diciembre 4, 2022

¿Por qué los niños no deben tomar café?


(CNN) — Nos hemos convertido en una cultura obsesionada con el café. Sin embargo, con todos los estudios que salen a la luz sobre cómo una taza de café puede reducir el riesgo de diabetes, enfermedades cardíacas, derrames cerebrales, demencia y algunos tipos de cáncer, ¿cuál es el daño?

Esta cultura ha llegado hasta nuestros hijos.

A pesar de que los pediatras y otros profesionales de la salud llevan años advirtiendo que el café y otras bebidas con cafeína, como los refrescos y las bebidas deportivas, pueden ser perjudiciales para los jóvenes, los padres permiten que sus hijos, incluso los más pequeños, tomen esas bebidas.

Un estudio realizado en 2015 entre madres de Boston descubrió que el 14% de las encuestadas permitía a sus hijos de 2 años beber entre 1 y 4 onzas de café al día (media taza de café son 4 onzas). El estudio también descubrió que el 2,5% de las madres daba café a sus hijos de 1 año.

La Academia Estadounidense de Pediatría recomienda que los niños menores de 12 años no tomen bebidas con cafeína, incluyendo café, té, refrescos, bebidas deportivas u otros productos, mientras que los adolescentes de entre 12 y 18 años deben limitar su consumo a menos de 100 miligramos al día, más o menos el tamaño de una taza de café regular. Un “grande” de 16 onzas del popular café Blonde Roast de Starbucks contiene 360 miligramos, mientras que el mismo tamaño de su Pike Place Roast tiene 310 miligramos.

Pero no se trata solo del café. Una botella de bebida deportiva puede contener casi 250 miligramos de cafeína según la marca, según una investigación de Consumer Reports. Una taza de té puede tener hasta 47 miligramos, mientras que un refresco dietético puede tener 46. El chocolate también tiene algo de cafeína, y la cantidad aumenta a medida que el color del chocolate se oscurece. Un puñado de granos de café cubiertos de chocolate puede tener 336 miligramos de cafeína, según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos.

Incluso se pueden comprar chicles, caramelos de menta, gomitas y barritas energéticas con cafeína, además de los helados de café.

Los niños no son pequeños adultos

Como los niños suelen tener un tamaño corporal más pequeño, se necesita menos cafeína para perjudicar su funcionamiento. Una cantidad insignificante para un adulto podría ser abrumadora para un niño pequeño. Un exceso de cafeína puede aumentar el ritmo cardíaco y la presión arterial, contribuir al reflujo y provocar ansiedad y trastornos del sueño en los niños. En dosis muy altas, la cafeína puede ser peligrosa.

“Los niños acuden a urgencias con un ritmo cardíaco irregular o taquicardia”, dice el pediatra Dr. Mark Corkins, presidente del comité de nutrición de la Academia Estadounidense de Pediatría. “A algunos les parece bien dar a los niños pequeños un refresco”.

Los límites se basan sobre todo en el tamaño del cuerpo, y esos límites aumentan cuando el niño ha crecido lo suficiente como para poder metabolizar la cafeína más fácilmente. Sin embargo, si un niño es pequeño para su edad, o tiene migrañas, problemas cardíacos o convulsiones, puede ser aún más sensible, según la Academia Estadounidense de Psiquiatría Infantil y Adolescente.

Con todas estas malas noticias, ¿por qué los padres dejan que los niños tomen café?

Todo comienza cuando los niños pequeños empiezan a pedir bebidas con cafeína, como el café, “porque ven a los padres y a los hermanos mayores beberlo: es una cosa de ‘mayores'”, dijo Corkins, jefe de división de gastroenterología, hepatología y nutrición pediátrica del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Tennessee, en Memphis, por correo electrónico.

Y como los padres lo perciben como algo inofensivo, y probablemente lo sea en pequeñas cantidades, dejarán que sus hijos tomen uno o dos sorbos, dijo Corkins: “Sin embargo, una vez que los padres lo permiten, se convierte en una pendiente resbaladiza y es más fácil dejar que los niños beban lo que quieran que pelear con ellos”.

Yo quiero un doble con crema y caramelo extra

Hay otro problema: el impacto del café, el té, los refrescos y las bebidas deportivas en una dieta equilibrada.

“Mi otro problema con que los niños tomen café es que tiene poco valor nutricional y sustituye a algo que debería ser nutricionalmente completo, como la leche y el agua”, dice Corkins. “La leche contiene calcio y vitamina D, y el agua es un nutriente. Somos como un 60% de agua, básicamente un océano”.

Luego están los complementos. Atrás quedaron los días en que el café venía simplemente con un terrón de azúcar y crema. Las cafeterías de casi todas las esquinas ofrecen ahora docenas de formas de saborizar y engordar la bebida elegida.

“Estas bebidas son básicamente un postre. Tienen la espuma y los jarabes saborizados, con la cobertura de chantilly y luego las espolvoreadas por encima. La presentación es mejor que la de algunos postres que he visto”, dice Corkins.

Los azúcares adicionales y las cremas espesas añaden grasa y calorías, mientras que optar por las versiones sin azúcar puede exponer a los niños a los edulcorantes artificiales.

¿Cuál es la conclusión? “¡Evita la cafeína! ¿Por qué la necesitan tus hijos?” dice Corkins.

“La cafeína es un estimulante que aumenta el estado de alerta”, añadió. “Si tu hijo siente que necesita cafeína para pasar el día, sería mejor trabajar con un pediatra para identificar la causa raíz de lo que está creando la fatiga en primer lugar”.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *