserva Federal frene la economía subiendo drásticamente los tipos de interés.

Por eso, los economistas de una encuesta independiente, de The Wall Street Journal, cifran en un 63% la posibilidad de una recesión en los próximos 12 meses, el nivel más alto en más de dos años.

ONU pide a la Fed frenar aumentos de interés 1:05

El consejero delegado de JPMorgan Chase, Jamie Dimon, declaró la semana pasada a CNBC que es probable que una combinación “muy, muy seria” de desafíos provoque una recesión a mediados del próximo año.

Fitch Ratings dijo que todavía existe el riesgo de una recesión más profunda que la que comenzó en 1990, en parte porque las empresas estadounidenses tienen más deuda en relación con el tamaño de la economía que hace 30 años. El informe también cita el impacto “altamente incierto” de los esfuerzos de la Reserva Federal por reducir su balance de 9 billones de dólares.

El mayor punto positivo de la economía es el mercado de trabajo, donde la tasa de desempleo está empatada con el nivel más bajo desde 1969. Sin embargo, los funcionarios de la Fed esperan que la tasa de desempleo aumente en los próximos trimestres y Bank of America advierte que la economía estadounidense perderá 175.000 puestos de trabajo al mes durante el primer trimestre del próximo año.

Aguas inexploradas

Incluso los funcionarios de la Casa Blanca admiten que podría producirse una recesión.

El presidente Joe Biden dijo la semana pasada a Jake Tapper de CNN que es posible una “ligera recesión”, aunque no la prevé.

El secretario de Transporte, Pete Buttigieg, dijo el fin de semana a ABC News que una recesión es “posible, pero no inevitable”.

Aunque los riesgos han aumentado claramente, una recesión no es una conclusión inevitable.

Nadie, ni siquiera la Reserva Federal, sabe exactamente cómo se desarrollará todo esto. Es imposible decir qué pasa con una economía de US$ 23 billones dos años después de una pandemia única en el siglo y en medio de una guerra en Europa. No hay un libro de jugadas para esto.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *