diciembre 10, 2022

Así puedes hacer frente a los dolores menstruales

[ad_1]

(CNN) — Alrededor del 85% de las adolescentes sufre hinchazón, calambres y dolor abdominal durante la menstruación, y para algunas los problemas pueden repetirse por años. “Dado que el dolor menstrual es una de las principales causas de ausentismo escolar de las adolescentes, es importante explorar opciones que puedan minimizar el dolor”, dijo la Dra. Stephanie Faubion, directora del Centro para la Salud de la Mujer de la Clínica Mayo en Jacksonville, Florida, en un comunicado. Ella no participó en el estudio.

Pero hay ajustes de comportamiento que las niñas y las jóvenes pueden hacer para reducir el dolor, según un nuevo análisis de estudios. “La modificación de la dieta podría ser una solución relativamente sencilla que podría proporcionarles un alivio sustancial”, dijo Faubion, que también es el director médico de la Sociedad Norteamericana de la Menopausia (NAMS, por sus siglas en inglés), sobre los resultados de la investigación.

El resumen de la investigación, presentado este miércoles en la reunión anual de la NAMS, explora la conexión entre la dieta y la dismenorrea, el término médico para los períodos dolorosos. La autora principal, Serah Sannoh, dijo a CNN que se interesó por el tema debido a su propio dolor menstrual, que la ha afectado desde la adolescencia.

“Descubrí que las dietas con alto contenido de alimentos inflamatorios, como las carnes animales, el aceite, los azúcares, las sales y el café, contribuyen a aumentar el riesgo de dolor durante el periodo de una mujer”, dijo Sannoh, quien realizó la investigación como pasante en la Facultad de Medicina Robert Wood Johnson, de la Universidad de Rutgers, en Nueva Jersey. Actualmente es estudiante de Medicina en la Facultad de Medicina Lewis Katz, de la Universidad de Temple, en Filadelfia.

“Muchas de las cosas que les gusta comer a los jóvenes son altamente inflamatorias… embutidos, alimentos llenos de azúcares y grasas trans. Pero si sigues una dieta antiinflamatoria compuesta por fruta, verduras, aceite de oliva, como la dieta mediterránea, tendrás menos cólicos”, dijo la Dra. Monica Christmas, miembro de la junta directiva de la NAMS y profesora asociada de Obstetricia y Ginecología de la Universidad de Chicago, que no participó en el estudio.

La evidencia científica ha demostrado que seguir una dieta saludable, dormir bien y hacer ejercicio son medidas eficaces para reducir la duración y la gravedad de los dolores menstruales, dijo Christmas. Pero señaló que es importante que las mujeres acudan a un profesional de la salud: “Asegúrate de que no hay alguna otra condición médica que también pueda estar contribuyendo a los síntomas”.

A medida que el cuerpo se prepara para menstruar, las células endometriales que construyeron un revestimiento en el útero para acoger un óvulo fecundado comienzan a romperse. Al hacerlo, esas células liberan grandes cantidades de ácidos grasos denominados prostaglandinas para que la capa uterina se contraiga y expulse el tejido no utilizado.

El cuerpo también libera prostaglandinas de forma natural durante el parto para abrir el cuello uterino para el nacimiento.

¿Qué causa el dolor?

alimentación cólicos menstruación

Los alimentos antiinflamatorios, como el salmón, las verduras, la fruta y el aceite de oliva, pueden ayudar a minimizar los cólicos menstruales, según un nuevo análisis de estudios. Crédito: Adobe Stock

Las prostaglandinas actúan como hormonas, haciendo que los vasos sanguíneos y los músculos lisos se contraigan, lo que provoca calambres y dolor. Los investigadores han descubierto que los niveles de prostaglandinas son más altos y las contracciones uterinas son más fuertes y frecuentes en las mujeres con dolor menstrual que en las que tienen poco o ningún dolor, según la Asociación Estadounidense de Médicos de Familia.

Los estudios han descubierto que comer alimentos inflamatorios solo aumenta las molestias. Los alimentos altamente procesados y con alto contenido de azúcar, así como los alimentos grasos son los culpables más comunes: un estudio de 2018 encontró que las estudiantes universitarias que comían más bocadillos tenían más dolor durante sus períodos.

Otro estudio de 2018 sobre estudiantes universitarias españolas descubrió que las mujeres que bebían refrescos de cola y comían carne eran más propensas a sufrir dolor durante su ciclo que las mujeres que comían más verduras y frutas. De hecho, un estudio de 2020 descubrió que las mujeres que comían menos de dos raciones de fruta al día eran más propensas a sufrir dolor durante su ciclo menstrual.

Parte del problema es un desequilibrio entre los ácidos grasos omega-3 y omega-6, según Sannoh. Los ácidos grasos omega-3, que se encuentran en alimentos como el salmón, el atún, las sardinas, las ostras, las nueces, la chía y las semillas de linaza, son antiinflamatorios. Los estudios los han relacionado con la reducción del riesgo de muchas enfermedades crónicas causadas por la inflamación.

Los ácidos grasos omega-6 mantienen la piel, el pelo y los huesos sanos y ayudan a regular el metabolismo, además de cumplir una función en el sistema reproductor. Pero un exceso de estos ácidos grasos puede provocar inflamación cuando el cuerpo acaba por descomponerlos en ácido araquidónico, que reduce el umbral de dolor del organismo.

“A partir de mi investigación, descubrí que las personas con dietas ricas en ácidos grasos omega-6, específicamente los derivados de productos de origen animal, tienen una mayor presencia de ácido araquidónico en el cuerpo, lo que aumenta la cantidad de prostaglandinas proinflamatorias que ayudan a la contracción del útero”, dijo Sannoh.

“Cuando se tiene una dieta que equilibra los ácidos grasos omega-3 y omega-6, y se disminuye la cantidad de alimentos inflamatorios que se ingieren, eso disminuirá la experiencia menstrual dolorosa”, agregó.

Dos estudios independientes de 2011 y 2012 revelaron que las mujeres que tomaron suplementos de ácidos grasos omega-3 redujeron la intensidad de las molestias menstruales lo suficiente como para disminuir el uso de ibuprofeno para aliviar el dolor. Y un estudio de 1996 encontró una relación altamente significativa entre los ácidos grasos omega-3 y los síntomas menstruales más leves en las adolescentes.

Otras soluciones

Cambiar la dieta no es la única forma de combatir el dolor menstrual. Los antiinflamatorios no esteroideos, o AINE, reducen la producción de prostaglandinas, por lo que son un pilar del tratamiento de los cólicos menstruales, según Christmas.

Sin embargo, estos analgésicos también tienen efectos secundarios. Según una revisión de pruebas de la Biblioteca Cochrane de 2015, los AINE están relacionados con la hinchazón, la diarrea, los mareos, la indigestión, los dolores de cabeza, la acidez, la hipertensión, las náuseas, los vómitos y, en raras ocasiones, el aumento de las enzimas hepáticas.

Algunas píldoras anticonceptivas orales también reducen la producción de prostaglandinas en el revestimiento uterino, lo que reduce el flujo sanguíneo y los cólicos. Según una revisión de la Biblioteca Cochrane de 2009, las dosis inferiores a 35 microgramos son “eficaces y deberían ser el fármaco de elección”.

Pero si no te interesa utilizar estos métodos, o quieres un alivio extra, prueba una dieta antiinflamatoria. Sannoh puso en práctica su investigación disminuyendo su consumo de carne roja y otros alimentos inflamatorios como el azúcar y el café, y dijo a CNN que sí disminuyó su dolor menstrual.

La adopción de un estilo de vida antiinflamatorio tiene un beneficio adicional, dijo Christmas.

“Estas dietas también se asocian con menos hipertensión, enfermedades cardiovasculares, diabetes, problemas de artritis, morbilidad y mortalidad, especialmente después de la menopausia”, dijo Christmas.

“Así que si se consigue que las personas jóvenes coman mejor, hagan ejercicio y lleven un estilo de vida más saludable, les irá mejor cuando envejezcan”.

[ad_2]

Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *