diciembre 7, 2022

¿Por qué son difíciles de confirmar las muertes por viruela del mono?


(CNN) — Se produjeron más de 25.000 casos de viruela del mono en Estados Unidos durante el brote actual, y las muertes entre los pacientes de viruela del mono son poco frecuentes.

Entre los pocos fallecimientos reportados, a veces ha sido difícil determinar el papel que la viruela del mono desempeñó en las muertes.

“Es similar a lo que nos sucedía con el covid: ¿Moriste por covid, o moriste con covid? Y este es el mismo escenario: ¿Moriste con viruela del mono o moriste por viruela del mono?”, dijo Lori Tremmel Freeman, directora ejecutiva de la Asociación Nacional de Funcionarios de Salud de Condados y Ciudades.

La primera muerte confirmada en EE.UU. por viruela del mono se registró en el condado de Los Ángeles en septiembre. Una persona con viruela del mono en Houston murió en agosto, pero las autoridades no han determinado si el virus causó la muerte. El jueves, Ohio informó de la primera muerte de una persona con viruela del mono, pero señaló que “el individuo también tenía otras condiciones de salud”.

Muchas de las personas infectadas por la viruela del mono en este brote también tienen el sistema inmunológico comprometido o condiciones de salud subyacentes, como el VIH. Esto puede dificultar a los funcionarios determinar si una muerte fue causada por la viruela del mono o si la persona murió de una condición de salud subyacente mientras estaba infectada con viruela del mono.

Las investigaciones realizadas en otros brotes han revelado que las muertes por viruela del mono afectan más a menudo a bebés, mujeres embarazadas y personas con sistemas inmunitarios debilitados.

Los expertos deben preguntarse: “¿eran sus condiciones subyacentes tan graves que este tipo de enfermedad tendría un impacto tremendamente mayor en su capacidad de supervivencia?”. dijo Freeman.

Potencial de enfermedad grave

Según la Organización Mundial de la Salud, se han producido más de 68.000 casos de viruela del mono y 25 muertes confirmadas en el brote actual.

Los nuevos casos de viruela del mono en Estados Unidos han disminuido de forma constante en las últimas semanas, pero sigue preocupando la posibilidad de que se produzcan enfermedades graves o muertes, especialmente en personas inmunodeprimidas.

En una alerta enviada a los proveedores de atención médica el jueves de la semana pasada, los CDC dijeron que algunas personas con viruela del mono han tenido “manifestaciones graves” de la enfermedad, hospitalizaciones prolongadas o problemas de salud “sustanciales”.

“Las personas inmunocomprometidas debido al VIH u otras condiciones corren un mayor riesgo de sufrir manifestaciones graves de viruela del mono que las personas inmunocompetentes”, informaron los CDC.

El residente del condado de Los Ángeles que murió estaba “gravemente inmunodeprimido y había sido hospitalizado”, según un comunicado de prensa del Departamento de Salud Pública del condado.

“Creo que esto apunta al mensaje general de que, aunque hemos clasificado esta enfermedad como una enfermedad leve que puede superarse con vacunas y tratamiento y otros esfuerzos de mitigación, para las personas que ya tienen estas condiciones, puede ser mortal”, dijo Freeman.

“Así que no es una enfermedad de la que uno no deba preocuparse, especialmente si sabe que tiene un sistema inmunológico comprometido o que está lidiando con algunas otras condiciones serias”, agregó.

“Estas pocas muertes, sean o no totalmente atribuibles a la viruela del mono o sea que las personas murieron con viruela del mono, probablemente no habrían sucedido de no tener algunas de estas condiciones subyacentes o si sus cuerpos no estuvieran comprometidos de antemano”.

Morir por o con la viruela del mono

En agosto, las autoridades informaron que un paciente con viruela del mono en el condado de Harris, Texas, había muerto, pero el papel del virus en esa muerte aún no ha sido confirmado.

“El certificador médico (normalmente el médico tratante) determina la causa de la muerte y cualquier factor contribuyente que se registra en el certificado de defunción. En el caso de la muerte del condado de Harris, decidieron realizar una autopsia para reunir más información antes de determinar la causa de la muerte”, escribió Lara Anton, portavoz del Departamento de Servicios de Salud del Estado de Texas, en un correo electrónico a CNN.

En cualquier caso, los patólogos forenses suelen empezar el examen recopilando detalles sobre el historial médico de la persona y sobre cómo se produjo la muerte. A continuación, pueden realizar un examen externo e interno del cuerpo y recoger muestras de tejido para analizarlas con un microscopio. Este tipo de examen postmortem se conoce como autopsia.

“En la autopsia se aprende mucho sobre las infecciones, pero al mismo tiempo es un proceso que evoluciona. No es sencillo realizar un diagnóstico y llegar a una conclusión”, dijo la Dra. Priya Banerjee, patóloga forense certificada en Rhode Island y profesora adjunta de patología y medicina de laboratorio en la Universidad de Brown.

Para determinar que alguien murió a causa de la viruela del mono, no solo habría que detectar el virus en su cuerpo, sino que los patólogos forenses tendrían que “atar cabos” sobre cómo la infección causó la muerte, por ejemplo, afectando a ciertos órganos, dijo Banerjee.

“Para morir por cualquier infección, suele ser sistémica, esto es, que todo el cuerpo está afectado o un órgano importante está afectado, como el corazón, los pulmones, el hígado o el cerebro”, dijo. “No es que mueran con la infección; es a causa de ella. Así que esa es la diferenciación que hay que hacer, y es una diferenciación bastante significativa. Creo que las limitaciones van más allá de identificar si el órgano está afectado o no, sino hasta qué punto, y nadie va a afirmar que es la causa de la muerte a menos que se confirme”.

Determinar si alguien murió de una enfermedad infecciosa o con una enfermedad infecciosa no siempre es “blanco o negro”, dijo el Dr. Mario Mosunjac, profesor de patología en la Escuela de Medicina de la Universidad de Emory y director de los servicios de autopsia en el Departamento de Patología y Medicina de Laboratorio, en un correo electrónico a CNN.

“Es importante darse cuenta de que la presencia de un patógeno específico no significa necesariamente que el patógeno causó la muerte en ese paciente, pero por lo general se requiere más investigación”, escribió Mosunjac.

“Cada caso clínico es diferente, con muchas condiciones que pueden superponerse e interferir con la determinación de la causa exacta de la muerte en cada paciente individual”, dijo. “La mejor respuesta suele llegar en cada caso tras una consideración meticulosa de todos los factores implicados desde el punto de vista de las correlaciones clínico-patológicas”.

Cómo la viruela del mono puede volverse mortal

Normalmente, para determinar si la viruela del mono ha causado o contribuido a una muerte, los patólogos forenses buscan indicios de cómo los síntomas específicamente pueden haberse vuelto mortales.

“Por ejemplo, en el caso de la viruela del mono, la gente suele pensar que se trata de lesiones cutáneas y tal vez de un malestar general y síntomas de tipo gripal. ¿Cómo podría causar la muerte? Bueno, hay algunas formas muy raras”, dijo el Dr. James Gill, presidente del Comité de Patología Forense del Colegio Estadounidense de Patólogos.

“Si la infección llega al cerebro, puede causar encefalitis, que es una inflamación del cerebro, y eso es muy raro”, dijo Gill, que también es jefe de médicos forenses de Connecticut.

“La forma más habitual en que muchas infecciones víricas acaban provocando la muerte es a través de un efecto secundario, una coinfección secundaria. Por ejemplo, una persona puede desarrollar una neumonía o una infección de la piel a causa de esas lesiones cutáneas, lo que conduce a una infección bacteriana que puede llegar a la sangre y provocar una sepsis”, dijo.

Si una persona con viruela del mono desarrollara una neumonía o una infección en la sangre y muriera por ello, la viruela del mono seguiría considerándose la causa de la muerte, dijo Gill, ya que la viruela del mono inició la cadena de acontecimientos.

“Si también tienen un linfoma o SIDA, probablemente se consideraría una condición contribuyente porque los hace más susceptibles de morir de viruela del mono que una persona sana”, dijo Gill.

En la mayoría de los casos, esa persona habría sido hospitalizada, dijo, y “la mayoría de esas muertes serían certificadas por los médicos del hospital”.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *